Contrabando se reactivaría por impuesto al vino

Por: Confidencial Colombia - @confidencialcol | Junio 22, 2016

Así lo afirmaron algunos expertos tras conocer el proyecto de ley sobre bebidas alcohólicas que está en curso en el Congreso de la República. De aprobarse, señalan,  afectaría la oferta y reactivaría los canales de comercio ilegal.

En un 74% aumentaría el costo de los vinos en Colombia. En el 2015 se presentó el proyecto de ley 152, en el que se propone tratar de manera igualitaria al vino con los licores destilados en materia impositiva, elevando a 220 pesos el valor a pagar por grado alcohólico para todas las bebidas.

 

Esta propuesta fue presentada a raíz de la queja por discriminación de tarifas de impuestos de licores que se producen localmente, contra las tarifas de productos importados, expuesta por la comunidad económica de la Unión Europea, para igualar las condiciones de competencia de los destilados en términos tributarios.

 

En el 2002 se importaban en Colombia 650.000 cajas de vino de caja y económicos.  En el 2015 se importaron 1.800.000 cajas de vino, un incremento considerable del sistema que ha venido operando, aumentando el número de importaciones locales y disminuyendo las importaciones ilegales.

 

Los vinos en el país presentan una variación positiva:  

 

Total en litros: (incluyendo vinos espumosos)                   Vinos embotellados en dólares (CIF)

2013: 15.406.315                                                          2013: 39.908.056

2014: 16.215.356                                                          2014: 47.363.639

Variación: +5.45%                                                          Variación: + 18.68%

 

Total en dólares (CIF)                                                       Vinos espumosos en dólares (CIF)

2013: 49.319.198                                                           2013: 7.158.589

2014: 59.581.543                                                           2014: 10.768.258

Variación: +20.80%                                                         Variación: +50,43%

 

La medida, conforme manifiestan los expertos,  implicaría un retroceso en materia gastronómica, puesto que la cultura del vino es uno de los pilares fundamentales del turismo y es relevante en la generación de empleo a nivel nacional.

 

“El vino está creciendo con cero ilegalidad, y ha generado 150 empresas y unos 10.000 empleos directos, sin contar a los restaurantes”, comenta Juan Martín González de Dislicores.

 

De acuerdo con Cristina Rueda, Gerente Comercial de Buen Vivir, de ser aprobada esta ley, Colombia regresaría al mercado del contrabando por el incremento del precio comercial “el impuesto Ad Valorem del 25% sobre el valor de venta del producto liquidado por el DANE, más un 5% de IVA, más un impuesto al consumo. Asimismo, el consumo de vino en los restaurantes representa entre el 16% y 20% de sus ingresos, al ser disminuido este porcentaje, implicaría el no poder mantener a sus empleados”.

 

Representantes de almacenes de cadena como, Luis Fernando Emmanuel, Administrador de Bebidas del Grupo Éxito, consideran que si se aprueba esta ley, el vino se encarecerá sustancialmente. 

 

“Los vinos más baratos se van a incrementar como mínimo en un 20% y en la gama media un botella de $45.000 podría quedar en $65.000”, “vinos como Don Melchor o champañas como Dom Perignon no pagarían menos de $100.000 de impuestos, lo que los haría inviables”.

 

Para Intelvid, empresa chilena dedicada a la inteligencia del mercado de exportación de vino, al ser aprobada esta ley, se implicaría uno de los  principales rubros económicos de Colombia. “La inversión chilena en Colombia cerró el 2014 con USD 17.700 millones, representando el 19% del total de las inversiones de ese país en el extranjero. Asimismo, Colombia es el quinceavo país entre 150 que importa vinos provenientes de Chile”.

 

Los importadores de vino en Colombia, señalan que las finanzas en el país podrían disminuir, por una confusión entre licores destilados y bebidas fermentadas, puesto que el vino no es una bebida destilada cuya graduación está entre los 3.5 y los 15 grados de alcohol, mientras que en los licores destilados su graduación oscila entre los 15 y 45 grados de alcohol.


Comentarios