El enigmático millonario que quiere conquistar la televisión mexicana

Por: El Economista América y Edgar Sigler | Septiembre 27, 2014

El segundo hombre más rico de México no tenía rostro hasta hace unas semanas. Eso definía el misticismo alrededor de Germán Larrea, de quien sólo se conocía una pequeña y borrosa foto.

Pero en el transcurso de un par de semanas su nombre y su imagen han pasado a vestir la portada de los diarios, revistas y canales de televisión más vistos, para más tarde difundirse la imagen donde aparece estrechando la mano del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto. Además de que su bastión empresarial, la poderosa minera Grupo México, se vio involucrada en un severo accidente ambiental este mes.

 

Ahora el enigmático empresario desveló su interés por participar en la licitación de una de las cadenas de televisión que se otorgarán el siguiente año, lo que no ha caído nada bien en Grupo Televisa, la mayor firma del sector, y de la cual formó parte por años. "¿Qué lo motiva? ¿Chantajear, como dicen que hizo al decir que Enrique Peña Nieto le había pedido 200 millones de dólares? ¿Quiere TV para presionar al Estado?", cuestionó un alto directivo de Televisa, que habló bajo condición de anonimato.

 

Su huida de Televisa


Germán Larrea se desligó del consejo de administración de Televisa, con el fin de evitar un conflicto de intereses que le impidiera participar en la licitación, en la cual tiene prohibido por ley tomar parte la cadena. Sin embargo, importantes columnistas y periodistas de Televisa han dejado ver que existió una molestia en seno del conglomerado que dirige Emilio Azcárraga Jean, al saber del interés del empresario minero.

 

Aunque la decisión de Larrea pudo motivarse sólo por su interés en diversificar sus negocios, como ya lo ha hecho en el pasado, por ejemplo el minero también es dueño de la cadena de cines mexicana Cinemex, asimismo, tiene inversiones en la firma de servicios aeroportuarios GAP, y el propio Grupo México tiene filiales que compiten fuertemente en la construcción, ferroviario, y en la perforación de pozos petrolíferos. "Considera que para el tamaño de Germán Larrea, el segundo hombre más rico de México, quedarse en un solo lugar, no tiene sentido. Aquí sólo veo un tema de diversificación", opinó el analista del sector minero para la Casa de Bolsa Monex, Fernando Bolaños.

 

El analista puso de ejemplo al magnate Carlos Slim, el hombre más rico del país y uno de los más acaudalados del mundo, que si bien, su mayor negocio está en la multinacional América Móvil, cuenta con empresas muy fuertes en el sector minero, de la construcción o hasta en el inmobiliario. La determinación de Larrea de incursionarse en el sector televisivo también ha dejado preguntas sobre si tiene o no la experiencia para competir contra el conglomerado de medios más importante no sólo del país, sino de habla hispana.

 

Sin embargo su basta fortuna, y la experiencia que pudo adquirir como consejero de Televisa durante 15 años, pueden avalar su incursión en el mercado.

 

"¿Qué puede saber de TV como consejero? Lo mismo que se publica en los informes de resultados de una empresa que cotiza en la bolsa", dijo el directivo de Televisa que habló bajo condición de anonimato.

 

Larrea fue designado por primera vez en el consejo de administración de Grupo Televisa en 1999, según datos de la cadena en su informe anual a la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés).

 

Pero su desvinculación de la compañía evitará que exista algún conflicto de intereses que sea sancionable, tanto en el proceso de la licitación, como por la ley de competencia vigente, según explica el ex comisionado del extinto ente antimonopolios del país, la Comisión Federal de Competencia, Rodrigo Morales Elcoro. "Este caso es muy especial porque hasta ahora no forma parte de una empresa que compita con Televisa", opinó el especialista en temas de competencia.

Su entrada en TV


La reforma constitucional en materia de telecomunicaciones y radiodifusión aprobada el pasado año preveía la licitación de las nuevas cadenas de televisión con el propósito abrir la competencia en un mercado valorado en cerca de 42.000 millones de pesos (uno 2.470,6 millones de euros), y que domina Televisa con cerca del 70 por ciento.

 

"La entrada de Larrea a la TV no debe tener impacto en su negocio central, la minería, pues debemos verlo de una forma individual. Al final, Larrea cuenta con una fortuna privada que necesita diversificar y hay que considerar que existe un cambio estructural en las telecomunicaciones y en la radiodifusión que seguro quiere aprovechar", consideró Bolaños.

 

Los interesados en el concurso deberán presentar una propuesta que se calificará principalmente por los temas económicos, dando una ponderación del 60 por ciento al plan de cobertura y 40 por ciento a la contraprestación para el Estado, cuyo valor mínimo se fijó en 830 millones de pesos (unos 48,82 millones de euros) por cada cadena. El Instituto Federal de Telecomunicaciones anunció este jueves que adelanta de junio a marzo 2015 el nombramiento del adjudicatario de las nuevas cadenas.

 

Germán Larrea cuenta con una fortuna estimada de 14.800 millones de dólares (11.606,9 millones de euros, aproximadamente), según la lista de la revista Forbes, lo que lo sitúa como el segundo hombre más rico de México, y el número 68 a nivel mundial.


Tags

Comentarios