Un destructor de EEUU desafía a Pekín al navegar cerca de sus islas

Por: El Confidencial | Octubre 27, 2015

Como ilegal definió el ministro de Exteriores chino el paso del destructor USS Lassen a doce millas naúticas de Spratly, una de las islas artificiales que China ha construido en el Mar de China Meridional.

"Entró ilegalmente en las aguas de las islas Spratly sin el permiso del Gobierno chino, que monotorizó, siguió y advirtió al buque". Así ha definido el ministro de Exteriores chino el paso del destructor lanzamisiles USS Lassen a doce millas naúticas que rodean al arrecife Subi, en el archipelago de Spratly, una de las islas artificiales que China ha construido en el Mar de China Meridional, informaron fuentes del Pentágono.

 

El destructor "USS Lassen", escoltado por aviones de vigilancia de la Marina estadounidense, navegó en aguas cercanas al arrecife Subi, en el archipiélago Spratly, y disputado entre China, Taiwán, Vietnam y Filipinas.

 

La misión "se completó sin ningún incidente", según fuentes de Defensa norteamericanas citadas por el 'Washington Post', pese a suponer un desafío directo al Gobierno de Pekín, que el mes pasado aseguró que no permitiría que ningún país violase el espacio aéreo o marítimo alrededor de las islas.

 

El Pentágono explicó que la misión pretende, entre otras cosas, precisamentecomprobar el grado de compromiso de Pekín con esa afirmación, por lo que se trata sólo de la primera de una serie de operaciones para ver hasta dónde está dispuesto a ceder el Gobierno que preside Xi Jinping.

 

El arrecife Subi, situado a 26 kilómetros de territorio filipino, permanecía durante gran parte del tiempo sumergido bajo la marea hasta que China inició un proyecto de drenado y construcción en 2014 y lo convirtió en una de sus islas artificiales, con capacidad para funcionar como pista de aterrizaje.

 

China sigue expandiendo rápidamente su control sobre el Mar de la China Meridional. Desde principios de año, Pekín ha acelerado la construcción de distintas islas artificiales en varios arrecifes de la zona, que ya cuentan con un helipuerto, embarcaderos e incluso una posible torre antiaérea.

 

Así lo revelaban unas imágenes del pasado 30 de enero, difundidas por el semanario de defensa IHS Jane's, que muestran cómo el Gobierno chino ha conseguido ganar al mar 75.000 metros cuadrados de superficie en el Arrecife Hughes de las Islas Spratly, conocidas como Nansha en chino.

 

China estaría trabajando en la expansión de al menos cinco islas artificiales distintas, incluida una que cuenta con una posible pista de aterrizaje de tres kilómetros de largo. Para los analistas, se trata de una campaña metódica, muy bien planeada, para crear un conjunto de fortalezas capaces de albergar fuerzas aéreas y marítimas por todo el centro del archipiélago Spratly.

 

"Aconsejo a EEUU que se lo piense dos veces"


Tras conocerse la información sobre el USS Lassen, la embajada de China en Washington aseguró que la libertad de navegación no debe usarse "como excusa" para hacer una demostración de fuerza y que EEUU debe "abstenersede decir o llevar a cabo actos provocativos y actuar con responsabilidad para mantener la paz y estabilidad regional".

 

Mientras, el ministro chino de Exteriores, Wang Yi, advirtió a Estados Unidos que Washington no debería "crear problemas de la nada". "Estamos comprobando este asunto. Si es cierto,recomendamos a EEUU que se lo piense dos veces antes de actuar", afirmó Wang en respuesta a una pregunta durante un seminario celebrado hoy en Pekín, y citado por la agencia oficial de noticias Xinhua. El ministro chino instó a Washington a "no actuar de forma imprudente y a no crear problemas de la nada".

 

China reclama la soberanía de las islas Spratly, una zona en la que Filipinas, Vietnam, Taiwán, Malasia y Brunei se disputan también parte de la soberanía del territorio o las aguas.

 

El arrecife Subi, situado a 26 kilómetros de territorio filipino, permaneció durante gran parte del tiempo sumergido bajo la marea hasta que China inició un proyecto de drenado y construcción en 2014 y lo convirtió en una de sus islas artificiales, con capacidad para funcionar como pista de aterrizaje. Pekín ha justificado estas actividades diciendo que ha construido faros y otras instalaciones para ayudar a la seguridad de la navegación, en asunción de sus responsabilidades internacionales.


Comentarios