¿Licitación amañada?

Por: Confidencial Colombia | Diciembre 15, 2014

La licitación del cable aéreo para Ciudad Bolívar podría significarle otro fuerte dolor de cabeza al Alcalde Petro. En los prepliegos de la convocatoria se evidencian requisitos que beneficiarían a una sola empresa, lo que significa que el contrato de 160 mil millones de pesos ya tendría dueño. Investigación de Confidencial Colombia.

Un verdadero autogol se podrìa meter el Distrito si no aplica los correctivos a los pliegos de la licitación del cable aéreo para Ciudad Bolívar. Según fuentes cercanas al proceso, las especificaciones técnicas de la convocatoria tienen detalles muy concretos que sólo cumple una empresa francesa que participará en la licitación y que se ha ganado ya varios contratos en el país.

 

En la audiencia pública del pasado 5 de diciembre se presentaron veintidos posibles participantes en la licitación, que será adjudicada la tercera semana de enero, según el director de el IDU, William Camargo.

 

Allí quedaron en evidencia las inconformidades de los abogados de empresas que ratifican las ya conocidas por ConfidencialColombia en decenas de folios que documentan esta investigación.

 

Las irregularidades identificadas son más de diez, y en general tienen que ver con los requisitos que exigen en las especificaciones electromecánicas del sistema que benefician a una empresa francesa llamada POMA residenciada en Grenoble, Francia.

 

Los pliegos inlcuyen temas como: La velocidad de abordaje; el sistema de refrigeración, el peso de las cabinas; la lubricación de las poleas, etc. Y en cada uno se especifican detalles de esos aspectos de manera tan concreta que no dejan duda que están diseñados a medida de una empresa determinada.

 

Un ejemplo del minucioso trabajo que alguien se ha tomado en la realización de los pliegos es la pintura de las pilonas y las ménsulas que, según la exigencia, éstas deben ser “pintadas”, tal y como las hacen los franceses, y no galvanizadas, como las entregan otras empresas de la competencia.

 

Otro detalle, es el sistema de lubricación de los rodamientos de las poleas. Las especificaciones solicitan que sea en aceite, requisito que sólo cumple Poma‐Leitner, los demás fabricantes utilizan grasa que es el estándar en la industria de teleféricos.

 

También sobresale la demanda del motor principal. En los pliegos publicados, solicitan dos motores de corriente alterna y un tercer motor de respaldo. Una vez más, esta solicitud es  sólo utilizada por Poma Leitner. Los demás fabricantes ofrecen un motor principal equivalente en potencia a los dos motores solicitados y un segundo motor de respaldo.

 

¿Pero cuál puede ser el origen de esta aparente preferencia?

En octubre, el alcalde mayor Gustavo Petro presentó a través de las redes sociales el proyecto de diseño del Cable Aéreo para Ciudad Bolivar y anunció que comenzaría el proceso de licitación para adjudicar el contrato a la empresa que construirá la megaobra, que debe traer a una de las poblaciónes más pobres de Bogotá la inclusión en el sistema de transporte público al que hoy no acceden por las condiciones geográficas de sus barrios.

 

El camino para llegar a establecer los requisitos que exige la megaobra, comenzó en el 2013 cuando el Distrito contrató a la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá, la operadora del metrocable de Medellín, para realizar los diseños y estudios, y ésta a su vez contrató a una empresa Francesa llamada Etudes et Realizations D´Installations a Cable, E.R.I.C., que dirige el ingeniero francés Dominique Robert Abinal para establecer las especificaciones del Sistema Electromecánico.Ver contrato. 

 

Abinal no es un recién llegado al sector. Por el contrario, es un experto en la materia y conoce muy bien Colombia, dado que ha hecho estudios similares para líneas de cable aéreo siempre bajo contrato de consultoria de la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá, en las ciudades de Medellín, Cali y Manizales, en donde procesos similares han terminado en la asignación de contratos a una empresa francesa llamada POMA (Pomagalski S.A.S.), integrante del Grupo Poma-Leitner, una de las pocas empresas en el mundo que construyen cables aéreos, sobretodo para estaciones de esquí.

 

Su nacionalidad, y el lugar del domicilio de su empresa E.R.I.C en Francia en la ciudad de Grenoble, es la misma de la empresa ganadora de todos los contratos de cable en el país. Estas es la primera coincidencia que permite sospechar por qué donde Abinal aparece, Poma–Leitner gana los contratos.

 

La razón es simple. Es que en las especificaciones electromecánicas que establece Abinal en su informe técnico existen requisitos que sólo cumple la tecnología que usa para el montaje de los cables aéreos el grupo Poma- Leitner. Esta situación se repite en Bogotá, donde los pliegos parecen hechos con las mismas condiciónes que le impiden a otros contratistas participar en la licitación.

 

El 4 de Agosto, el diario El Espectador registró la visita del embajador de Francia al alcalde Petro, en el que abiertamente le manifiesta el interés en los proyectos de movilidad. El diario cita el hecho de que “Francia y Bogotá tienen vigente un acuerdo a dos años firmado el 15 de julio de 2013 en donde se acordó impulsar el transporte férreo urbano y el cable aéreo e incluye apoyo metodológico, capacitación y pasantías.” Lo que seguramente no sabe el gobierno francés es que cuenta con mucha ayuda dentro del IDU.

 

En la audiencia pública quedaron registradas las intervenciones que advierten al Distrito que algo huele mal en esa licitación. Quedan pocos dias para que se cumpla el plazo para la publicación de los pliegos definitivos, por lo cual el IDU podría atender las reclamaciones de las empresas y asi evitar que un nuevo escandalo caiga sobre la adminsitracion Petro. 


Tags

Comentarios