Dumoulin se impuso, Nairo ahora es quinto

Por: El Confidencial | Septiembre 9, 2015

El holandés Tom Dumoulin (Giant) ganó 17ª etapa de la Vuelta a España, una contrarreloj individual de 38,7 kilómetros corrida en Burgos. Nairo Quintana fue sexto y ascendió a quinto en la general.

Era su día, su momento, y lo aprovechó a la primera. Tom Dumoulin cumplió su condición de favorito y se impuso en la contrarreloj de Burgos, en la que batió a sus rivales directos para enfundarse el jersey rojo de líder de la Vuelta a España. Dumoulin marcó un tiempo de 46:01 minutos y aventajó en 1:04 a Maciej Bodnar, que fue el mejor de la etapa durante mucho tiempo y acabó cediendo al poderío del holandés. También supero´en 1:08 a Alejandro Valverde. Los que se situaban en el podio hasta esta 17ª jornada acabaron por detrás de Dumoulin: Fabio Aru, el más próximo a 1:53 minutos, Rafal Majka a 2:38 y Purito Rodríguez a 3:06.

 

En una contrarreloj, ser especialista y no serlo marca una diferencia desorbitante. Hay corredores que disimulan su dificultad en la disciplina mejor que otros y hay otros que le cogen el tranquillo a una edad ya avanzada. Ese esel mérito de Valverde, que fue campeón de España contra el crono el año pasado y que fue el único de los favoritos que aguantó (relativamente) a Dumoulin. Pero el resto de candidatos se han perdido muy, muy lejos del minuto.

 

Purito no ha sido en absoluto como Valverde. Nunca fue bueno en contrarreloj y nunca lo será. Era evidente que había conseguido poco margen con Dumoulin, con ese 1:51 que sacó del tríptico cantábrico, pero no se podía esperar que perdiese tanto tiempo, más de tres minutos, y se complicase enormemente su futuro en la general, no tanto por Dumoulin, sino por Fabio Aru, que sí que se mantuvo firme pese a sufrir como un perro.

 

 

La pelea por el rojo, sin embargo, se aplaza hasta el último día. Dumoulin tiene 3 segundos sobre Aru y 1:15 sobre Purito. "Estoy muy contento, pero aún quedan etapas duras. Es como un sueño", dijo el holandés en meta. La primera referencia a tener en cuenta en la cromo fue la de Maciej Bodnar, quien marcó en meta 47:05 minutos. El polaco mantuvo la primera plaza hasta la llegada de Dumoulin, inapelable, bajando 1.04 minutos el anterior registro.

 

Hubo poco debate. Se impuso la lógica del holandés sobre la fe y el entusiasmo de sus rivales, que pronto vieron que sus opciones eran muy reducidas. Dumoulin ya dejó claro su poderío en el punto cronometrado del kilómetro 13, donde ya le había endosado 1:11 minutos a Purito, 1 a Majka, 44 segundos a Aru, 41 a Quintana y 28 a Valverde. 


Grandes diferencias en el sector más favorable del recorrido para los escaladores. El holandés dobló con suma facilidad a Mikel Nieve, que salió dos minutos antes y llegó más de tres minutos y medio después. Su posición sobre la bici era perfecta: estático, firme con la espalda en casi un idóneo ángulo recto con respecto a las pedaladas, siempre constantes. Nada más empezar, ya marcaba unos inspiradores 58 km/h.

 

El medallista de bronce del Mundial de Ponferrada 2014 siguió con su exhibición en el segundo punto intermedio y fue aumentando su ventaja, si bien no pudo noquear a Aru, que salvó los muebles hasta el punto de colocarse a solo tres segundos antes las tres etapas de competición que restan. "La Vuelta no ha terminado", resumió el ciclista sardo.

 

Este jueves se disputa la decimoctava etapa entre Roa y Riaza, de 204 kilómetros. Es una etapa tramposa. Parece tranquila, de media montaña... pero con un puerto durísimo de primera a 13 kilómetros de meta... Puede que el rojo le dure muy poco a Dumoulin.


Comentarios