¿Existe aún el IRA en Irlanda del norte?

Por: El Confidencial | Septiembre 13, 2015

El primer ministro de Irlanda del Norte, el unionista Peter Robinson, considera que sí. Y por este motivo acaba de presentar su dimisión llevando al Gobierno de coalición al borde del colapso.

¿Existe aún el IRA? El primer ministro de Irlanda del Norte, el unionista Peter Robinson, considera que sí. Y por este motivo acaba de presentar su dimisión llevando al Gobierno de coalición al borde del colapso. Se trata de la crisis más importante desde la firma del Acuerdo de Viernes Santo. El 10 de abril de 1998, católicos y protestantes ponían fin a un conflicto que durante casi tres décadas acabó con más de 700 vidas. Oficialmente, el IRA se consideró desmantelado el 3 de septiembre de 2008.

 

Sin embargo, el asesinato de uno de sus exdirigentes, Kevin McGuigan, ha desencadenado una auténtica tormenta política. Y es que entre las personas detenidas como sospechosas se encuentra otro antiguo miembro de la banda terrorista, Bobby Storey, quien hoy es uno de los altos cargos del Sinn Fein y cuenta con despacho propio en Stortmont.

 

Robinson advirtió el miércoles que no seguiría trabajando con una formación que aún sigue en contacto con criminales y pidió la suspensión temporal de la asamblea hasta que el asunto se aclare. Pero ayer su propuesta no consiguió el respaldo del resto de formaciones y el yaexpremier cumplió sus amenazas.

 

Ahora será reemplazado como primer ministro norirlandés por su colega Arlene Foster, la única representante unionista que ha quedado en el malherido Ejecutivo de coalición, ya que el resto de ministros del DUP (Partido Democrático y Unionista) también han presentado su dimisión. Nunca antes se había vivido una situación similar.

 

Un portavoz de Downing Street ha comunicado que el premier DavidCameron está “profundamente preocupado” con la situación. La misma tensión se vive en Dublín, donde el Taoiseach Enda Kenny se había reunido con varios políticos por la mañana con la intención de calmar los ánimos.

 

 

Robinson anuncia su dimisión flanqueado por miembros de su partido, en Belfast (Reuters).

Robinson anuncia su dimisión flanqueado por miembros de su partido, en Belfast (Reuters).

 

En Stormont el ambiente es de completa confusión y unos y otros se culpan por poner al borde del abismo un compromiso político histórico que llevó casi dos décadas de tortuosas negociaciones. Entretanto, el jefe de la Policía de Irlanda del Norte, George Hamilton, asegura que los miembros del IRA mataron a McGuigan en un asesinato de venganza el mes pasado y que el grupo paramilitar republicano todavía mantiene una estructura.

 

Martin McGuinness, viceprimer ministro del Gobierno de coalición y número dos del Sinn Fein, ha reconocido en varias ocasiones la pertenencia a la banda armada durante la denominada época de los Troubles. Sin embargo, hoy insiste en que el IRA ha desaparecido y “está fuera de escena”. El problema ahora es que los unionistas no le creen y la confianza que había entre los dos principales pilares que sustentaban el acuerdo de paz se ha roto.

 

McGuinness ha denunciado a los responsables del asesinato de McGuigan así como a los autores del asesinato, a principios de mayo, de otro exmiembro del IRA, Gerard 'Jock' Davison, describiéndolos como criminales. Pero la familia y otras fuentesrepublicanas en Belfast insisten en que han sido losmiembros de la organización los que han acabado con la vida del que era padre de nueve hijos.

 

El reverendo Harold Good, que fue testigo del desarme del IRA durante el proceso de paz, ha exigido a los políticos que trabajen juntos hasta que consigan resolver la situación. “No podemos permitirnos el lujo de tener un colapso en las instituciones”, ha recalcado.

 

Durante los últimos años, varios exmiembros del IRA han sido asesinados en crímenes que la prensa local zanjaba como “ajustes de cuentas”. Pero nunca hasta ahora, un miembro del Sinn Fein había sido detenido. Mientras Bobby Storey sigue prestando declaración, Cameron podría plantear en las próximas horas en Westminster la suspensión de devolución de poderes a Irlanda del Norte.

 

La paz en el Ulster es reciente. La tensión en las calles provoca de cuando en cuando enfrentamientos entre aquellos que quieren una isla de Irlanda sin divisiones y aquellos que prefieren seguir siendo parte del Reino Unido.¿Sobrevivirán, por tanto, los norirlandesas a esta tormenta política?


Comentarios