Las víctimas del atentado en Niza

Por: Katerine Leal @KT_Leal | Julio 15, 2016

 

 

Poco a poco las autoridades han logrado identificar a las personas que perdieron la vida en el atentado terrorista en el que Mohamed Lahouaiej Bouhlel, de 31 años, armado al volante de un camión de 19 toneladas atropelló a una multitud que celebraba el Día de la Bastilla en la ciudad francesa de Niza, matando al menos a 84 personas, entre ellas 10 niños y dejando hasta el momento 202 heridos. 

Las aterradoras imágenes que le dan la vuelta al mundo dejan ver la magnitud de la tragedia que vivieron las víctimas de una masacre sin precedentes en Niza. Con esta son siete atentados yihadistas, que se ha cobrado 250 muertos en 18 meses, dejando tras sí un pavoroso sendero de sangre humana derramada, que las familias de las víctimas lloran en voz alta en la plaza pública, con gritos de angustia y dolor.

 

Emmanuel Domenach es el vicepresidente de la asociación de familias de las víctimas de los atentados del 13 de noviembre pasado. Sigue defendiendo unos derechos que considera profanados y ha descubierto aterrado la matanza de Niza: «Creí volver a vivir la tragedia del invierno pasado, escuchando al mismo tiempo el eco del dolor callejero y la misma respuesta de los poderes públicos».

 

Un agente de policía, familias de vacaciones, turistas extranjeros, niños, adolescentes… Estos son los primeros datos sobre las vidas truncadas por el atentado en Niza.

 

Además, "diez niños y adolescentes" figuran entre las víctimas mortales provocadas por un camión que embistió contra una multitud el jueves por la noche después de los festejos por el Día de la Bastilla, indicó el viernes el fiscal encargado de la investigación.

 

En total, 202 personas resultaron heridas en el ataque, y 52 de ellas estaban el viernes por la tarde entre la vida y la muerte, precisó François Molins, el fiscal de París al frente de la Fiscalía Antiterrorista francesa.

 

El propietario de un bar en la Promenade des Anglais, donde se consumó la matanza de la noche del jueves, declaró a RTL, primera cadena radiofónica nacional: "Fue atroz, el espectáculo de incontables niños que se encontraron repentinamente solos, separados de sus padres, con los que habían ido a la playa para contemplar los fuegos artificiales de la Fiesta nacional. En nuestro bar encontraron refugio más de doscientas personas. Me vinieron a la cabeza las imágenes de las terrazas parisinas donde se cometieron los atentados de noviembre pasado".

 

Laurent Laubry, responsable del sindicato de policía «Alliance», tiene una larga experiencia en la lucha anti terrorista. Trabajó en París una temporada. Y ha sido un testigo de primera línea, en Niza. Comenta la tragedia de este modo: "Había muertos a lo largo de todo el paseo. La matanza comenzó antes que el camión terminase estrellándose contra centenares de víctimas inocentes. Vimos a decenas, centenas de personas intentando huir despavoridas. Algo atroz, surrealista, el pánico total".

 

Stéphane Clerget, psicólogo, atendió a muchas víctimas de los atentados parisinos de 2015, y ha comenzado a prestar sus servicios a los equipos que intentan aportar socorro moral a las familias de las víctimas de Niza, declarando a la emisora Europe 1: "Los primeros necesitados de socorro psicológico son los niños, los adolescentes. Hay que contarlo todo, sin odio, con sencillez, con palabras simples y directas, evitando los largos discursos “moralizantes”. La imaginación infantil quizá sea más sensible a las imágenes directas, sin interpretaciones. Paradójicamente, el lenguaje sencillo y directo es más fácil de comprender. Nuestra experiencia, tras año y medio de atentados, es que la palabra familiar sigue siendo esencial".

 

Estas son las víctimas hasta ahora identificadas por las autoridades

Sean Copeland, de 52 años, y su hijo Brodie, de 11, fueron identificados como las dos víctimas estadounidenses reportadas hasta el momento por el Departamento de Estado.

 

Padre e hijo, que vivían en Austin (Texas), habían iniciado sus vacaciones de verano en Pamplona y Barcelona (España) y se encontraban en la Riviera Francesa para celebrar un cumpleaños y aprovecharon para asistir a los festejos por el Día de la Bastilla.

 

"Perder a un ser querido es duro sin importar las circunstancias, pero perder a un ser querido en una tragedia como esta y de un modo inesperado es insoportable", señaló Haley Copeland, sobrina de Sean, en Facebook.

 

"Estamos destrozados y en shock por la pérdida de Brodie Copeland, un hijo increíble y un hermano que alegraba nuestras vidas, y de Sean Copeland, un gran padre y marido", indicó la familia.

 

Brodie Copeland era jugador de béisbol juvenil y su padre, que trabajaba en una empresa tecnológica, ayudaba en ocasiones como entrenador de los chicos.

 

Timothy Fournier (Francia): el joven que murió protegiendo a su esposa embarazada

El camión blanco que atravesó dos kilómetros sobre el Paseo de los Ingleses atropellando gente iba directo hacia donde estaban Timothy Fournier (27 años) y su mujer, embarazada de siete meses. El joven, de París, logró empujar a su esposa fuera del área de ataque del camión y logró salvarla, aunque él perdió la vida por el impacto del enorme vehículo.

 

"Él siempre estaba ahí para su esposa y el bebe que estaba en camino", dijo Anaïs, prima de Timothy, según el diario Le Parisien.

 

Francisco y Christiane Locatelli, Véronique Leo y Michael Pellegrini (Francia): una familia que perdió la vida

Francisco y Christiane Locatelli, de 82 y 78 años, respectivamente, eran de Herserange, Meurthe-et-Moselle, y se fueron de paseo a Niza con su hija Véronique Leo (50) y su nieto Michael Pellegrini (28). Los cuatro estaban juntos cuando el camión los arrolló y los mató a todos.

 

Fatima Charrihi (Francia): musulmana, madre de siete hijos y la primera víctima

Fatima Charrihi tenía siete hijos. Uno de ellos, Hamza (28 años), habló con los medios para confirmar la muerte de su madre, ayer, durante la masacre y contó incluso que ella fue la primera víctima.

 

 

"Fue la primera víctima. No había otros cadáveres antes de ella...", dijo Hamza al diario L'Express. "Ella estaba con sus sobrinos. Mi hermano trató de reanimarla. Pero ella murió en el acto, nos dijeron los médicos", agregó.

 

Fatima Charrihi era musulmana y practicaba "un Islam tolerante; un verdadero islam", según su hijo.

 

Un francés de 60 años, Robert Marchand, de Saona y Loira


Era presidente y entrenador del club de atletismo de Marcigny en Saône-et-Loire, una localidad en el centro-este de Francia. El alcalde de su ciudad, Louis Poncet, dijo a la AFP que Marchand era "un hombre muy dedicado, que inculcaba a los niños los valores del deporte".

 

Una estudiante rusa de 20 años que responde al nombre de Victoria Savchenko

 

Estaba de vacaciones en Niza con una amiga. Estudiaba finanzas en Moscú. Su amiga sufrió lesiones en las piernas, "pero su vida no corre peligro", informó la página rusa Novosti-24.

 

Michaël Pellegrini, de 28 años

 

Era profesor de economía en una escuela secundaria privada en Longwy, una ciudad del noreste de Francia. Murió en el Paseo de los Ingleses junto a su madre, Véronique Lion, auxiliar de un jardín de infancia de 55 años, y a sus abuelos François y Christiane Locatelli, de 82 y 78 años respectivamente.

 

Bilal Labaoui

Tunecino nacido en 1987, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Túnez en Facebook.

 

 

Emmanuel Grout, de 48 años

Era agente de policía. No estaba de servicio en el momento del ataque, según una fuente policial.

Según la revista Le Point, fue a ver los fuegos artificiales en el Paseo de los Ingleses con su pareja, también agente de policía, y la hija de ésta, cuando fue atropellado por el camión.

 

Linda Casanova Siccardi, de 54 años, turista suiza

Esta inspectora de las aduanas estaba de vacaciones en la Costa Azul francesa con su marido, Gilles, un francés que sobrevivió al atentado, según el alcalde de Agno, de donde era oriunda. La pareja no tiene hijos.


Una armenia, según ha comunicado el Ministerio de Asuntos Exteriores armenio.

 

Tres alemanes de identidad aún desconocida. Eran un profesor y dos alumnos que celebraban el final de los exámenes.

 

Tres marroquíes, entre ellos un niño de 13 años.

 

Las otras dos víctimas son dos mujeres de 43 y 49 años, respectivamente.

 

Un ucranio, según ha comunicado el Ministerio Asuntos Exteriores ucraniano.

 

El Gobierno belga sigue sin noticias de 20 conciudadanos suyos que se hallaban en Niza en el momento de los atentados.

 

Caricaturista se solidaron con las víctimas y rindieron un sentido homenaje:





Comentarios