Primera víctima del piloto automático Tesla

Por: Confidencial Colombia - @confidencialcol | Julio 1, 2016

La inteligencia artificial aplicada en vehículos cobró la primera víctima. Joshua Brown, el dueño de un Tesla Model S, de 40 años y nacido en Ohio, perdió la vida cuando su coche se metió debajo del remolque de un camión, en una carretera de Florida. 

Según el registro oficial, los hechos sucedieron el pasado 7 de mayo a las 3:40 de la tarde. El conductor del camión, Frank Baressi, de 62 años salió ileso, declaró que el coche iba a gran velocidad y no frenó. Brown era aficionado a la velocidad, le habían puesto ocho multas por exceso de velocidad en los últimos años, según Associated Press. Siete en su localidad de nacimiento, Ohio, y una en Virginia. La más reciente fue en el noreste de Ohio, en agosto de 2011, cuando circulaba a 64 millas por hora (104 kilómetros por hora) en una zona con un límite de 35 (56 kilómetros por hora).

 

Brown, un antiguo soldado de élite SEAL, es la primera víctima registrada en EEUU en un accidente de tráfico a bordo de un coche con el piloto autónomo conectado. En concreto, a bordo de un Model Tesla S. Esto, también lo confirmó  la NHTSA, el organismo que vigila por la seguridad vial en el país, y quienes por el momento no tienen pruebas de por qué el sistema fallo. Por su parte, desde la compañía automovilística han difundido un mensaje de pésame por el fallecimiento de Brown, al que han calificado de "amigo de Tesla". De hecho, el malogrado conductor solía compartir en las redes sociales vídeos en los que mostraba las capacidades del automóvil para guiarse solo por la carretera.

 

La maniobra no fue anticipada ni por el sistema de guiado del coche, ni por el conductor, lo que hizo que el Tesla se empotrara a toda velocidad en el lateral del tráiler, que le arrancó el techo antes de seguir su marcha y terminar saliéndose de la carretera. Ni las autoridades ni Tesla tienen constancia de por qué falló el sistema, aunque especulan que la pintura blanca de esa parte del camión o el hecho de que se reflejara la luz brillante del día, pudieron impedir que el sistema de sensores y cámaras del vehículo detectase el obstáculo.

 

 

Esta es la primera muerte en más de 130 millones de millas (209 millones de kilómetros) con el piloto automático activado, frente una muerte por cada 60 millones de millas (96 millones de kilómetros), cuando conduce un humano de media en todo el mundo. Añaden un matiz: “Tesla ha informado a la NHTSA del accidente tan pronto como lo supimos para determinar si el sistema funcionó según las expectativas”.

 

En el documento se cita que la parte del remolque era blanca y la luz de ese día radiante. Como norma general, Tesla desactiva el piloto automático cuando requiere la atención del conductor y no se recomienda su uso en zonas urbanas, por ejemplo. Insisten, además, en que se deben tener ambas manos sobre el volante siempre. De hecho, emite señales similares a las de la mayoría de los vehículos cuando un pasajero no se pone el cinturón. Si el conductor no posa las manos, el coche frena paulatinamente hasta que lo hace.

 

Las acciones de la compañía Tesla cerraron a 212 dólares, reportando una baja de un 2,5% con respecto al día anterior. Desde 2013 han subido un 500%. En los planes de Tesla, cuya valoración alcanza los 30.000 millones de dólares y ha lanzado una oferta por Solar City, la empresa líder en energía solar, no entra ser rentable hasta 2020. La carrera por el coche autónomo tiene dos protagonistas, Google y Tesla. Uber, el servicio de conductores particulares, también investiga de la mano de la Universidad Carnegie Mellon esta tecnología, pero sin presentación de resultados o muestras públicas.

 

Desde hace dos años Google ha presentado dos fórmulas: la adaptación de un Lexus todoterreno y un biplaza creado por ellos mismos. El denominado coche koala, por su extravagante diseño, está pensado para pequeños trayectos y apenas pasa de 80 kilómetros por hora. Google lo ha usado con prudencia, siempre en manos de empleados que lo usan de manera voluntaria y cerca de su sede principal. Tesla dio la sorpresa en octubre de 2015, pero no ha sido hasta el mes de abril cuando ha comenzado a funcionar de manera más habitual.


Comentarios