Adiós al payaso y acróbata legendario de los Trotamundos de Harlem

Por: Confidencial Colombia - @juankavalle | Diciembre 28, 2015

Hace poco más de diez años Meadowlark Lemon, estando ya retirado, admitió que continuaba entrenando su físico y practicando su tiro, el 'hook shot'. Lemon fue una referencia del baloncesto durante 20 años.

“Cuando iban a una cancha de baloncesto, parecía que hacían hablar a la pelota. Y dije: “Esto es mío, esto es para mí”. Estaba teniendo una visión. Estaba teniendo un sueño en mi corazón”. Meadowlark Lemon vio por primera vez a los Harlem Globetrotters cuando tenía 11 años, durante una niñez en la que dio rienda suelta a su puntería gracias a una percha y la bolsa de las cebollas -que hacían de aro y red- junto a una pelota casera a base de embases de leche.

 

La economía familiar no daba para más en la década de los 30 en Carolina del Norte. Doce años después debutaría con los Globettroters, equipo donde jugaría durante 26 temporadas, visitando más de 100 países, acumulando unos 16.000 partidos y siendo su cara más reconocida. Este domingo, en su casa de Arizona, 'The Clown Prince of Basketball' falleció a los 83 años.

 

Meadowlark Lemon en 2010.

Meadowlark Lemon en 2010.

 

“Meadowlark era el más sensacional, increíble, asombroso jugador de baloncesto que haya visto nunca. Para la gente sería Dr J o incluso Jordan, pero para mí Meadowlark Lemon”, señaló poco antes de su muerte Wilt Chamberlain (con quien compartió durante un tiempo vestuario) en una entrevista en 1999 que recuerda en estos días 'The New York Times'. Su talento fue admirado también por otros como el propio Michael Jordan -“se crió a un lado de la ciudad. Y yo en el otro. Cuando Michael era joven, decía que quería ser como yo”-, comentó Lemon sobre el '23'.

 

Llamaba tanto la atención que hasta sus últimas entrevistas no era extraño que se le cuestionase por qué no se interesó en jugar en la NBA, como una a 'Sport Illustrated' en 2010. “Cuando usted va a una exhibición sobre hielo, ves todos esos hermosos patinadores y luego ves al payaso salir al hielo tropezando y fingiendo como si apenas pudiera mantenerse en sus patines sólo para hacer reír... Muchas veces ese payaso es el mejor patinador de todo el grupo”.

 

Meadowlark Lemon y el presidente Ronald Reagan.

Meadowlark Lemon y el presidente Ronald Reagan.

 

De hecho, durante su etapa vistiendo la camiseta de estrellas doradas sobre fondo azul -1955 a 1978-, los Globetrotters era un equipo más famoso que las franquicias de la NBA, llenando más los pabellones que éstos. Sonada es la victoria en 1948 -antes de la entrada de Lemon- de los 'cómicos' ante los ganadores ese año de la NBL (pre NBA), los Minneapolis Lakers. Este triunfo de un equipo de negros sobre uno de blancos supuso el veto para que jugadores de aquella raza pudiera competir en la liga profesional.

 

Su 'hook shot' patentado

Lemon llevó la voz cantante un par de décadas con el mayor sueldo del grupo y siendo el autor de bromas que aún perviven como la de rociar de confeti a la grada/árbitros con cubos -aparentemente llenos de agua- y otros trucos más complejos de imitar: su famoso tiro de gancho 'patentado' que le hizo tan ilustre.

 

 

Lemon consiguió una beca para estudiar en Florida A&M y fue elegido para seguir su carrera en la pista con el Ejército estadounidense, desde donde fue aceptado para viajar a los partidos de exhibición con los Globetrotters. Cuando en 1978 abandonó el equipo por diferencias salariales, 'The Clown Prince of Basketball' continuó viajando bajo la bandera de otros equipos de exhibición. Padre de diez hijos, tras su retirada del negocio pasó a ordenarse como ministro evangelista y fundó su propia iglesia en 1994.

 

 "Llevó la felicidad a millones de personas por el mundo"

“Mi destino fue hacer feliz a la gente”, señaló en 2003, durante la ceremonia por la cual entraba a formar parte del Naismith Memorial Basketball Hall of Fame. Fue el rostro del deporte llevado categóricamente al espectáculo. “Fue un increíble animador que llevó la felicidad y grandes momentos a millones de personas alrededor del mundo. Hemos perdido a un gran embajador del juego”, ha señalado el actual CEO de los Globettroters, Kurt Schneider.

En 2003, cuando entró con 71 años en el Hall of Fame estadounidense y pese a estar retirado, admitió que se levantaba a las 4 de la mañana para rezar, ir al gimnasio, hacer algunos sprints y practicar el tiro, “debo mantener ese 'hook shot' (tiro de gancho) en funcionamiento”.



Comentarios