Nicaragua otorga asilo a ex presidente investigado por corrupción

Por: Confidencial Colombia - @confidencialcol | Septiembre 6, 2016

Nicaragua otorgó asilo al ex presidente de El Salvador Mauricio Funes (2009-2014), investigado en su país por corrupción. El gobierno nicaragüense lo considera un "perseguido político", según lo publicado este martes en La Gaceta, diario oficial.

El "asilo político" fue solicitado por Funes el pasado 1 de septiembre y le fue concedido a él, a su compañera Ada Michell Guzmán Sigüenza, y a sus hijos Carlos Mauricio Funes Velasco, de 34 años, Diego Roberto Funes Cañas, de 25 años, y Mauricio Alejandro Funes Guzmán, de 2 años, según la información oficial nicaragüense.

 

Por resolución del Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, a Funes se le concedió el asilo político luego de haberlo solicitado el día anterior. La resolución ministerial aduce que las vidas Funes y su núcleo familiar, compuesto por Ada Mitchell Guzmán e hijos, corren riesgo por haber luchado por la democracia en El Salvador.

 

 

Para solicitar el asilo, Funes alegó que estaba en riesgo su integridad física y la de su grupo familiar "por luchar en pro de la democracia, la paz y la justicia". 
Además de Guzmán, el asilo también fue otorgado a Carlos Mauricio Funes Velasco y Diego Roberto Funes Cañas, ambos, hijos del expresidente, producto de anteriores relaciones; y a Mauricio Alejandro Funes Guzmán, el hijo que tuvo, en 2013, con Ada Mitchell.

 

El pasado 24 de agosto se conoció, a través de titulares de periódicos Centroamericanos, que Mauricio Funes estaba refugiado en Nicaragua. Además, el fiscal general, Douglas Meléndez, informó que el expresidente estaba buscando asilo político en el vecino país. Mauricio Funes reaccionó de inmediato a través de su cuenta personal en Twitter, asegurando que su presencia en Nicaragua se debía a razones laborales y también dijo que no verdad que buscara asilo político.  "Aclaro que no estoy asilado en Nicaragua ni estoy tramitando el asilo. Me encuentro acá por trabajo", escribió Funes en un tuit.

 

 

Todo ocurría al mismo tiempo en que la Fiscalía allanaba la vivienda del expresidente, en el marco de la investigación en su contra, por enriquecimiento ilítico, tráfico de influencias, lavado de dinero y peculado, que actualmente está en desarrollo.

 

Los allanamientos hechos a trece inmuebles incluyeron propiedades del empresario Miguel Menéndez, conocido como "Mecafé" y la residencia de Funes, pero no estaban planificados; fue un movimiento de la hecho "con premuras", debido a unos "movimientos raros" que la inteligencia fiscal detectó de parte de Menéndez.

 

En su momento, el fiscal explicó que "los allanamientos básicamente eran para Mecafé" pero durante la realización de los mismos obtuvieron información de parte de los mismos empleados de las empresas sobre otras viviendas. "Hasta entonces no estábamos allanando viviendas de Funes, ahí vimos que los allanamientos estaban vinculados a él", aseguró el fiscal.

 

Entre los hallazgos más importantes a los que se refirió el fiscal Meléndez se encuentra un plan para defenderse y justificar bienes ante unos señalamientos hechos por el periódico digital El Faro, así como un plan por una posible investigación de la Fiscalía. Estos documentos estaban en una caja fuerte en la vivienda de Funes.

 

Además, en la vivienda del expresidente fueron encontrados una serie de objetos que reflejaban un estilo de vida lleno de lujos y extravagancias, entre ellos un piano de cola, 79 pares de zapatos con precios que rondan los $800 y $2,000 por cada par; 4 pinturas valoradas en $43,000; un coche de bebé de lujo, que usualmente son utilizado por familias de la realeza, entre otros.

 

*Con información de laprensagrafica.com


Comentarios