3.400 personas mueren al día en el mundo en accidentes de tránsito

Por: Marcial Muñoz | Noviembre 20, 2016

Más de 3.400 personas mueren cada día en todo el mundo por accidentes de tráfico, 1,24 millones al año, una cifra que supera por ejemplo a las muertes por diabetes o algunos tipos de cáncer. La mayoría de estas víctimas son hombres y mujeres jóvenes que apenas acaban de comenzar su vida adulta, y el 90% de las ellas pierden la vida en países de renta media o baja.

 

 

Según el informe presentado por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, desde Naciones Unidas se insta a reflexionar sobre esta lacra y a reclamar medidas para que las carreteras sean seguras para todos.

 

En su mensaje Ban Ki-moon indicó que “hoy en día son demasiados los países que no prestan atención eficaz a las víctimas de accidentes de tráfico tras los siniestros y muchos tampoco los investigan a fondo ni ofrecen una reparación justa a los heridos y demás afectados”.

 

En este sentido, apunta que “en el mundo existen grandes disparidades en el acceso a la atención de urgencia”, puesto que los países de ingresos bajos y medianos aglutinan al 90% de los fallecidos por accidentes de tráfico, y añade que si los sistemas de atención de urgencia de heridos graves en estas naciones alcanzaran el nivel que tienen los países ricos, “se podría salvar unas 500.000 vidas al año”.

 

Las muertes se estabilizan desde 2007

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en este sentido, destaca que el número de fallecidos por accidentes de tráfico se ha estabilizado desde 2007, pese a lo cual se han producido avances, ya que entre 2010 y 2013 creció un 16% el número de vehículos de motor y un 4% la población mundial. De hecho, en esos cuatro años un total de 70 países han reducido el número de víctimas mortales en carretera, que, por el contrario, ha aumentado en 68 naciones.

 

En un informe con datos hasta 2015 recalca que los países con más éxito en la reducción del número de muertes de tráfico, entre ellos España, han mejorado su legislación y han hecho que las carreteras y los vehículos sean más seguros. Así, 17 de ellos (en los que viven 409 millones de personas, esto es, un 5,7% de la población mundial) han incluido en los últimos tres años mejoras legislativas de al menos uno de los siguientes cinco factores de riesgo: el exceso de velocidad, la conducción bajo los efectos del alcohol, el casco entre los motoristas, el uso del cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantil.

 

La pequeña relación de países que mejoran la tasa de mortalidad vial de España la forman Mónaco (0,0), Micronesia (1,9), Suecia (2,8), Kiribati y Reino Unido (2,9), San Marino (3,2), Suiza (3,3), Países Bajos (3,4), Dinamarca y Maldivas (3,5), e Israel y Singapur (3,6).

 

Por el contrario, los más inseguros del mundo para circular por carretera son Libia (73,4), Tailandia (36,2), Malawi (35,0), Liberia (33,7), República Democrática del Congo (33,2), Tanzania (32,9), República Centroafricana (32,4) e Irán y Ruanda (32,1).

 

 

Más de 3.400 personas mueren cada día en todo el mundo por accidentes de tráfico, 1,24 millones al año, una cifra que supera por ejemplo a las muertes por diabetes o algunos tipos de cáncer. La mayoría de estas víctimas son hombres y mujeres jóvenes que apenas acaban de comenzar su vida adulta, y el 90% de las ellas pierden la vida en países de renta media o baja.

Son datos presentados por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, con motivo del Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico, que se ha celebrado este domingo y con el que Naciones Unidas insta a reflexionar sobre esta lacra y a reclamar medidas para que las carreteras sean seguras para todos.

En su mensaje Ban indica que “hoy en día son demasiados los países que no prestan atención eficaz a las víctimas de accidentes de tráfico tras los siniestros y muchos tampoco los investigan a fondo ni ofrecen una reparación justa a los heridos y demás afectados”.

 

En este sentido, apunta que “en el mundo existen grandes disparidades en el acceso a la atención de urgencia”, puesto que los países de ingresos bajos y medianos aglutinan al 90% de los fallecidos por accidentes de tráfico, y añade que si los sistemas de atención de urgencia de heridos graves en estas naciones alcanzaran el nivel que tienen los países ricos, “se podría salvar unas 500.000 vidas al año”.

Además, Ban aboga por ampliar las iniciativas de prevención de las muertes por accidente de tráfico y de las lesiones derivadas de esos siniestros, lo que supone “mejorar la calidad y la seguridad de las carreteras y los vehículos, evitar el exceso de velocidad y la conducción en estado de embriaguez, y promover enérgicamente el uso de los cinturones de seguridad, los cascos de motocicleta y los asientos de coche para niños”.

Las muertes se estabilizan desde 2007

Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) destaca que el número de fallecidos por accidentes de tráfico se ha estabilizado desde 2007, pese a lo cual se han producido avances, ya que entre 2010 y 2013 creció un 16% el número de vehículos de motor y un 4% la población mundial. De hecho, en esos cuatro años un total de 70 países han reducido el número de víctimas mortales en carretera, que, por el contrario, ha aumentado en 68 naciones.

En un informe con datos hasta 2015 recalca que los países con más éxito en la reducción del número de muertes de tráfico, entre ellos España, han mejorado su legislación y han hecho que las carreteras y los vehículos sean más seguros. Así, 17 de ellos (en los que viven 409 millones de personas, esto es, un 5,7% de la población mundial) han incluido en los últimos tres años mejoras legislativas de al menos uno de los siguientes cinco factores de riesgo: el exceso de velocidad, la conducción bajo los efectos del alcohol, el casco entre los motoristas, el uso del cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantil.

El informe de la OMS sitúa a España como el decimotercer país del mundo y el quinto de la UE con la tasa de mortalidad más baja por accidentes de tráfico, con 3,7 víctimas mortales por cada 100.000 habitantes.

La pequeña relación de países que mejoran la tasa de mortalidad vial de España la forman Mónaco (0,0), Micronesia (1,9), Suecia (2,8), Kiribati y Reino Unido (2,9), San Marino (3,2), Suiza (3,3), Países Bajos (3,4), Dinamarca y Maldivas (3,5), e Israel y Singapur (3,6).

Por el contrario, los más inseguros del mundo para circular por carretera son Libia (73,4), Tailandia (36,2), Malawi (35,0), Liberia (33,7), República Democrática del Congo (33,2), Tanzania (32,9), República Centroafricana (32,4) e Irán y Ruanda (32,1).

Otra lectura es que España ocupa el quinto puesto de la UE con la tasa de siniestralidad más baja (sólo por detrás de Suecia, Reino Unido, Países Bajos y Dinamarca), el quinto entre los países con más de cinco millones de vehículos registrados (superada por Suecia, Reino Unido, Suiza y Países Bajos), el octavo de los que tienen más de cinco millones de habitantes (Suecia, Reino Unido, Suiza, Países Bajos, Dinamarca, Israel y Singapur) y el décimo entre las naciones de renta alta (Mónaco, Suecia, Reino Unido, San Marino, Suiza, Países Bajos, Dinamarca, Israel y Singapur).


Tags

Comentarios