Van Avermaet se impuso en Le Lioran y ahora es el líder

Por: Confidencial Colombia - @confidencialcol | Julio 6, 2016

Un año después de su primera victoria en el Tour de Francia, en la 13ª etapa con final en Rodez, el belga Greg Van Avermaet (BMC Racing), escribe de nuevo su nombre con letras de oro. Esta vez, lo hizo en la cima de Le Lioran, sobre 216 km desde Limoges. Ahora, Van Avermaet es el nuevo líder, mientras Nairo Quintana se mantiene séptimo.

Greg Van Avermaet le arrebató el maillot amarillo al Campeón del Mundo, Peter Sagan, tras tres días de liderazgo en la general. Y si esta mañana confesaba que el final era quizá demasiado duro para él, esta tarde ha demostrado todo lo contrario, dando una lección de fuerza frente a sus compañeros de escapada. Thomas De Gendt, el último en rendirse, a 17 km de meta, en el ascenso al col du Perthus, se consuela no obstante con el maillot de la montaña.

 


Grivko toma la iniciativa

El Tour 2016 no ha tenido que lamentar, de momento, ningún abandono, algo que no ocurría desde el año 2005. Los 198 corredores que forman el pelotón han tomado la salida desde Limoges para cubrir los 216 kilómetros que los separaban de la estación de esquí de Le Lioran, en el macizo central francés. Tras los primeros kilómetros el pelotón rueda agrupado pese a los numerosos intentos de escapada. Coronan en grupo la Cota de Saint-Leonard-de-Noblat, en la que Jasper Stuyven suma un nuevo punto para consolidar su frágil liderato en la clasificación de la montaña (5 puntos).

 

Pero hacía falta un rodador experimentado, como Andriy Grivko (Astana), para que llegara la acción. A la altura del km 21, el ucraniano se desmarca del grupo. Ocho corredores más se unen a su iniciativa: Rafal Majka (Tinkoff), Cyril Gautier (AG2R), Greg Van Avermaet (BMC), Serge Pauwels (Dimension Data), Bartosz Huzarski (Bora-Argon), Thomas De Gendt (Lotto-Soudal), Romain Sicard (Direct Energie) y Florian Vachon (Fortuneo). La fuga rueda feliz al inicio de la jornada y consigue una cómoda ventaja de 6'40” a la altura del km 50, pero los malentendidos no tardan en llegar.

 

Un trío en cabeza

La escapada llega al km 85 con un clima poco propicio a los relevos y a la colaboración. Van Avermaet, De Gendt y Grivko deciden entonces seguir trabajando por su cuenta y se adelantan a sus compañeros. Detrás, el pelotón aprueba la iniciativa y consiente el aumento progresivo de la ventaja de los escapados: 12 minutos en el km 120 y un máximo de 15'05” a 65 km de meta.

 

 

El trío en cabeza surca la Côte de Puy Saint-Mary (3ª categoría) y el col de Néronne (2ª), que corona Thomas De Gendt, decidido a hacerse con el maillot de lunares. Movistar saca entonces la artillería pesada para tirar del grupo con el fin de endurecer un poco el ritmo de la carrera. La selección es efectiva y el ascenso al Pas de Peyrol se cobra sus primeras víctimas: Grivko se descuelga del trío a dos kilómetros de la cima y deja a un dúo belga en cabeza para coronar el Pas de Peyrol a 7' del pelotón. El acelerón de Movistar también provoca un corte en el grupo principal del que se desvinculan, entre otros, el maillot amarillo Peter Sagan pero también Vincenzo Nibali, Dani Navarro, Zakarin, Frank Schleck, Alexis Vuillermoz o Eduardo Sepúlveda.

 

Van Avermaet se la juega a 17 km de meta

Van Avermaet lanza su fulminante ataque a 17 km de meta, en plena subida al Col du Perthus (2ª categoría). La ofensiva funciona y De Gendt es el primer perjudicado (no tarda en quedarse atrás). El Team Sky de Froome colabora con Movistar al frente del pelotón pero ya parece imposible frenar una victoria del belga de BMC. Y así es, tras coronar la última dificultad de la jornada, el col de Font de Cère, el explosivo sprinter vuela para conseguir su segunda victoria en un Tour de Francia, que viene acompañada además por un flamante maillot amarillo. El último belga en lucir el maillot amarillo fue Jan Bakelants, en 2013.


Comentarios