Perú recibe a su nuevo presidente

Por: Erick Frasser | Julio 28, 2016

Tras salir victorioso de la reñida segunda vuelta, este jueves Pedro Pablo Kuczynski  se convertió en el máximo líder de Perú, en reemplazo de Ollanta Humala. Hoy el máximo mandatario dio su primer discurso a los peruanos.

El economista y ex ministro de Energía, de 77 años, asumió contra todo pronóstico su cargo como presidente de Perú, luego de que el pasado 5 de junio se adjudicara el puesto con un 50,12% de los votos, superando por muy poco a la popular Keiko Fujimori, quien recibió el 49,88%.

 

En sus primeras palabras como presidente del Perú, dijo que hará cumplir la Constitución Política y las leyes, "defendiendo la soberanía nacional salvaguardando la integridad física y moral de la República".

 

 

En su mensaje a la nación, Kuczynski agradeció a sus votantes y a los que optaron por él como una buena opción en el último momento de las elecciones. "Quiero asegurar a todos y todas mi agradecimiento y compromiso para que el país entero llegue a la meta de la paz y la unión de los peruanos".

 

 

 

Su discurso fue resaltado por un fuerte llamado a modernizar el país de cara al bicentenario, lo cual implica, desmantelar  la corrupción que afecta a Perú: "No permitiré, especialmente a mis funcionarios, caer en la indignidad de la corrupción. Sepan todos que en eso no tendré miramientos". Además, indicó que "debo reconocer los esfuerzos de todos mis antecesores, pero quiero recordar a un gran demócrata, a Fernando Belaúnde Terry, a quien serví en sus dos gobiernos".

 

El nuevo presidente ha prometido una "Revolución social", que no se centre únicamente en la generación de empleo sino también en proveer al país de los servicios básicos, como el agua potable, debido a que un 30 por ciento de la población carece de ella.

 

Con su llegada al poder, en Perú las dudas están enfocadas principalmente en cuáles serán sus políticas de Estado en el ámbito social y también cómo planteará  su gobierno si cuenta con la minoría de un Parlamento controlado por el fujimorismo. 


Comentarios