Aficionados siguen impactados por muerte de José Fernández

Por: Confidencial Colombia - @confidencialcol | Septiembre 25, 2016

Cientos de fanáticos se volcaron este domingo al estadio de los Miami Marlins, en La Pequeña Habana, donde expresaron su dolor por la trágica muerte del cubano José Fernández, pitcher estrella de ese equipo.

“Miami ha perdido el alma y el corazón de su equipo”, dijo entre lágrimas David Torres, un fanático que acudió al estadio de los Marlins junto con su hijo Gabriel, de 13 años, a rendir honores al lanzador. “Joseíto era el jugador más emblemático y carismático de nuestra comunidad. ¡Es una gran pena lo que ha ocurrido!”.

 

Fernández, de 24 años, falleció la madrugada del domingo con otros dos hombres -amigos del beisbolista, en medio de un accidente marítimo en South Beach.

 

La cubana Elsa Cameño, fanática del equipo y residente de La Pequeña Habana, recordó a Fernández como un virtuoso lanzador y un buen ser humano que empleaba su tiempo para compartir con sus seguidores.

 

 

 

“Él es un gran pitcher, pero por encima de todo una gran persona que todos reconocemos como un hijo de nuestra comunidad”, dijo Cameño. “Todavía no puedo creer que una persona como él se nos haya ido”.

 

El capitán Leonel Reyes, del Buró de Operaciones Marítimas del Departamento de Bomberos de Miami-Dade, dijo a el Nuevo Herald que las unidades de rescate llegaron a la escena a las 3:40 a.m., y encontraron un yate de pesca de 32 pies volcado sobre el malecón rocoso conocido como punto de acceso de los cruceros al puerto de Miami.

 

 

 

“Activamos dos buzos, se lanzaron al mar y encontraron inmediatamente dos cuerpos en el agua”, comentó Reyes. “[Luego] encontramos un tercer cuerpo [en el área rocosa], pero seguimos buscando hasta saber cuántas personas había en la embarcación [...] Continuamos hasta las 9:00 de la mañana cuando pudimos contactar a la familia de los fallecidos, quienes nos dijeron que en la embarcación había solo tres [personas]”. Reyes indicó que los tres cuerpos rescatados fueron trasladados a la estación de los Guardacostas en Miami Beach.

 

El vocero del Servicio de Pesca y Vida Silvestre, Lorenzo Veloz, dijo que una de las hipótesis sobre las causas de la tragedia que barajan los investigadores apunta a una aparente distracción en la conducción de la embarcación, la cual navegaba directo hacia una zona rocosa, de acuerdo con las pesquisas.

 

“Conducir de noche es algo que es bien difícil”, indicó Veloz. “Venían del norte hacia el sur, chocaron con las piedras y el bote se volcó. Dos cuerpos quedaron bajo la embarcación y otro salió volando. Pero todo sigue bajo investigación”.

 

 

 

Para los fanáticos como el colombiano David Garay, la muerte de Fernández fue más que desconcertante. Garay había llegado de viaje familiar desde Bogotá para disfrutar con su esposa Estela y su hijo Thomas, de 4 años, del partido que los Marlins iban a jugar con los Bravos de Atlanta, y en el que se esperaba celebrar los 3,000 imparables del pelotero japonés Ichiro Suzuki. 

 

“Estamos desconcertados”, dijo Garay. “Es increíble que un pitcher con tanto futuro haya muerto de esta manera”. Para Carmen Usma, residente de Coral Gables, la partida de Fernández enluta a una comunidad que lo quería por su talento en la cancha, pero sobre todo por “su don de gente”.

 

“Joseíto se ha hecho querer en Miami”, dijo Usma, mientras mostraba la camiseta con el número 16 de Fernández que acaba de comprar en una tienda del estadio. “Solo puedo decir que era un tremendo jugador, con un gran futuro, pero que ahora se ha ido”.


Comentarios