2016 el año en el que la economía colombiana se estancó

Por: Francisco Prada - @franchoprada | Diciembre 29, 2016

El balance económico del 2016 para el entorno nacional no pintó nada bien a dos días del cierre oficial del año. Señalaremos los principales aspectos que a nivel nacional e internacional fueron preponderantes para que el Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia haya registrado tan mediocres reportes durante casi todo el año y  así mismo verán las expectativas con las que esperamos este 2017.

Después de un año de incertidumbre económica, el 2017 no pinta nada fácil, aunque las cartas ya estarán sobre la mesa: un proceso de paz superado, una definición sobre una reforma tributaria y el concepto de las calificadoras de riesgo crediticio sobre la economía colombiana, son algunos de los aspectos que ya permiten suponer un panorama más claro.

 

Para Bruce Mac Master, presidente de la ANDI, el 2016 se puede calificar como un año lleno de complejidades por la desaceleración económica, las altas tasas de interés, la falta de despegue del comercio exterior y la vulnerabilidad a nivel fiscal y cambiario.

 

El jefe gremial asegura, sin embargo, que la industria comenzó con un proceso de recuperación, pues se logró estabilizar el entorno macroeconómico. Espera que la economía colombiana tenga un crecimiento de al menos dos puntos.

 

El mayor desafío, sin lugar a dudas, que tuvo el gobierno nacional en materia económica fue pasar en el Congreso el proyecto de reforma tributaria para subsanar el hueco fiscal de más de 27 billones de pesos que ostenta el país, debido, en parte, por la dependencia de los dividendos de los hidrocarburos la denominada “bonanza petrolera”.

 

Expertos consultados por Confidencial Colombia afirman que la reforma aumentó la carga tributaria para las empresas y el mayor afectado será el ciudadano de a pie. Este aumento afectará la competitividad del sector productivo, pues por un lado incrementó la renta presuntiva del 3% al 3,5%; fijó la tarifa del impuesto de renta en 34% para el 2017, bajándola al 33% a partir del 2018; y finalmente determinó una sobretasa de renta del 6% para las utilidades superiores a 800 millones de pesos en 2017 y 4% en 2018.

 

No obstante, rescatan el hecho de que esta ha sido la primera reforma tributaria que estableció un impuesto a los dividendos, que tradicionalmente siempre habían estado exentos, con tarifas entre 0%, 5% y 10% para montos superiores a 29,8 millones al año.

“El 2016 ha sido el peor de los años recientes. Lo positivo, es que ya tocamos fondo. Lo negativo, que no vamos a crecer rápidamente. Normalmente la economía tenía un ritmo más rápido de recuperación y por eso se decía que estaba blindada. Hoy no: tenemos una fuerte pérdida del ingreso petrolero y una menor demanda afectada por la inflación, tasas de interés y expectativa de un mayor IVA en 2017”, argumenta el jefe de Investigaciones Económicas de Acciones & Valores, Wilson Tovar.

 

Finalmente, Bruce Mac Master afirma que en cuanto a perspectivas para el 2017 tendremos un entorno nacional de relativa tranquilidad, “el crecimiento de Colombia posiblemente se sitúe entre 2,5% y 3%”.

 

“En el próximo año la prioridad tiene que centrarse en recuperar tasas de crecimiento altas y sostenidas, convertir al país en una región atractiva a la inversión y a la creación de nuevas empresas, garantizar la certidumbre jurídica, atacar la corrupción y el contrabando, además de reducir la informalidad e insertarnos en las cadenas globales generadoras de valor”, aseguró. 


Tags

Comentarios