Los “colados” cuestan 3 mil 600 millones de pesos mensuales

Por: Digna Irene Urrea - @direneu | Febrero 17, 2016

Usuarios del sistema de transporte masivo de Bogotá están siendo víctimas de su propio invento. Muchos de los que ingresan a las estaciones sin pagar, y muchas veces arriesgando sus vidas, están desangrando las finanzas de Transmilenio.

 

Aunque Transmilenio tiene problemas estructurales de fondo, es indudable que por la falta de cultura y civismo de los capitalinos frente al sistema, el principal afectado es el propio bolsillo de los usuarios.

 

Cuando hablamos del detrimento del erario público, por lo general los protagonistas suelen estar en el poder. Sin embrago, en esta ocasión quienes utilizan el sistema son los que han contribuido, en gran parte, a que este medio masivo de transporte tenga un grave déficit financiero.

 

Ya sea porque aproximadamente 67 mil personas ingresan al sistema sin pagar, de los 2,5 millones de usuarios que diariamente se movilizan en Transmilenio; o porque no dejan cerrar las puertas de las estaciones, ocasionando que éstas se desprogramen, se bloqueen, o las simplemente las destrozan  y tengan que ser reparadas a un alto costo para la empresa.

 

Los ‘colados ‘representan pérdidas para el sistema de alrededor de 3 mil 600 millones de pesos mensuales, según el informe revelado por el concejal, Juan Carlos Flórez. Voceros de Transmilenio le dijeron a Confidencial Colombia que para este mes de enero, aunque no es una cifra exacta, más o menos 146 mil personas  no pagaron su pasaje. Esto equivale aproximadamente al 10 por ciento de la operación que terminan pagando los ciudadanos.

 

Por otro lado, frente al deterioro de las puertas automáticas, Transmilenio dice que, en la gran mayoría se debe al mal uso por parte de los usuarios. Ante el bloqueo constante, el sistema de protección interrumpe el mecanismo y deja la puerta abierta.

 

La reparación de cada  puerta averiada puede costarle a los bogotanos  cinco millones de pesos. La empresa señala que muchas veces se reparan al finalizar de la jornada, pero al día siguiente ya no sirven. Y esto permite que mas personas ingresen sin pagar y pongan en riesgo su vida. Y de nuevo hay que arreglarlas. Un circulo vicioso que constituye un verdadero desangre para las finanzas del sistema.

 

Sobre campañas culturales que permitan persuadir a los usuarios de Transmilenio, para que no usen el sistema sin pagar y para que hagan buen uso de las puertas, la empresa señaló que sigue vigente la estrategia que se lanzó el año pasado la administración anterior: “Tu vida vale más”. Pero al parecer no es suficiente porque el fenómeno sigue en aumento.

 

Con esta campaña no solo hay un proceso pedagógico sino que los colados podrán ser sancionados con una multa de 107 mil pesos. Este año se han impuesto 681 sanciones.

 

Según Transmilenio, las estaciones que son más vulnerables para que las personas se cuelen son: estaciones intermedias, Molinos y Calle 80 sur; Y estaciones normales, están Patio Bonito, Biblioteca Tintal, Ricaurte y Jiménez entre otras. 

 

Sin duda alguna, si gran parte de la responsabilidad de brindar un buen servicio está en la empresa de Transmilenio, la otra está en los usuarios, pues entre más se cuelen al sistema, más tendrán que pagar todos los ciudadanos. 

 


Tags

Comentarios