Yúlmer Gómez denuncia amenazas de las FARC y se esconde lejos de casa

Por: Carlos Salas - @cdsalas | Febrero 20, 2017

Tan solo una semana después de que el joven Yúlmer Gómez desertara de las FARC, Confidencial Colombia ha tenido acceso a una información que indica que el niño exguerrillero y su familia se encuentran en estos momentos escondidos a causa del temor causado por unos individuos armados, supuestamente de las FARC, que aparecieron en su hogar en Puerto Concordia (Meta) hace tres días, mientras se encontraba en Bogotá adelantando las diligencias para acceder a los beneficios que tiene como víctima del conflicto. La familia también denuncia que ha recibido llamadas de estos sujetos preguntando por su paradero.

El caso de Yúlmer toma un nuevo giro inesperado. El joven que hace una semana abandonó las filas de las FARC por su propia cuenta, ante la falta de garantías que le otorgaba el proceso, no puede volver en estos momentos a su hogar, en Puerto Concordia (Meta), debido a unas supuestas amenazas que recibieron tanto él como su familia desde que se fugó de la Zona Veredal de Mesetas el pasado jueves 9 de febrero. Desde entonces, según denuncia la madre, comenzaron las amenazas vía telefónica, y posteriormente en persona, a la persona que cuida de su humilde casa en el mencionado municipio.

 

El primer suceso ocurrió hace dos días en la noche. Unos hombres armados se presentaron en el domicilio de la familia, custodiado actualmente por una persona de confianza. Confidencial Colombia se puso en contacto con esta persona, quien confirmó que un grupo se acercó al lugar mencionado "armados con pistolas y encaletados con granadas". Según el cuidador de la casa, estos personajes pertenecerían a las FARC, como los pudo identificar gracias a un "letrerito que llevaban con ese nombre en el uniforme".

 

Dichos sujetos solicitaron al cuidador, con un tono agresivo, la presencia de la familia y de su exmarido, Jaime. "Querían saber donde se encontraban exactamente porque querían verlos", dijo esta fuente.

 

Yúlmer, su mamá y los otros cuatro hermanos estaban en ese momento en Bogotá, realizando todas las labores de garantía para el proceso de ayudas al que se acogerá el joven. "Estábamos en la defensoría del pueblo, cuando recibimos una llamada de alguien preguntando dónde estábamos y que querían hablar con nosotros", relató María Eugenia, madre de Yúlmer, a este medio.

 

El cuidador del hogar confirmó que estos sujetos le dijeron que volverían para buscar a la familia. Ante las amenazas y el temor a que pudiera pasar algo, la familia tomó una ruta de escape para que no pudieran localizarlos. En estos momentos se encuentran juntos, escondidos y con el tremendo temor de que pueda haber cualquier tipo de represalias por la salida de Yúlmer del grupo guerrillero. De la misma manera se halla el exmarido, Jaime, por quién también preguntaron en el hogar de la familia. Este tampoco puede volver a su hogar, a causa del temor de las amenazas.  

 

Confidencial Colombia consultó con fuentes de la guerrilla, quienes en todo momento negaron que los supuestos extorsionadores pertenezcan al grupo insurgente, hoy ya recluido en las Zonas Veredales a la espera de la dejación de armas en los próximos meses. "Las FARC no se responsabilizan ni tienen ninguna relación con esos actos que denuncia la madre del joven ex guerrillero", confirmaron fuentes del grupo.

 

Yúlmer Gómez entró en las FARC a la edad de los 14 años, tras dos años y medios en el grupo armado y un intento de suicidio, Confidencial Colombia lo localizó e inició gestiones para que su madre, María Eugenia Rodríguez, pudiera verlo. Tras producirse el encuentro en el campamento de preagrupamiento de la vereda El Tigre, Yúlmer manifestó su intención de marcharse del grupo armado lo antes posible. Ya en la ZVTN de Mesetas, y debido a los retrasos en el proceso, y después de estar cansado en la guerrilla, el joven Yúlmer decide desertar el 9 de febrero a la 1.00 p,m. Después de recorrer 10 horas, se reencontró con su madre en Mesetas... y desde ese momento, y según versión familiar, comenzó un nuevo calvario de amenazas.


Tags

Comentarios