Putin miente: no bombardearon al ISIS, sino a los rebeldes

Por: El Confidencial.com | Septiembre 30, 2015

El Gobierno de Rusia ha sido desde el inicio de la guerra en Siria el principal valedor del régimen que preside Bashar al Assad. En las últimas semanas ha aumentado su presencia militar en Siria

Los cazas rusos ya están bombardendo Siria. Así lo han confirmado fuentes militares a la CNN. La aviación rusa habría iniciado sus ataques en una población cercana a Homs con el pretexto de ayudar a la población siria y atacar al corazón del DAESH.

 

Sin embargo, su objetivo no eran las fuerzas del ISIS, como se publicó inicialmente, sino los rebeldes contrarios al Gobierno de Assad. De esta forma, Putin sigue haciendo lo que lleva haciendo desde que se inició la guerra en Siria, apoyar a Bashar al Assad.

 

"Su objetivo no es el Estado Islámico, sino la oposición. Rusia no está luchando contra el Estado Islámico, está apoyando a Assad atacando a los rebeldes", afirma una fuente de la diplomacia francesa en declaraciones a la agencia Reuters.

 

"La aviación rusa ha golpeado objetivos en áreas donde el Estado Islámico y las brigadas vinculadas a Al Qaeda no están presentes", ha advertido el líder de la oposición política siria, Khaled Khoja, que cuenta con respaldo internacional. Su incursión habría causado 34 bajas de civiles, según Khoja. En concreto, Rusia ha atacado al grupo rebelde (Tajamu Ala'azza) aprobado por la CIA, que estaba recibiendo apoyo militar de Estados Unidos.

 

Qué curioso, Putin ataca y no consigue darle al Estado Islámico

El ministro de Defensa francés se pronunciaba con sarcasmo tras conocer la noticia. "Qué curioso, Putin ataca y no consigue darle al Estado Islámico", dijo Jean-Yves Le Drian. El jefe del Gabinete del Kremlin, Serguéi Ivanov, explicó esta mañana que el objetivo de esta intervención militar era luchar contra la organización terrorista Estado Islámico (EI), que proclamó a finales de junio de 2014 un califato en Siria e Irak, países en los que ha ocupado partes del centro y del norte.

 

Al parecer, el ejército ruso advirtió a la Inteligencia estadounidense que no realizara movimientos ya que iba a atacar próximamente. La noticia llegaba horas después de que el Senado de Moscú aprobara por unanimidad conceder autorización a Vladimir Putin para realizar una incursión militar aérea en Siria.

 

Dicha autorización implicaba el empleo de la Fuerza Aérea, no de efectivos terrestres, según ha precisado Sergei Ivanov, jefe de la Administración Presidencial rusa. Homs, que recibió el sobrenombre de la "capital de la revolución" tras el inicio de las protestas contra el Gobierno de Damasco en marzo de 2011, está bajo control del Ejecutivo sirio a excepción del distrito de Al Waer, el único del centro de la localidad donde hay insurgentes.

 

Putin, valedor de Assad

El Gobierno de Rusia ha sido desde el inicio de la guerra en Siria el principal valedor del régimen que preside Bashar al Assad. Putin defendió el lunes la creación de una coalición internacional para luchar contra los yihadistas junto al Gobierno de Damasco e Irán, durante su intervención en la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

 

Desde el inicio de la crisis en Siria, el Kremlin ha defendido su decisión de seguir proporcionando armamento al Gobierno sirio en cumplimiento de los contratos de defensa acordados. Las Fuerzas Armadas rusas tienen una base permanente en Tartus, una localidad situada en la costa del Mediterráneo. En los últimos días, su presencia militar en la zona había aumentado.

 

Conflicto internacional a la vista

Con su decisión, Putin pasa por encima de Barack Obama, quien era partidario de no seguir dando apoyo a Bashar al Assad y que además estaba prestando apoyo internacional a la milicia rebelde. Desde que explotó la crisis de los refugiados, la figura de Assad ha ralentizado el curso de las negociaciones para una intervención internacional en Siria.

 

Por una parte Rusia insistía en que Assad era la figura clave para solucionar el conflicto y acabar con el ISIS. Por otra, Estados Unidos y Francia insisten en que acabar con el dictador allanaría el terreno para lograr una solución negociada que termine con la guerra y detenga la sangría de refugiados.

 


Tags

Comentarios