El Barcelona se vuelve a divertir al ritmo que marca Messi

Por: Rubén Rodríguez | Enero 9, 2016

El argentino volvió a ser determinante en una nueva victoria del conjunto azulgrana, en el que Arda Turan y Aleix Vidal debutaron en Liga después de la sanción impuesta al conjunto azulgrana. El '10' culé continúa en estado de gracia y un nuevo 'hat-trick' más un postrero gol de Neymar sirvieron para que los culés sumen otra importante victoria en el campeonato nacional (4-0).

Este lunes se dará a conocer al próximo Balón de Oro y sólo hay un razón para explicar el poco ruido mediático que ha tenido un premio que, año tras año, hace correr muchos ríos de tinta: es tan evidente que Leo Messi será el ganador del galardón que se otorga al mejor jugador del año que todo el mundo espera a que se confirme este lunes, consiguiendo el quinto premio en su carrera. El argentino es de otro planeta y lo volvió a demostrar ante el Granada.

 

Ocho minutos. Ése es el tiempo que duró la resistencia del Granada, si bien es cierto que su muro pudo caer cuatro minutos antes si Jordi Alba hubiera conseguido acertar en un claro mano a mano ante Andrés Fernández. Como está siendo habitual a lo largo de la temporada y en especial en los últimos partidos, la MSN volvió a marcar el desarrollo del partido, bailando al ritmo que marcó un más que enchufado Leo Messi.

 

La inclusión en el once inicial de Arda Turan sirvió para descolocar aún más a la defensa del Granada. La continua movilidad de los tres jugadores de ataque tuvo aún más éxito gracias a la aportación del turco, hombre ante quien el Granada no sabía cómo colocar sus piezas sobre el césped. José Ramón Sandoval decidió saltar al césped con un 5-3-2 y el Barça demostró que acumular jugadores en la retaguardia no es sinónimo de defender mejor. 

 

Turan fue uno de los jugadores más desequilibrantes de los primeros minutos del choque, aunque fue de más a menos: comenzó siendo una pesadilla para la defensa nazarí, pero poco a poco se desdibujó. Aún así, sus primeros minutos fueron realmente buenos, lo que sirvió para unos primeros grandes compases azulgranas. De haber tenido un poco más de acierto de cara al gol, el Barça se podía haber marchado al descanso con goleada.

 

Messi fue suficiente para desequilibrar la balanza

 

Poco necesitó el Barcelona para ponerse por delante. Corría el minuto 8 cuando Messi iniciaba una jugada en el borde derecho del área andaluza. Su pase diagonal lo dejó pasar entre sus piernas Luis Suárez y, tras recibirlo,Arda lo filtró al área para que el argentino lo convirtiera en gol; sólo seis minutos después, una gran combinación entre Neymar, el uruguayo y el delantero argentino ponía una insalvable distancia en el marcador.

 

Pero la diferencia en el electrónico pudo ser aún mayor a poco que el Barcelona hubiera tenido algo más de acierto de cara a gol. Dos claros mano a mano de Jordi Alba y Arda Turan, un remate a puerta vacía de Luis Suárez o una buena volea de Neymar pudieron ampliar la ventaja de un Barça que se divertía sobre el césped ante un Granada cuyo mayor peligro en la primera parte fue un lejano disparo de Rochina que no encontró la portería de un inédito Bravo.

 

Homenajes para cerrar el partido

 

Muy poco varió el guión en la segunda parte, donde el Granada ofreció muy poco y el Barça fue el completo dominador del balón. Tan en estado de gracia está Messi que, aún sin quererlo, le llegaban regalados los goles. Corría el minuto 58 cuando Neymar, en un mano a mano ante Andrés, estrellaba su disparo en el palo: el argentino, llegando desde atrás y ante la pasividad de la defensa, se anticipaba para firmar su particular 'hat-trick'.

 

De aquí hasta el final, Luis Enrique aprovechó el resto de partido parahomenajear a sus jugadores. Primero, retiro a Aleix Vidal -correcto en el partido, sin más- con el consiguiente aplauso de la grada, aunque aún fue más grande para recibir a Dani Alves. Y, después, la misma situación con un Arda que fue de más a menos. En el tramo final, Neymar aprovechaba otro regalopara sellar la goleada, que no es más que la antesala del quinto Balón de Oro de Messi.


Comentarios