Aumenta el turismo médico en el país

Por: Agencia de Noticias UN | Mayo 22, 2016

Más del 30 % de los 6.125 viajeros atendidos en las instalaciones de sanidad aeroportuaria entre el primero de julio de 2013 y el 30 de junio de 2014 corresponden a personas que se han sometido a procedimientos quirúrgicos.

En el registro fueron reportados 381 pasajeros que se dirigían a Estados Unidos, España y Panamá luego de someterse a cirugía plásticas, ortopédicas, otorrinolaringológicas e incluso ginecológicas.

 

Así se evidenció en un estudio realizado por Daniel Fernando Porras, especialista en Medicina Aeroespacial de la Universidad Nacional, quien caracterizó los eventos médicos recibidos en el servicio de Sanidad Aeroportuaria.

 

El 30.86 % (1.890) de las personas atendidas recibieron diagnóstico posoperatorio; esto representa el mayor porcentaje de causa de consulta médica. La mayoría de los procedimientos quirúrgicos correspondieron a cirugías ortopédicas y un 16.5 % a cirugías plásticas.

 

Las siguientes causas prevalentes fueron embarazos sin complicaciones, con 599 casos; enfermedades del aparato digestivo, con un registro de 459 personas; 318 enfermedades del aparato respiratorio bajo y 361, del aparato circulatorio.

 

Para obtener estos resultados se analizaron los registros médicos de los usuarios (pasajeros, tripulantes, empleados y visitantes) que buscan asistencia médica en el servicio de sanidad aeroportuaria. Así, el 89 % de los pacientes atendidos eran pasajeros que fueron remitidos a consulta con el fin de determinar si eran aptos para el viaje.

 

Según el investigador, la especialidad quirúrgica más frecuentemente es la ortopedia, lo cual podría obedecer al hecho de que cuando una persona está inmovilizada con una férula o un yeso cerrado es evidente, por tal motivo es más probable que los funcionarios de las aerolíneas soliciten una autorización médica para el vuelo.

 

Durante el tiempo estudiado se presentaron cuatro casos de paro cardiorespiratorio. Uno de ellos ocurrió en julio de 2013, cuando un hombre de 55 años sufrió este padecimiento durante un vuelo de Bogotá a Cartagena. El siguiente caso sucedió en un vuelo Montería - Bogotá con una mujer de 78 años. A estos se suma el caso de un hombre de 83 años que llegaba a la capital de un vuelo desde Santa Marta y una mujer de 61 años procedente de Frankfurt.

 

Tres de los cuatro casos registrados se trataban de vuelos procedentes de una ciudad ubicada a nivel del mar y uno correspondió a un vuelo que salía de Bogotá, el cual tuvo que ser devuelto por emergencia médica. “En este caso la aeronave no alcanzó a despegar”, explicó el doctor Porras.

 

Según el experto, durante el vuelo, el estrés causa la disminución de la presión barométrica, es decir, disminución de la presión de oxígeno, a lo que se le suman molestias como vibración, turbulencia, ruido, temperaturas incómodas y baja humedad relativa. Adicionalmente, se presenta cansancio por la jornada de vuelo y las consecuencias por restricción del movimiento ante espacios limitados.

 

Las enfermedades del aparato digestivo fueron las más prevalentes en los casos que consultaron por enfermedad general, con un total de 459 personas. Esto fue relacionado con el hecho de que las molestias estomacales son uno de los principales problemas durante un viaje, ya sea de causa infecciosa o simplemente por un cambio en la dieta habitual de una persona.

 

Según el estudio, es difícil calcular la proporción real de los pacientes que requieren valoración médica en este aeropuerto, ya que en muchos casos los pasajeros no realizan las consultas por miedo a perder su vuelo, desconocen que existe un servicio médico en el aeropuerto, piensan en el costo de la atención, aun cuando esta es gratuita o, simplemente, quieren llegar a su destino antes de buscar atención médica.

 

Bajo costo y calidad


La mayoría de pasajeros sometidos a un procedimiento quirúrgico en Colombia recurrieron a operaciones estéticas, a pesar de que pueden surgir urgencias médicas como apendicitis o fracturas. Esto indica que el país está creciendo en el campo del turismo médico, dado el bajo costo, la accesibilidad y la calidad de los profesionales.

 

Ante el aumento del turismo médico, el investigador recomienda realizar más estudios en relación a este tema, teniendo en cuenta los cambios fisiológicos que experimenta el cuerpo humano durante un vuelo.

 

“En general, la educación médica en Colombia no contempla entre sus programas una cátedra dedicada a la exposición del hombre a ambientes especiales y lo que ello implica fisiológicamente en la salud y la enfermedad. Esto conduce a una falta de conocimiento por parte del profesional de la salud acerca de qué conducta debe tomar o qué restricciones dar”, concluyó el investigador.


Comentarios