Plan de Desarrollo entierra el 'todos ponen'

Por: Agencia de Noticias UN | Junio 4, 2016

La movilidad sigue siendo uno de los lunares de los planes de desarrollo de las administraciones de Bogotá, y el propuesto por el alcalde Enrique Peñalosa no es la excepción. Además de la movilidad, el aspecto ambiental y los planes de expansión urbana, así como la venta de la ETB sobre la base de información distorsionada a los bogotanos, son algunos de los “lunares” propuestos por el alcalde.

Académicos de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), consultados por la Agencia de Noticias, destacan que a pesar de que el Plan de Desarrollo, titulado “Bogotá mejor para todos 2016-2020”, fortalece temas relacionados con el transporte público, la construcción de troncales, el avance en los estudios del Metro y otros temas de movilidad, convergen en señalar que no especifica cómo se conseguirán los recursos para llevarlos a cabo.

 

Por ejemplo, afirma el profesor José Stalin Rojas, director del Observatorio de Logística y Movilidad de la U.N., aunque ofrece la posibilidad de hacer un pago anual “a cambio de la habilitación para circular en horarios de ‘pico y placa’”, según señala el Plan de Desarrollo, parece ser una alternativa racional para captar los recursos que necesita la ciudad, la medida rompe no es igualitaria.

 

“Quienes tengan recursos económicos quedarían exentos de contribuir a mejorar la movilidad, es decir, rompe con la filosofía de que la movilidad la hacemos todos”, subraya.

 

Por su parte, el docente William Castro considera que la medida del pago por “pico y placa” puede ser buena siempre y cuando se contemple que tal tributo sea alto, por lo menos el 10% del valor del vehículo en circulación, pues no busca que todos evadan la medida del pico y placa.

 

Asimismo, destaca el profesor Rojas, el Plan de Desarrollo no especifica una política de tarifas. La financiación y sostenibilidad de los distintos tramos y contratos de las nuevas troncales, como la avenida 68, debería ser explícita.

 

Sobre el tema Metro, el profesor Castro mencionó que la ciudad lo necesita, pero probablemente se deberá contemplar una combinación, de metro elevado y subterráneo, ya que existen zonas en la capital -como el sur- cuyos terrenos podrían facilitar la construcción, mientras que en el norte el tipo de suelo es más complejo. En todo caso, afirma, “un subterráneo sería más costoso y demorará más tiempo”.

 

Modelos faraónicos inconvenientes

Otro aspecto que contempla el Plan de Desarrollo del alcalde es la construcción en los llamados vacíos urbanos o la expansión urbana hacia la Reserva van der Hammen.

 

Para el profesor Orlando Rangel del Instituto de Ciencias Naturales de la U.N., se trata de una obstinación por llenar de concreto aún más el norte de la ciudad. En su opinión, no solo es un contrasentido ante los problemas de movilidad no resueltos con prolongados desplazamientos hacia las zonas periféricas, sino un perjuicio para la calidad ambiental que tendrá la oposición de la sociedad.

 

Según el biólogo, hay que evaluar profundamente las acciones previstas en relación con las vertientes hídricas de la ciudad, dentro del proyecto de Ciudad Río.

 

Los malecones planteados en el documento suponen construcciones a los lados, pero, destaca el profesor Rangel la atención, pues alrededor de ellos existe un sistema con caños, humedales y lagunas. Por eso, cambiar las dinámicas de las aguas para hacer modelos rectos puede traer consecuencias graves, debido a temas de sedimentación. “No todos estos proyectos ‘faraónicos’ se pueden hacer. Lo que pasa es que no se ha llamado a los académicos a opinar al respecto”.

 

ETB, recursos para la Nación, no para el Distrito

En relación con la venta de ETB, el economista Ricardo Bonilla, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas, señala que es un error. “La inversión está hecha y lo que hay que hacer es gerenciarla; es decir, terminar la inversión”.

 

El experto sostiene que la administración distrital no le dijo la verdad a la ciudadanía; en cambio, se dedicó a destruir la imagen de esta empresa. En tal sentido, crítica que su venta no le dejará nada a la ciudad, pues “los impuestos de la ETB los va a recibir la Nación, no el Distrito”.

 

También, asegura, tal hecho se remonta a intereses de la primera alcaldía de Enrique Peñalosa, dispuesta a vender ETB, que no es la misma que la que existe hoy.

 

La de hoy –dice- se recuperó en los últimos cinco años, por ejemplo, “maneja una red de fibra óptica y no el cable de cobre de esa época, alta velocidad, televisión de alta definición y simultáneamente telefonía móvil”.

 

Otro aspecto mencionado por el docente es que para esa venta no se le informó a la ciudadanía sobre los estados financieros. Según la administración, la empresa va para la quiebra. Sin embargo, “solo se desmeritó a la ETB, cuando otras empresas como UNE a EPM, también del sector de comunicaciones, redujeron sus excedentes en más del 60%”.

 

De igual manera, para justificar la venta “desde el 1 de enero se guardaron los equipos, no los instalaron y no se realizó el mantenimiento para dar la imagen de deterioro y de una empresa en dificultades”, concluye.


Comentarios