“Estoy descontaminada de prácticas clientelistas o corruptas”: Maldonado

Por: Geraldkurt / @Geraldkurt | Enero 13, 2015

Confidencial Colombia empezó a presentar a los diferentes precandidatos a la Alcaldía de Bogotá. En esta oportunidad María Mercedes Maldonado, precandidata por el progresismo, y una de las exfuncionarias “estrella” de la administración del alcalde Gustavo Petro habló sobre su proyecto de ciudad y sobre los retos y problemas de la capital colombiana.

El abanico de precandidatos a la Alcaldía Mayor de Bogotá se empezó a desplegar. A finales del año pasado el movimiento progresista anunció que tres exfuncionarios de la administración del alcalde Petro serían considerados para una candidatura de este movimiento. El nombre de María Mercedes Maldonado, exsecretaria de Hábitat y de Planeación, y alcaldesa designada de la terna presentada al presidente Santos cuando Petro estuvo destituido temporalmente, es uno de esos tres precandidatos.

 

En entrevista con Confidencial Colombia, Maldonado habló sobre el modelo de ciudad que ella considera es el más apropiado para Bogotá, todo ello amparado en una maestría y un doctorado en urbanismo de la Universidad de Paris XIII.

 

 

 

¿Por qué decidió lanzarse como precandidata por el progresismo?

 

Porque llevo muchísimos años trabajando en el conocimiento a fondo de los problemas de Bogotá, las políticas urbanas y las alternativas de gobierno urbano, como investigadora y académica. Además, he estado muy metida en el debate público aún desde la universidad. A eso hay que sumarle el hecho de que tuve la oportunidad de estar en dos secretarías claves de la administración, como son la de Planeación y la de Hábitat que permiten tener una visión de conjunto delos retos urbanos.

 

Tengo las capacidades y el interés político de contribuir en el mejoramiento de Bogotá. Primero,  reforzando el proyecto de ciudad basado en mejores condiciones de inclusión; y segundo, avanzando en la superación de los problemas de la ciudad.

 

 

¿Cuál es el problema más grande de Bogotá?

 

Estructuralmente la persistencia de condiciones todavía críticas de desigualdad en una ciudad con dinámicas tan importantes como las que tiene la capital. Pero los temas de seguridad y movilidad son los temas que la ciudadanía siente como los retos más grandes e inmediatos.

 

¿Cómo encarar el problema de movilidad?

 

La movilidad es algo que afecta de manera cotidiana la calidad de vida de las personas que habitan en Bogotá. Hay que encararlo con una visión integral de ese problema. Primero, hay que mejorar lo que ya la ciudad tiene que es el Sistema Integrado de Transporte,  que es tanto el Transmilenio como el sistema de buses complementario.

 

En segundo lugar, hay que mejorar otro activo de la ciudad que es su malla vial. Las vías en Bogotá tienen un problema que consiste en un atraso enorme en la inversión para el  mantenimiento y recuperación de la malla vial. Ese es un problema de una o dos administraciones. Además, eso se logra con los aportes que legalmente debe hacer el gobierno nacional, algo que no veo muy claro por el momento.

 

El tercer frente en el que se debe actuar es apuntarle al Metro directamente. para esto ya se ha avanzado un buen trecho con los estudios y la presentación de lo que será  la primera línea de este sistema.

 

El cuarto y último frente, es el que tiene que ver con el incentivo a los desplazamientos en bicicleta y a píe por la ciudad. Esto es algo que debe ser estudiado a fondo ya que permite una apropiación de la ciudad de una manera diferente a lo que puede ser al desplazarse en carro particular.

 

Es vital que se miren los cuatro frentes del problema de manera integral. Hay algo evidente cuando se habla de evaluación de sistemas de transporte y es que es necesario que cada vez haya más gente en los sistemas públicos de transportey menos en los carros particulares.

 

Entonces hay que combinar las inversiones en el mantenimiento vial y la gestión del sistema junto a un fortalecimiento institucional de esa gestión.

 

 

Respecto de la seguridad en Bogotá. ¿Cómo armonizar las cifras de seguridad con la percepción de inseguridad que tiene la ciudadanía?

 

El de seguridad es un asunto delicadísimo ya que hoy empieza a  verse que el temor de la gente es a ser atacada en la calle a pesar de que las cifras de homicidios continúan bajas.

 

Hay una estrategia que ha servido para mantener la seguridad y es la de los cuadrantes ya que esto genera en un mayor control a nivel local. Hay que tener un replanteamiento de cómo es la seguridad en los territorios, porque la percepción de inseguridad en este momento está más ligada a temas de robos y atracos que a homicidios.

 

Esto exige una mayor articulación entre la policía y la alcaldía y una visión de la seguridad como presencia del Estado en el territorio, acompañada de políticas de orden social.

 

A mí las cifras recientes de homicidios me preocupan porque empieza a haber un aumento de homicidios debidos a violencia intrafamiliar y ese es un tema sobre el que hay emitir una alerta ya que tiene que ver con lo que yo considero el problema estructural de la ciudad: la construcción de condiciones de inclusión. Una ciudad como Bogotá no puede darse el lujo de seguir con políticas y dinámicas de exclusión tan fuertes. Además, esa situación pasa por la violencia de género y el respeto a los derechos de los niños y las niñas.

 

A lo anterior hay que sumarle el fenómeno de las riñas y de la dispersión del microtráfico en la ciudad. Esos sonotros problemas de seguridad en el territorio, que no solo se puede solucionar con medidas represivas o policiales sino que exigen la implementación e programas sociales y de convicencia. Lo más grave que le puede pasar ala ciudadanía es el temor a disfrutar la ciudad.

 

 

¿Se qué manera cree usted que se puede ir acabando con la exclusión en la ciudad?¿Cómo se puede seguir superando la segregación en la ciudad?

 

El futuro alcalde o alcaldesa tiene que darle continuidad a los grandes logros que tiene la ciudad en políticas sociales. Yo quiero apuntarle a la construcción de políticas que construyan igualdad e inclusión y creo que ahí el tema de primera infancia y educación debe seguir siendo prioritario. No es algo de la cotidianidad de lagente pero superar las trampas de la pobreza desde que el niño nace es vital. El mejoramiento de la educación pública tiene que ser un tema muy importante.

 

En segundo lugar, se deben ligar las políticas sociales al ordenamiento del territorio. Debe existir una visión mucho más ordenada, no como ha ocurrido hasta ahora, con la generación de espacio público. La gente habla mucho de movilidad porque es algo que vive a diario pero la ciudad debe ir más allá y trabajar en un tema de generación de espacio público, de acceso a los equipamientos a la movilidad y un aumento de la densificación a largo plazo, con un mayor protagonismo de la vivienda de interés prioritario. Además, de un fuerte respeto y protección del medio ambiente.

 

En tercer lugar se deben atacar lasdesigualdades persistentes como la discriminación a las mujeres o a la población lgbti, además de temas de racismo estructural que están ligados a dinámicas de violencia. Sobre eso hay que seguir trabajando.

 

Ya que toca el tema de densificación y viviendas de interés prirotario, ¿cuál cree que es la razón para que haya tanta resistencia al proyecto anunciado para la zona del Chicó?.

 

Esa reacción da muestra de que somos una sociedad que se resiste mucho a la integración social en el territorio. Además, es una clara expresión del clasismo de nuestra sociedad, una de las más desiguales del mundo.

 

Se debe ser capaz de reconocer al otro, de convivir. Ese es un factor esencial para construir mejores condiciones de solidaridad ,para un mejor vivir juntos en una dinámica urbana. Yo sí creo que es una resistencia al otro y creo que puede ser comprensible en un primer momento. Esa resistencia al diferente es algo que puede cambiarse con pedagogía, eso han mostrado las experiencias internacionales.

 

¿Por qué cree que la administración Petro ha tenido tantos problemas con la aceptación de algunas de sus políticas?

 

Creoque esta es una administración que ha intentado hacer transformaciones en muchos frentes al tiempo y creo que eso genera unos problemas de comunicación que no permitieron mostrar todo lo que se ha hecho. Si usted recoge estos tres años de gestión, casi no hay críticas al plan de desarrollo. Por el contrario, ha sido un plan reconocido ampliamente por la discusión ciudadana y que ha recibido reconocimientos en muchos sectores.

 

Creo que ha habido problemas en la implementación y en la comunicación de esa implementación pero si usted lo mira con detenimiento se da cuenta que con el tiempo se reconoce la bondad y necesidad de esas políticas y se termina decantando la discusión inicial.

 

Uno de los escollos de la actual administración ha sido su relación el Concejo distrital. De ser alcaldesa ¿cómo armonizaría esa relación?

 

Además, de mi precandidatura ala alcaldía estoy trabajando fuerte por una renovación del Concejo. Que haya candidatos y candidatas muy comprometidos con la ciudad; técnicos, con propuestas reales de políticas de ciudad.

 

Obviamente eso también tiene que ver con la composición del Concejo y con las mayorías y las coaliciones que se formen ahí, pero no podemos permitir que se repita la experiencia de un Concejo que ha estado bloqueando iniciativas  como la transformación institucional para el metro de Bogotá, sin la cual no se podrá llevar a cabo el proyecto. Ese tipo de bloqueos no tienen cabida. El Concejo es un espacio democrático muy importante pero esa actitud no se puede volver a permitir y lo único que se puede hacer es una renovación en la que llegue gente nueva a esos escaños. Además, hay que mirar muy bien las alianzas políticas o coaliciones que ayuden a sacar adelante las iniciativas vitales para la ciudad.

 

¿Qué tiene usted como precandidata para ofrecerle a Bogotá, que no tengan otros?

 

Lo que me mueve a esta gesta es el compromiso, mis conocimientos. Soy una figura fresca, descontaminada de prácticas clientelistas o corruptas. Yo ofrezco eso a la ciudadanía.

 

La mía es una trayectoria interesante al pasar de la academia a la gestión técnica en la administración para intentar, ahora, demostrar mis capacidades en el terreno de la gestión de la ciudad. Yo fui la coordinadora dela formulación del plan de desarrollo, soy mujer, algo que me desliga de la mayoría, excepto de Clara López, y además no tengo ningún tipo de vicio de la política clientelista o corrupta.

 

Yo quiero demostrarle a los bogotanos que es posible hacer políticas redistributivas; políticas que se centren en los sectores más vulnerables de la ciudad y almismo tiempo construir un proyecto colectivo ciudadano.

 

Hay que trabajar de manera conjunta en la construcción de un proyecto de ciudad en el que todos quepamos y en el que nos sintamos identificados y luchemos por él.


Tags

Comentarios