Iñaki Urdangarín, de estrella del deporte a ser el símbolo que manchó la corona española

Por: Andrés Ayala N. @andres11a | Febrero 17, 2017

Urdangarín, quien fue criado en Barcelona y Vitoria, tuvo una formación deportiva como balonmanista, que con el paso de los años lo llevó a ser profesional y jugar en el FC Barcelona durante 14 temporadas entre 1986 y 2000. Debido a su talento llegó a integrar la selección de España en tres Juegos Olímpicos, ganando dos medallas de bronce en las justas de Atlanta 1996 y Sídney 2000.

De acuerdo al fallo de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca se condenó al ex deportista olímpico Iñaki Urdangarín, esposo de la infanta Cristina de Borbón, a seis años y tres meses de prisión por el Caso Nóos, tras una extensa investigación que encontró culpable de prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencia y dos delitos contra la Hacienda Pública.

 

 

Asimismo, Doña Cristina quien también estuvo envuelta en la mediática investigación fue absuelta de llegar a prisión, aunque deberá pagar una multa de 265.088 euros, al ser considerada por el tribunal como una responsable civil a título lucrativo de las irregularidades tributarias cometidas por su esposo.

 

 

De joven Urdangarín, quien fue criado en Barcelona y Vitoria, en una familia con cómodas condiciones económicas, tuvo una especial formación deportiva como balonmanista, que con el paso de los años lo llevó a ser profesional y jugar en el FC Barcelona durante 14 temporadas entre 1986 y 2000.

 

 

 

En el combinado catalán ganó 52 títulos, entre ellos, seis Copas de Europa y 10 ligas. Jugó 154 partidos con la selección, con la que participó en nueve torneos internacionales.

 

 

Debido a su talento llegó a integrar la selección de España en tres Juegos Olímpicos, ganando dos medallas de bronce en las justas de Atlanta 1996 y Sídney 2000. A finales de esta última competencia Urdangarín anunció su retiro de la actividad deportiva para incursionar en los negocios.

 

 

 

 

Tras una preparación más especializada en 2003 se asocia con su antiguo profesor de ESADE Diego Torres para dirigir la Asociación Instituto de Investigación Aplicada, que rebautizan como Instituto Nóos.

 

 

En junio de 2006 deja la presidencia de Fundación Nóos y llega como consejero de Telefónica Internacional en Barcelona y es presidente de honor del Foro Generaciones Interactivas, formado por Telefónica, la Universidad de Navarra y la Organización Universitaria Interamericana.

 

 

En 2009 logra escalar como consejero y presidente de la Comisión de Asuntos Públicos de Telefónica Latinoamérica y Estados Unidos.  Con un sueldo anual que se estima cercano al  millón de euros.

 

 

En 2012, Telefónica/Movistar renueva su contrato, que vencía el 31 del mismo mes, por un año con un sueldo de 1,5 millones de Euros y gastos de representación por un valor de 1,2.

 


Su camino y  la corrupción

 

 

En noviembre de 2011, Urdangarin y sus socios fueron investigados en el caso Babel, derivado de la investigación del caso Palma Arena, por un desvío de dinero público desde el Instituto Nóos que él tenía a su mando.

 

 

El 27 de febrero de 2012, el ex barcelona fue imputado por el juez José Castro, declaró que no conocía la existencia de empresas para desviar dinero público, culpabilizando a Diego Torres y aseguró que el papel de la Infanta Cristina en la trama empresarial era meramente testimonial y que el rey le pidió que se desvinculara de sus actividades profesionales.

 

 

Tras la investigación de la prensa se encontró el funcionario persuadió a varias administraciones públicas para firmar acuerdos con este instituto (que se suponía una organización sin ánimo de lucro) tanto por trabajos, que nunca se hicieron, como otros con presupuestos desorbitados de hasta 5.800.000 euros provenientes de administraciones públicas.

 

 

El 19 de diciembre de 2012, la Fiscalía Anticorrupción solicitó una fianza de 8.189.448 euros para el duque de Palma, su ex socio Diego Torres y las empresas administradas por ambos imputados.

 

 

 

 

Ahora y tras esta larga investigación este viernes se anunció el fallo final del caso de Urdangarin.

 

 

1. Un delito continuado de prevaricación en concurso medial con un delito de falsedad en documento público y con un delito de malversación de caudales públicos, por el que se le condena a 2 años y 8 meses de prisión, a una multa de 7 meses y 17 días con una cuota diaria de diez euros y a 2 años y 7 meses de inhabilitación especial para empleo o cargo público autonómico y local de la Comunidad Autónoma de Baleares.

 

2. Un delito de fraude a la Administración Pública, por el que se le condena a 7 meses de prisión y a 4 años y 6 meses de inhabilitación especial para empleo o cargo público autonómico y local de la Comunidad Autónoma de Baleares.

 

 3. Un delito de tráfico de influencias, por el que se le condena a 1 año de prisión.

 

4. Un delito contra la Hacienda Pública, por el que se le condena a 1 año de prisión y a una multa del duplo de la cantidad defraudada (259.478,38 euros).

 

 5. Un delito contra la Hacienda Pública, por el que se le condena a 1 año de prisión y a una multa del duplo de la cantidad defraudada (253.075,30 euros).

 

Esto hace un resultado de 7 años y un mes de inhabilitación especial y una total de una multa de 513.553,68 de euros.

 

 


Comentarios