Santos y Peñalosa le declaran la guerra a la delincuencia

Por: Confidencial Colombia | Enero 19, 2016

Atracos en Transmilenio, robos de celulares, raponazo en las calles, asaltos en los supermercados de barrio, inseguridad en los puentes peatonales, venta y consumo de drogas en colegios y parques, conductores de vehículos víctimas de los ladrones de autopartes. Las medidas que se requieren son urgentes. El alcalde de Bogotá y el Presidente Santos lanzan plan de choque para recuperar la seguridad ciudadana.

Un encuentro entre el Presiente Juan Manuel Santos en la carrera 14 con calle 13 en pleno centro de Bogotá. Uno de los lugares más peligrosos y con más reportes de robos en la capital colombiana. La nube de escoltas de los dos mandatarios y la presencia de los grupos especiales del Ejército y la Policía lleva unos minutos de tranquilidad a los vecinos del sector azotado por la violencia cotidiana y por la inseguridad. El Presidente y el Alcalde, buscando transmitir confianza a la ciudadanía se desplazan a pie a la estación de Transmilenio de la Avenida Jiménez y luego al Palacio Liévano.

 

 

Los transeúntes observan incrédulos el recorrido de Santos y Peñalosa y les piden hacer algo, lo que sea necesario para devolverles la tranquilidad. Para poder disfrutar de nuevo una ciudad en la que el miedo se ha tomado las esquinas, las avenidas, el sistema de transporte masivo y hasta las escuelas y colegios de la ciudad.

 

Y es que las cifras oficiales de la Policía son contundentes: Durante 2015, 1.340 personas fueron asesinadas. Es decir, 17 homicidios por cada 100 mil habitantes.  Y si bien se registró una disminución del 11 por ciento frente al año anterior, los ciudadanos de a pie se sienten mas inseguros. Según la Red de Ciudades Cómo Vamos, en 2015 solo el 14 % de los habitantes de Bogotá se sentían seguros, el peor índice de las diez ciudades analizadas en la encuesta. El 20 % de los encuestados dijo haber sido víctima de algún delito en la capital. Entre esos, el 80 % señaló que fue atracado.

 

Según el mismo estudio el hurto es el tema que mas preocupa a los bogotanos. El año anterior, por ejemplo, el robo de motocicletas aumentó en un 17 por ciento.

 

Muchos analistas consideran que las cifras que muestran que la delincuencia ha bajado frente a promedios históricos de 2014 y 2013 no son confiables. En especial porque han bajado las denuncias de los ciudadanos por que no creen que la justicia actúe, por no verse envueltos en trámites judiciales engorrosos y en otras oportunidades por miedo.

 

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, basó gran parte de su campaña en la recuperación de la seguridad en la ciudad. Un trabajo nada fácil teniendo en cuenta que el exalcalde Gustavo Petro calculó que hay un déficit de al menos 12 mil policías para brindar seguridad a unos 9 millones de habitantes.

 

El tema de las bandas de tráfico de drogas ha incrementado los niveles de violencia. El fin de semana cinco personas fueron asesinadas en Ciudad Bolivar, en el sur de la ciudad, al parecer por retaliaciones entre distribuidores de alucinógenos. Pero el fenómeno es similar en sectores del centro y del norte de la ciudad en donde se registra una verdadera guerra campal por el control territorial de los expendios. Peñalosa se ha comprometido a combatir a los llamados “combos” para poder reducir la oferta y disminuir el consumo. Una tarea nada fácil frente a la cantidad de dinero que manejan estos grupos y a la cada vez mas sofisticada red de control y distribución que manejan.

 

El Presidente Santos había realizado un recorrido similar al que este martes hizo con el alcalde Peñalosa. Y se anunciaron medidas. Y muchas se tomaron, como el fortalecimiento de las medidas contra el robo y reventa de celulares. Pero el impacto ha sido mínimo. Solo el año anterior, según cifras oficiales se registraron 13 mil 500 robos de celulares.

 

El ministerio de Defensa, cuando estaba al frente de ese despacho el actual embajador en Estados Unidos Juan Carlos Pinzón, inició planes de militarización de algunos sectores críticos de la ciudad. Pero, de nuevo, fueron medidas temporales que muy poco contribuyeron a la mejoría de la seguridad.

 

Esta vez parece haber mas sinergia entre el actual alcalde de Bogotá y el Presidente de la República que también ha mostrado su preocupación por lo que ocurre en la ciudad. De hecho por primera vez Santos visita la sede de la Alcaldía de Bogotá que queda a una cuadra del Palacio de Nariño para hacer parte del consejo extraordinario de seguridad.

 

De nuevo se anuncian medidas… Y de nuevo los ciudadanos esperan que sean mayores los resultados que las frustraciones.

 

Luego de que en la mañana de este martes se llevara a cabo la cumbre de seguridad, el presidente Santos y el Alcalde Mayor de Bogotá, pactaron  medidas  que permitan  fortalecer la seguridad y la convivencia en la capital del país. Las prioridades en materia de seguridad ciudadana serán microtráfico, hurto de celulares, homicidio, extorsión, recuperación del espacio público de la ciudad y lesiones personales.

 

Al finalizar los primeros 100 días, la Administración Distrital pretende intervenir 750 puntos calientes del crimen, recuperar 100 parques, desarticular las 10 principales bandas dedicadas al hurto a celulares y  recuperar el espacio público.


Comentarios