Lo que nos trae la simplificación tributaria

Por: Roberto Hinestrosa Rey – Presidente Concejo de Bogotá | Septiembre 1, 2016

Opinión| Muchas han sido las manifestaciones en contra del desmesurado incremento del impuesto predial en Bogotá, donde los propietarios de los inmuebles ya no saben qué hacer para poder cumplir con el tributo que en la mayoría de los casos sobrepasa su capacidad de pago. 

Año tras año los ciudadanos se enfrentan a la tortuosa tarea del pago del impuesto predial, gran parte de sus ingresos se destinan al gravamen que excede los valores justos, obligando a muchos ciudadanos a evadir el pago poniendo en riesgo sus bienes.

 

El problema ya ha sido estudiado por el Gobierno Distrital a través de un proyecto de acuerdo que cursa en el Concejo y el cual fue aprobado en la Comisión de Hacienda y Crédito Público y que se espera pase hoy en plenaria de la Corporación. Las dudas al respecto son muchas, y no es para menos; la ciudadanía ignora gran parte de los cambios que surgirán tras la aprobación de esta propuesta y es obligación de la Secretaría de Hacienda del Distrito poner en marcha un plan a través del cual los contribuyentes conozcan el fondo de la iniciativa, que en últimas afecta directamente su economía.

 

Hay varios puntos por explicar, por ejemplo, el proyecto busca que el impuesto predial se establezca aplicando tarifas progresivas, sin tener en cuenta el estrato socioeconómico, dejando, este último, de ser un indicador de riqueza; con esto el valor a pagar por el impuesto predial dependerá directamente del avalúo catastral de cada vivienda; a aquellas que se encuentran en estratos 1,2 y 3 y que están avaluadas por debajo de los 135 Salarios Mínimos Legales Vigentes, se les aplicarán unas tarifas mucho menores.

 

Esto con el fin de  aliviar las inequidades presentadas en años anteriores, generando un sistema de tarifas justas y proporcionadas, protegiendo los bienes de los menos favorecidos y una mayor efectividad en recaudo. Beneficios para la ciudad y para los contribuyentes.

 

El proyecto también contempla unos topes en el valor del crecimiento del tributo, evitando que el impuesto predial se incremente de un año a otro desmesuradamente; durante los últimos años se han registrado alzas hasta del 80%, dejando sin capacidad de pago a los contribuyentes y en déficit al Distrito por el aumento de la deuda. A partir de ahora en ningún caso el impuesto predial podrá registrar un crecimiento mayor al 20% con respecto al valor pagado el año anterior.

 

Dentro de la iniciativa se contempla también el pago por cuotas, que deberá reglamentar la Administración Distrital, así como el descuento por pronto pago con una deducción de 10% más el 3% si el pago es virtual.

 

De esta manera las medidas que adopta la iniciativa permitirán la reducción de tarifas en este ajuste tributario con topes inferiores para predios de estratos bajos.

 

En todo caso es fundamental que la Administración Distrital socialice y explique esta simplificación tributaria como responsable de la iniciativa.   


Comentarios