El fútbol lamenta la muerte de Johan Cruyff

Por: Confidencial Colombia - @confidencialcol | Marzo 24, 2016

El astro holandés falleció este jueves a los 68 años tras padecer un cancer de pulmón. Esto, según un comunicado difundido por su familia a través de su página web.

Johan Cruyff murió en Barcelona a sus 68 años, después de una dura lucha contra un cáncer de pulmón. Ya el 22 de octubre de 2015, su familia había confirmado que al emblemático exjugador de Ajax, Barcelona FC y de la selección holandesa, se le había diagnosticado un cáncer de pulmón, solo dos días antes.

 

Formado en la escuela del Ajax -vivía a la vuelta de la esquina del club-, Cruyff siempre destacó con la pelota entre los pies. Quemó etapas a una velocidad de vértigo y se asentó en un equipo profesional que prontó sería la envidia de Europa por su juego un tanto anárquico pero definitivo porque todos hacía de todo. Así, a las órdenes de Rinus Michels, quien es considerado su padre futbolístico [al menos en cuanto a idea y desarrollo del concepto del juego], conquistó tres Copas de Europa consecutivas entre 1971 y 1973, además de múltiples títulos nacionales, liderando a un equipo que pasó a la historia.

 

Cruyff es uno de los mejores futbolistas de la historia, galardón que comparte con figuras como Pelé, Di Stéfano, Maradona y Messi, entre otros. Parte de ese reconocimiento le llegó con la selección holandesa. Fue, sobre todo, en el Mundial de 1974, cuando a los oranje se les bautizó como a La Naranja Mecánica por la extensión del fútbol que practicaba el Ajax, por un fútbol rebelde que incluso acompañaban con largas melenas y cortes de pelo a lo Beatle. Aunque perdieron en la final ante la Alemania capitaneada por Beckenbauer, quizá es la derrota más triunfadora que hay en el mundo del fútbol.

 

Acabado el torneo de Alemania, Cruyff firmó por el Barcelona convirtiéndose en el fichaje más caro de la historia del club, que pagó al Ajax 60 millones de pesetas. Como jugador del Barcelona agrandó su leyenda y conquistó un título liguero, en 1974, y una Copa del Rey cuatro años después. Pasó también por Los Ángeles Aztecas y Washington Diplomats (EEUU), jugó varios meses en el Levante en Segunda División y regresó a Holanda. Y, en lo que fue en un gesto de despecho porque no le quisieron en el Ajax, optó por firmar por su mayor enemigo, por el Feyenoord [gesto que en Holanda aún se lo recriminaba hoy en día parte de la cúpula directiva ajacied], donde colgó las botas pero no su pasión por el balón.

 

Así, regresó al Ajax como técnico entre 1985 y 1988 para después firmar por el Barcelona, donde empezó su verdadero reinado -por más que el presidente Josep Lluís Núñez se lo discutiera- azulgrana. Junto a Charly Rexach, que le hacía de segundo, empezaron a implantar la filosofía del rondo en el fútbol español. El equipo tocaba siempre desde atrás, buscaba al menos tener tres posibilidades de pase en cualquier parcela del campo y gobernaba los encuentros. Ocurrió, sin embargo, que los títulos tardaron en llegar, porque en los dos primeros años se salvó de la quema en la Copa de 1990. Aunque le sirvió para coger carrerilla porque luego ganó cuatro Ligas seguidas y llevó al Barça a ganar la primera Copa de Europa de su historia, el 20 de mayo de 1992 frente a la Sampdoria de Lombardo. Perdió, sin embargo, en 1994, otra final de la Orejona en un duelo terrible ante el Milan, que le aplastó por 4-0.

 

Acabado su periplo en el Barcelona, decidió abandonar el fútbol y ayudar tanto al Ajax como al Barcelona en diferentes épocas como asesor a la dirección deportiva. E incluso aceptó entrenar a la selección de Catalunya de 2009 a 2013. Pero el tiempo se lo dedicaba a su familia, al golf y a sus negocios -una empresa de calzados, una universidad, una fundación.


Comentarios