La apuesta de las mujéres en el siglo XXI

Por: Fabricio Kaplan | Marzo 7, 2014

Cada vez más, las empresas están apostando por una cultura organizacional que brinde oportunidades equitativas para todos, modelos de trabajo flexibles que generen una propuesta de valor para sus equipos, donde el equilibrio de género esté ligado a la apuesta de crecimiento para los negocios.

El balance de género debe ser un eje integral dentro de las compañías, donde el talento, la propuesta de valor para los empleados, las oportunidades de carrera y un buen ambiente laboral, son la fórmula perfecta que impulsa el crecimiento de las compañías. Crecen nuestros equipos, crecemos todos.

 

Las culturas organizacionales, también evolucionan y es así como actualmente se desarrollan programas que impactan en forma positiva a las mujeres de la organización, todo en pro de lograr un balance entre la vida personal y el mundo profesional. Las sociedades evolucionan y las empresas, como parte importante de la sociedad no pueden quedarse atrás: Trabajo ágil, mamás a bordo,viernes flexibles, cámaras para bebés, son solo algunos de los programas con los que Unilever está fortaleciendo su propuesta de valor para los empleados.

 

El balance de género es un prioridad para Unilever con la que toda la compañía está comprometida. Si queremos duplicar el tamaño del negocio, mientras reducimos el impacto ambiental y aumentamos nuestro impacto social, es crucial atraer y retener una fuerza laboral equilibrada que entre el talento de hombres y mujeres nos acerque a la meta. Continuaremos trabajando en la construcción de una cultura en la que tanto hombres como mujeres, puedan alcanzar todo su potencial al desarrollar su carrera con nosotros.

 

Nuestra apuesta sostenible: El empoderamiento de la mujer

 

La apuesta de sostenibilidad de la compañía también ha evolucionado a favor del equilibrio de género. Nuestro Plan de Vida Sostenible apuesta significativamente por las estrategias de balance de género, empezando en nuestra propia casa, con planes de diversidad que brinden condiciones y oportunidades equitativas para hombres y mujeres, además con el establecimiento de un pilar exclusivo para el empoderamiento de mujeres de las comunidades a las que estamos impactando con nuestros programas sociales, trabajando con ellas para mejorar su autoestima, fortalecer sus habilidades y volverlas económicamente productivas.

 

Nunca hubo un mejor momento para darle un mejor futuro a nuestros hijos. Un futuro lleno de oportunidades equitativas, donde individuos con una conciencia diferente puedan trabajar en conjunto por un mejor futuro, aportando su talento, pasión e inspiración para marcar la diferencia.

Por Fabricio Kaplan - Vicepresidente de Recursos Humanos de Unilever Middle Americas


Tags

Comentarios