Ecuador comienza a extraer petróleo en plena selva del Amazonas

Por: El Economista América | Septiembre 9, 2016

La compañía estatal Petroamazonas ha comenzado a perforar en plena selva del Amazonas para extraer petróleo de una zona muy próxima al parque nacional amazónico conocido como Yasuní, justo al lado del río Tiputini. Este idílico lugar fue protegido en el pasado por el presidente de Ecuador, Rafael Correa, una defensa que se ha revertido por las necesidades económicas del país.

Según publica Reuters, Correa culpa a la comunidad internacional del comienzo de la explotación de esta reserva. En 2007, el Gobierno de Ecuador reclamó 3.600 millones de dólares a los países desarrollados a cambio de no explotar los recursos energéticos de esta zona, pero esta petición fue rechazada.

 

 

La economía de Ecuador, el miembro más pequeño de la OPEP, acumula tres trimestres consecutivos presentando tasas de crecimiento anual negativas, siendo uno más de los afectados por el hundimiento de los precios del petróleo. Según el Gobierno latinoamericano, esta situación obliga a explotar esta parte de la Amazonia, que no obstante, sólo supone el 1% de la reserva natural de Yasuní, según el presidente de Ecuador.

 

 

Jorge Glas, vicepresidente de Ecuador, ha explicado que "comienza una nueva era para el petróleo ecuatoriano. El cuidado del medio ambiente es lo primero, lo segundo es la responsabilidad con la economía y el pueblo".

 

 

La explotación de esta zona resulta interesante porque el coste de producción es inferior a los 12 dólares por barriles, por lo que extraer petróleo ahí es muy rentable a pesar de los precios actuales del oro negro. 

 

 

Este parque nacional alberga el 40% de las reservas probadas de Ecuador, de ahí su importancia para el futuro económico del país. Yasuní se extiende en un área de 9820 kilómetros cuadrados y fue designado en 1989 reserva de la biosfera por la Unesco.

 

 

Kevin Koening, director del Programa Ecuador de Amazon Watch (ONG dedicada a la conservación del Amazonas), señala que "este es el peor lugar imaginable para extraer petróleo. El mundo no puede permitirse perder un sitio como Yasuní".


Comentarios