Incertibumbre en Turquía

Por: Confidencial Colombia - @confidencialcol | Septiembre 1, 2016

El Ejército turco expulsó a 820 militares por supuestos vínculos con el movimiento del predicador Fethullah Gülen, a quien Ankara acusa de la intentona golpista del pasado 15 de julio, informó hoy el Ministerio de Defensa. Entre tanto, el ministro de Interior turco, Efkan Ala, presentó este miércoles su dimisión de forma inesperada y sin dar motivos, en lo que parece un nuevo reequilibrio de fuerzas dentro del Gobierno turco. 

Los expulsados pertenecen al Ejército de Tierra y a la Armada, y 648 de ellos ya se encuentran bajo arresto por su presunta vinculación con el movimiento islamista de Gülen, precisó un comunicado de ese ministerio.

 

Entre tanto, el ministro de Interior turco, Efkan Ala, presentó anoche su dimisión de forma inesperada y sin dar motivos, en lo que parece un nuevo reequilibrio de fuerzas dentro del Gobierno turco. El primer ministro turco, Binali Yildirim, se limitó a notificar este hecho en una escueta comparecencia de prensa de un minuto tras una reunión extraordinaria con el presidente, Recep Tayyip Erdogan.

 

El nuevo titular de Interior, uno de los cargos más importantes en el Ejecutivo turco, será Süleyman Soylu, hasta ahora ministro de Trabajo, quien admitió que el nombramiento le había pillado “por sorpresa”. Otros ministros reconocieron haberse enterado de los cambios en el gabinete “por la prensa”. Asimismo, el ministerio de Defensa turco ha expulsado este jueves a 820 militares de los Ejércitos de Tierra y del Aire y de la Armada, según un comunicado en su cuenta oficial de Twitter.

 

Ala había sido muy criticado porque durante su mandato (2013-16) se han producido 17 grandes atentados terroristas –algunos, los más graves de la historia del país- en los que han perdido la vida cerca de 600 personas. “Es una dimisión que llega tarde. Dados los fallos de seguridad, en cualquier otro país este ministro habría tenido que dimitir 20 veces”, afirmó el diputado socialdemócrata Özgür Özel, portavoz del principal grupo parlamentario de oposición.

 

Sin embargo, resulta improbable que esta sea la razón de la marcha del ministro, ya que el Gobierno se había negado hasta ahora a aceptar responsabilidades. Si bien es cierto que, tras el fallido intento de golpe de Estado del pasado 15 de julio, el presidente Erdogan criticó “los fallos de inteligencia” del Gobierno. En la última década se han producido importantes reformas para convertir a las fuerzas de seguridad controladas por el Ministerio del Interior en un contrapeso a los militares, pero el jefe de Estado ha anunciado nuevos cambios en la estructura de los servicios secretos para fortalecerlos y reforzar el control sobre ellos.

 

 

 

La expulsión de 820 militares este jueves se enmarca en el proceso de purga desencadenado tras el intento de asonada del 15 de julio, por el que el Gobierno turco ya ha relevado a miles de militares considerados cómplices del golpe. En total, Turquía ha cesado a unas 80.000 personas de sus cargos públicos por supuestos vínculos con los golpistas, informa Reuters.

 

Deniz Zeyrek, analista de la cadena CNN-Türk, que consultó al entorno del ya exministro Ala, atribuyó su dimisión a un cierto “cansancio político”. “No es que haya habido grandes problemas entre él y el primer ministro o el presidente, pero sí que había diferencias”, apuntó. Estas diferencias tendrían que ver con la forma de proceder en las purgas tras la fallida asonada militar, especialmente en el entorno de las fuerzas de seguridad, que Erdogan exige extirpar de todos los elementos mínimamente sospechosos de simpatizar con el clérigo Fethullah Gülen –al que se acusa de la fallida conspiración-. De hecho, algunos medios especulan con la posibilidad de que no se tratase de una dimisión voluntaria, sino forzada por Erdogan.

 

Tras una trayectoria burocrática con importantes cargos en Delegaciones del Gobierno y ministerios, Efkan Ala fue nombrado titular de Interior en 2013. Entonces, su antecesor se vio obligado a dimitir por un escándalo de corrupción que Erdogan afirma fue otro complot de Gülen para apartarlo del poder. Durante su carrera como ministro, Ala se mostró muy combativo contra la comunidad de Gülen –antaño aliada de Erdogan- pero quizás no lo suficiente. Su sustituto, Süleyman Soylu, tuvo un papel preeminente durante la noche del golpe de Estado –mientras Ala permaneció desaparecido durante horas- y es considerado aún más leal a Erdogan.

 

Soylu representa a la nueva generación de arribistas llegada al Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, islamista), tras la tercera victoria electoral consecutiva de Erdogan en 2011. Pese a que procedía de otra formación política –DYP, centroderecha- y se había mostrado muy crítico con el entonces primer ministro, Soylu ascendió rápidamente en el AKP hasta convertirse en vicepresidente del partido aprovechando que Erdogan quería deshacerse de las facciones rivales dentro de la formación islamista.


Comentarios