¿Cuál es el equipo que la mafia obligó a cerrar?

Por: El Confidencial | Diciembre 30, 2015

La Mafia nunca muere. Es imposible matarla cuando es un virus que durante siglo y medio ha contaminado las raíces de buena parte de la vida social italiana y mundial.

Lo único que se puede hacer, como con una enfermedad incurable, es aplicar remedios paliativos contra ella para que afecte lo menos posible. De hecho, nos olvidamos de que existe hasta que sucede algo que nos lo recuerda, como un asesinato, un arresto significativo o la relación de algún personaje relativamente conocido con la Cosa Nostra, la 'Ndrangheta, la Camorra... Pero siempre está ahí, más activa o menos, pero nunca desaparece y afecta a cualquier ámbito social que conozcamos, de manera más directa o indirecta. Incluso afecta en un club pequeño, desconocido para la gran mayoría de Italia.

 

El Sporting Locri es un equipo de fútbol sala femenino situado en la ciudad de Locri, en plena Calabria. Hasta hace unas pocas semanas era eso, un buen equipo que disputaba el título en la Serie A, la máxima categoría del fútbol sala femenino.

 

Las jugadoras del Locri antes de un partido (Facebook).

Las jugadoras del Locri antes de un partido (Facebook).

 

Pero un día, el presidente del club, Ferdinando Armeni, encontró un papel en el parabrisas de su propio coche en el que se leía "tienes que cerrar el Sporting Locri". Al principio, Armeni se lo tomó como una simple broma de mal gusto, pero no le dio más importancia. A esa nota le siguieron tres más en los siguientes días y varias otras a otros dirigentes del club. La última, el 23 de diciembre, fue la que realmente hizo al presidente tomar la decisión definitiva de cerrar el club.

 

"Quizá aún no has entendido que debes cerrar el Sporting Locri si no quieres que haya problemas. ¿Quién suele sentarse aquí?", decía la nota situada cerca de la ventana de atrás, junto a la silleta de la hija de Armeni de 3 años y medio. El coche no lo podía mover, porque se había encontrado los dos neumáticos posteriores del automóvil pinchados. "Cuando las amenazas se dirigen a los niños llega el momento de dejarlo todo", así hizo públco Armeni que cerraba el Sporting Locri. "Ya no se dan las condiciones. He construido con sacrificio este equipo, un orgullo para Locri y para toda Calabria. No sé quién está detrás de esto ni qué pretende obtener con el cierre del club", dijo en declaraciones recogidas por 'Il Corriere della Sera'. 

 

Dentro de la estructura del Sporting Locri hay cuatro personas españolas. Tres de ellas son jugadoras del primer equipo, María Soto Vela, Lioba Bazán y Beita Fernández, y el entrenador del club, Willy López Lapuente. El Confidencial se puso en contacto con ellos pero prefirieron mantener silencio ante la incertidumbre que rodea su situación. Según declaraciones del alcalde de Locri, Giuseppe Praticò, están "trabajando para hacer volver a Italia a las tres chicas españolas y el entrenador Lapuente".

 

El presidente espera que el club pueda jugar el 10 de enero (Facebook).

El presidente espera que el club pueda jugar el 10 de enero (Facebook)

 

Como era de esperar, en cuanto Armeni dio a conocer el cierre del equipo todo el deporte italiano se ha volcado para mostrar su respeto y apoyo al Sporting Locri. "El Locri debe jugar. El deporte italiano está con el club, con sus dirigentes, sus técnicos y sobre todo con las jugadoras que no deben en absoluto ceder a estos vergonzosos gestos, intolerables en un país civil", dijo el presidente del Comité Olímpico Italiano (CONI), Giovanni Malagò. Mientras, Carlo Tavecchio, presidente de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC), aseguró que "el fútbol italiano está unido contra la violencia y las amenazas de quien no quiere que se haga deporte".

 

¿Vuelta a las pistas?

Después de todos los mensajes de apoyo y el ofrecimiento de protección de los cuerpos de seguridad del estadio pueden hacer cambiar de opinión al presidente del equipo. En una entrevista concedida a 'La Repubblica', Ferdinando Armeni, dijo que "las chicas estarán el 10 de enero en la pista contra la Lazio".

 

"Es justo jugar. Naturalmente debo acordarlo con el resto de socios y las instituciones, necesitamos que se den todas las condiciones, pero me gustaría ver en el campo a las chicas. Se lo merecen y se lo merece la ciudad", dijo. Aun así, confirmó que aún tiene "la idea de dejarlo todo". Sin embargo, sigue sin saber quién está detrás: "Se ha dicho que la sociedad o yo tenemos deudas, pero no es verdad".

 

El caso está ya en manos de los 'Carabinieri', que sin embargo todavía no encuentran ningún móvil económico, típico motivo en el que se implicaría al 'Ndrangheta. "Somos cincuenta personas en el club y llevamos todo el peso. A las chicas sólo les cubrimos los gastos porque hay varias que vienen de fuera".


Comentarios