El piloto es el que sabe para dónde va y si llega: Controladores Aéreos

Por: Francisco Prada - @franchoprada | Noviembre 30, 2016

Recientemente se filtraron a los medios de comunicación dos grabaciones que ilustran crudamente la inminencia de la tragedia del vuelo LMI2933 (aerolínea LaMia) que cubría la ruta Santa Cruz de la Sierra-Medellín y que terminó colisionando contra una colina denominada Cerro Gordo en el municipio de La Unión en el departamento de Antioquia el pasado 28 de noviembre. Los audios describen la compleja situación que será materia de investigación por parte de las autoridades, pues no dejan clara la responsabilidad de todos los implicados en este dramático episodio que enluta a varias naciones. 

En una de las grabaciones, el tripulante de un avión de Avianca que esperaba contiguamente en el espacio aéreo la directriz para aterrizar, describe los conmovedores minutos previos al fatídico desenlace. En el relato, dice haber escuchado en la frecuencia que el piloto Miguel Quiroga (de LaMia) habría informado a la controladora del aeropuerto José María Córdova sobre la apremiante emergencia por la falta de combustible.

 

Pero en un segundo audio, que al parecer corresponde a las voces reales de la controladora aérea y Miguel Quiroga, se oye en principio que el piloto solicita prioridad para la aproximación alegando problemas de combustible, a lo que la controladora responde de manera afirmativa estimando un tiempo de 7 minutos para el aterrizaje. En la misma grabación, sin embargo, se oye darle prioridad al vuelo FC8170 de la compañía Viva Colombia que, de acuerdo con la Aerocivil, habría declarado emergencia antes que lo hiciese el avión siniestrado. Versión que luego controvirtió la misma aerolínea en un comunicado diciendo que, como medida preventiva, decidieron desviarse a Rionegro por filtración de combustible.

 

(Lea: Primeros indicios: piloto avisó tarde la emergencia a la torre de control)

 

Confidencial Colombia consultó a  Flanklin Urbina, mimbro de la Junta Directiva de la Asociación Colombiana de Controladores de Tránsito Aéreo (ACDECTA), para ahondar sobre las versiones que rodean este fatal accidente. En principio asegura que ante la declaratoria de emergencia cada situación es distinta. Pero los controladores están entrenados para este tipo de contingencias, situaciones inusuales, emergencias y demás; en un caso como estos lo que se aplica es el criterio del controlador en un momento determinado de acuerdo a la circunstancia en particular. “Hay que tener plena certeza que si esa aeronave declaró emergencia, el controlador le aplicó la prioridad que requirió la emergencia”.  

 

El experto subraya en la importancia que tiene el juicio profesional de los controladores de tráfico aéreo, pues asegura que “si tiene varias emergencias, no sólo una, dos o tres, ahí es donde viene el ejercicio de su buen criterio donde el controlador tendrá que determinar una serie de factores para poder tomar la mejor decisión (…) en nuestra profesión nosotros no suponemos absolutamente nada, todos son datos concretos de aviación. Si va a llegar un vuelo internacional, yo tengo presente que esta aeronave va con el combustible necesario para sostener y proceder a un aeropuerto alternativo, a menos que el avión me declare tajantemente una emergencia. Las aeronaves tienen que venir con combustible suficiente y en caso tal que se presente una situación inusual ellos mismos nos lo advierten”.

 

Urbina asegura, además, que los pilotos poseen unos códigos que deben sintonizar para dejarle saber al controlador que la aeronave presenta una emergencia. Pero es una decisión discrecional del operador de tránsito aéreo dar la prelación a una u otra situación, dependiendo de los criterios que analice. “No conozco a profundidad el caso de Viva Colombia, pero si el piloto declara la emergencia y, además lo sintoniza en su código transponder, ahí están todas las alertas para que el controlador le dé la prioridad”.   

 

Fuentes consultadas por Confidencial Colombia explicaron que el código transponder es un código de 4 cifras numéricas, del 0 al 7, que envía comunicaciones entre el avión y la torre para identificar el tipo de aeronave y la situación de la misma. “Cuando una aeronave me reporta mínimum fuel status, para mí significa que tiene combustible para ser trasladado a un aeródromo de alternativo. Ese es el entrenamiento que yo recibí”, afirma la fuente.

 

Por su parte Urbina afirma que la hoja de ruta del vuelo es compartida entre aeropuertos, pues eso ayuda a que se pueda realizar y programar el arribo a destino. Sin embargo, el cálculo del combustible es un manejo que da la compañía internamente y el piloto es quien hace la evaluación en vuelo considerando necesario o no reabastecer en un puerto alterno.

 

Finalmente explica que cuando suceden escenarios de emergencia causadas por el desabastecimiento de combustible, una vez aterrice el avión, la Secretaría de Seguridad intervendría por medio de inspectores haciendo una verificación de la situación y toman las medidas correspondientes. Por su parte, la ACDECTA conformará “un comité, con peritos, que escuchará grabaciones y verá los videos, que nos harán tomar una serie de recomendaciones sobre lo que se encuentre para que no se vuelvan a repetir estos sucesos”.

 


Tags

Comentarios