¿Cómo sobrevivir a la inflación?

Por: Irene Urrea | Febrero 27, 2016

El fenómeno de El Niño, la devaluación del peso, la caída de los precios del petróleo y el aumento del dólar son temas que continúan impactando la economía colombiana e influyen directamente en el aumento de la inflación. Aquí diez recomendaciones para comprar y sobrevivir a la inflación

 

En los últimos 12 meses la inflación acumulada fue de 7,45 por ciento y el precio de los alimentos tuvo un incremento del 12,3 por ciento. Estas cifras no son ajenas ni distantes a las finanzas personales de los colombianos, por el contrario hacen que el dinero pierda su valor, es decir que alcance para comprar menos.

 

Por ejemplo, el Departamento Nacional de Estadística, DANE, identificó que los alimentos básicos con mayores incrementos durante el último año fueron: la cebolla, con un aumento del 69,92 por ciento; el tomate, con un 67,76 por ciento; hortalizas y legumbres secas, con un 55,60 por ciento; otros tubérculos, con un 53,04 por ciento y el fríjol, con un 45,79 por ciento.

 

Aunque el Gobierno nacional ya trabaja en medidas que permitan hacerle frente a esta situación, como la suspensión temporal de aranceles para algunos alimentos importados que componen la canasta familiar (para disminuir sus precios), es claro que los consumidores también deben adoptar prácticas de consumo responsable.

 

Aunque no es un momento fácil de afrontar ni una tarea sencilla de lograr, Resuelve tu Deuda trae algunos consejos que le permitirán resistir esta coyuntura económica y mantener sus finanzas personales a flote:

 

­   Prepare un presupuesto: sin duda esta es la mejor herramienta para organizar sus finanzas y el destino de su dinero. Tenga en cuenta sus egresos fijos mensuales, es decir lo que paga normalmente, especificando cifras exactas de cuánto gastará en mercado, transporte, servicios, deudas, entre otros, y no olvide incluir un rubro destinado al ahorro. Todos estos valores deben considerarse mes a mes para tener el presupuesto lo mejor adaptado a la realidad posible.

 

­   Priorice: es posible que dentro de sus planes usted quiera darse un gusto, pero primero piense si realmente es el momento, si lo necesita y si su situación se lo permite, así podrá tomar la mejor decisión.

 

­   Realice una lista: cuando haga mercado lleve una lista que incluya todos los artículos que debe comprar y acójase a ella en su totalidad. Con base en su presupuesto, únicamente cargue en su bolsillo el efectivo exacto que puede gastar. Deje en casa las tarjetas de crédito, así evitará la tentación de adquirir productos no duraderos con ellas.

 

­   Visite plazas de mercado: tenga en cuenta que en los almacenes de cadena una parte del precio de alimentos y productos incluye la intermediación, los sueldos de los empleados que están presentes en el proceso de distribución del producto, entre otros rubros que no se pagan en una plaza de mercado. Esto marca una diferencia para su bolsillo y le permite estirar su dinero.

 

­   Compre en grupo: al adquirir productos al por mayor es posible obtener mejores descuentos que si compra por unidad. Haga alianzas con dos o tres familias más y busque los almacenes y lugares que le garanticen los mejores precios.

 

­   Cuide los servicios: economizar significará un alivio para usted y su bolsillo, por eso tome medidas para ahorrar agua y energía con la ayuda de su familia. Apagar las luces cuando no las necesite, emplear la iluminación del día, secar la ropa al sol, reutilizar el agua de la lavadora, no demorarse en la ducha y cerrar la llave mientras se cepilla los dientes, pueden ser algunas opciones que seguramente se reflejarán en su factura.

 

­   Tenga en cuenta las promociones: varios almacenes publican en periódicos, revistas y páginas web sus ofertas, preste atención para que pueda compararlas y aprovechar los descuentos que se acomoden a sus necesidades.

 

­   Ojo con los gastos hormiga: el dinero que se gasta en esas pequeñas cosas del día a día (cigarrillos, comidas y refrigerios fuera, entre otros) puede ser más del que usted se imagina. Es preferible que dentro del mercado usted compre los productos que consume a diario en la oficina y los lleve en su bolso o maleta para evitar el descuadre de su presupuesto.

 

­   Liquide sus deudas: debido a la inestabilidad se toman medidas para controlar la economía. Por ejemplo, el Banco de la República anunció recientemente un incremento de 0,25 puntos en la tasa de interés de referencia dejándola en 6,25 por ciento. Aunque esta decisión no afecta directamente a las personas, sí hace que el dinero sea más costoso, por esta razón evite adquirir nuevos créditos y si de verdad es necesario para usted, busque uno con tasa fija. Si cuenta con uno de tasa variable, intente pagarlo lo antes posible para que no aumente el valor de las cuotas.

 

­   Diviértase: todos necesitamos actividades de esparcimiento para alejarnos de la cotidianidad de la vida y el trabajo. Divertirse no necesariamente tiene que ser un sinónimo de gastar ya que se pueden buscar nuevas formas de recreación. Existen muchos planes culturales sin costo o visitas a parques naturales que le permitirán despejar su mente sin gastar de más, simplemente tiene que investigar.

 

Organizarse, planear sus adquisiciones y saber elegir qué comprar y qué no, puede marcar la diferencia para usted y su bolsillo. Recuerde que no se trata de privarse o dejar de consumir sino de tomar las mejores decisiones basadas en una estrategia de ahorro que resguarde sus finanzas.

 

*De Resuelve tu Deuda


Tags

Comentarios