Alguna lección debe quedar

Por: Oscar Sevillano @sevillanojarami | Marzo 2, 2015

Recuerdo que en 1998 cuando se alistaban candidatos para competir por las curules de Senado y Cámara, hubo una que me llamo la atención: El entonces Representante a la Cámara por las Negritudes Agustín Valencia Mosquera, preparaba campaña para ascender al Senado de la República y para ello buscó como compañero de fórmula al actor de televisión Pedro Mogollón. OPINIÓN

Por ser cercano a esa campaña a la que fui invitado por una amiga de mi familia, no dude en preguntar a quien se le había ocurrido escoger a Pedro Mogollón como candidato a la Cámara de Representantes por las Negritudes, cuando su físico no correspondía a la de una persona de raza negra, sino todo lo contrario. El color de su cabello, piel y ojos, no dan ni siquiera para pronunciar la tan conocida respuesta acomodada de que “Todos somos Afros”.

 

Debo confesar que fue en ese momento, cuando comprendí las razones por las que la raza negra en Colombia no ha podido lograr que se le escuche en las altas esferas del poder en nuestro país.

 

Esa fue la primera ocasión a la que era invitado a participar en política y fue precisamente ahí cuando empecé a darme cuenta de que como el grupo de Agustín Valencia, habían muchísimos más en Colombia, que buscan competirle al otro con las mismas prácticas de la política tradicional y sucia con la que se ha manejado este país, es decir, imponiendo a los familiares o amigos del personaje que más poder tiene, así el que llegue a aspirar, sea una persona que nada tiene que ver con el asunto, como en el caso de Pedro Mogollón con las negritudes.

 

El hecho que menciono sucedió hace exactamente 17 años y por lo visto la situación no ha cambiado mucho. Es por esto que hoy para mí no es raro ver que personajes como María del Socorro Bustamante y Moisés Orozco, sean quienes vayan a ocupar las curules que por Ley le pertenecen a la población afrodescendiente en Colombia, y aun así, la lección al parecer no se ha aprendido.

 

Un error político que se comete al interior de la población afrodescendiente en Colombia, es el estar divididos, y es precisamente por este motivo que se permitió que esta curul no tenga la representatividad nacional con el reconocimiento legítimo que se requiere. Una vez lo dije en un foro al que fui invitado, que esa falta de unión y de organización en las comunidades Afros de nuestro país, es la razón por la que hoy por hoy, en el alto gobierno a la raza negra, únicamente se le tenga en cuenta para buscar votos en época electoral.

 

Puede ser que María del Socorro Bustamente y Moises Orozco tengan antepasados de raza negra, supongo que también Alfonso Gómez Méndez y Almilkar Acosta los tuvieron, de no ser así no veo la razón para que los dos primeros se hicieran elegir como Afrodescendientes, con votos de Afrodescendientes no nos digamos mentiras, y lo que es peor, que los dos exministros fueran la cuota de las negritudes en el gabinete ministerial, hace poco, según las palabras del presidente Juan Manuel Santos, quien los presentó de esa manera. Pero ellos como tal no lo son, por tanto pregunto, ¿Es legítimo que se los haga ver como representantes de la raza negra en la política colombiana?.

 

Tiene razón la comunidad afrodescendiente en Colombia en estar molesta, pero que pena señores. Ya es hora de que reconozcan su culpa y aprendan la lección, porque alguna tendrá que quedar.

 

De no ser porque en Colombia existen organizaciones de afrodescendientes en el Valle, Nariño, Cauca, Chocó, más los departamentos de la Costa Atlántica, sin contar las de Medellín y Bogotá, cada una con intereses particulares, las cuales se pelean entre ellas mismas, hoy no seríamos personas de raza negra, con representación blanca en el Congreso de la República.

 

Para colmo, vea no más en manos de quien fuimos a quedar, Yahir Acuña, el personaje político más nefasto que hay en el momento, que es quien se encuentra detrás de las curules.

 

Lo anterior no es nuevo claro está, porque en la legislatura pasada una curul la ocupaba un heredero de Juan Carlos Martínez, preso por parapolítica y la otra la tenía Yahir Acuña que era apoyado por la Gata, condenada por Lavado de Activos. Es justamente esto lo que no entiendo, porque como así que se protesta solo cuando una persona de piel blanca llega al cargo con el apoyo de políticos cuestionados, y cuando es una de raza negra que anda también con malas compañías, todo el mundo callado. ¿Es esto lógico?. Por favor señores seamos coherentes.

 

No es normal que solo hasta ahora se venga a protestar, cuando estas situaciones no son nuevas, por lo que estoy seguro de que nos ha llegado la hora de dejar la hipocresía con la que hemos venido trabajando la participación en política de nuestra etnia. La misma con la que comemos callados cuando se trata de una persona de raza negra quien ocupa la curul, así esta se encuentre acompañada de personajes con problemas judiciales por corrupción, y protestemos cuando de igual manera llegan personas con un entorno bastante cuestionado, pero de raza blanca.

 

Estoy seguro de que una mayor cohesión, unión y mejor organización en la comunidad afrodescendiente, podrá lograr que se elija a candaditos de nuestra etnia, con una hoja de vida impecable y que tenga el convencimiento y el conocimiento de las necesidades de la población de raza negra en Colombia y trabaje por ellos sin ningún distingo. 


Tags

Comentarios