Fracasa el golpe de Estado

Por: El economista y Confidencial Colombia | Julio 16, 2016

 

El intento de golpe militar en Turquía se desmoronó durante la madrugada del sábado, después de que multitudes de personas respondieran a la llamada del presidente Tayyip Erdogan para salir a las calles a apoyarlo y de que decenas de rebeldes abandonaron sus tanques en Estambul. Al menos 265 personas habrían muerto durante el intento golpista de una fracción de las Fuerzas Armadas, según funcionarios turcos.

Erdogan, se encontraba de vacaciones con su familia en Bodrum, en la costa, cuando comenzó el golpe de Estado, voló antes del amanecer del sábado a Estambul e incitó a los ciudadanos a salir a las calles y así detener a los rebeldes. 

 

 

Los últimos datos de la agencia de noticias turca Anadolu indican que durante el intento de golpe de Estado al menos 265 personas murieron y 1.154 resultaron heridas.

 

De haber logrado derrocar al Presidente turco, que ha gobernado desde el 2003, habría sido uno de los mayores cambios de poder en Oriente Medio en años y un giro de uno de los aliados más importantes de Estados Unidos en la región.

 

 

Erdogan promete represalias

 


El levantamiento fue "un acto de traición" y los responsables pagarán un alto precio, dijo luego a periodistas el mandatario en una rueda de prensa. Distintos oficiales están siendo arrestados, incluso de alto rango, lo que culminará una limpieza del ejército, agregó. Funcionarios turcos añadieron más tarde que cinco generales y 29 coroneles habían sido relevados de sus cargos y que se había arrestado a otros 2.800 miembros de las Fuerzas Armadas. 

 

En una alocución a miles de partidarios que ondeaban banderas en el aeropuerto, Erdogan dijo que su gobierno seguía al mando del país, pese a que aún había disturbios en Ankara. No obstante, en un comunicado enviado por correo electrónico militares turcos de la facción rebelde, que se hace llamar Movimiento Paz en Casa, dijeron que estaban decididos a seguir luchando.

 

Noche caótica


Disparos y explosiones sacudieron las dos principales ciudades del país, Estambul y la capital Ankara, en una noche de caos en que soldados ocuparon posiciones en ambas y ordenaron a la televisión que leyera un comunicado en que declaraban que habían tomado el poder.

 

Pero temprano, el sábado, periodistas de Reuters vieron a unos 30 soldados que participaban del golpe entregar sus armas tras ser rodeados por policías en la plaza Taksim, en el centro de Estambul.

 

Más tarde, unos 50 soldados que participaban del golpe se rindieron en uno de los puentes que cruza el Estrecho del Bósforo en Estambul, con sus manos en alto y dejando abandonados sus tanques. Testigos de Reuters vieron como partidarios del Gobierno atacaban a los soldados que se deponían las armas.

 

Funcionarios dijeron que las fuerzas progubernamentales habían retomado el control de los cuarteles generales del ejército, pese a que persistía una pequeña resistencia rebelde la mañana del sábado. La lira turca cae con fuerza frente al dólar.

 

Golpe fallido


"Para garantizar la democracia" una parte de las Fuerzas Armadas trató de dar un golpe de Estado y tomó como rehén al jefe del Estado Mayor, Hulusi Akar. En un comunicado leído en la televisión estatal TRT, el Ejército tachaba a Erdogan de "traidor" y le acusaba de haber establecido el "régimen autoritario del miedo", al tiempo que declaraba un toque de queda y la ley marcial.

 

Este estamento señalaba que un llamado "Consejo de Paz en Casa" dirigiría el país, pero el Ministerio de Defensa desautorizó la nota, asegurando que se trataba de un comunicado "pirata".

 

Gülen, señalado por Erdogan


La Administración turca acusó al movimiento del clérigo Fethullah Gülen de estar detrás del levantamiento militar, aunque el grupo ha negado cualquier participación en los hechos. Sin embargo, 13 miembros del clérigo fueron detenidos cuando intentaban entrar al complejo presidencial. Entre los 13 se encuentran al menos tres oficiales de alto rango, según Anatolia.

 

Los detenidos pertenecen a la llamada Estructura Estatal Paralela-Organización Terrorista Fetulista (FETO/PDY), en la que se amparan los jueces aliados del Gobierno para lanzar numerosas operaciones policiales.

 

Erdogan afirmó que empezará una cacería de brujas contra el movimiento liderado por Gülen, "Los responsables pagarán su precio", dijo tras prometer una limpieza en el Ejército.


Comentarios