Uribe, no sea “aguafiestas”

Por: El Economista América | Octubre 15, 2016

El diario estadounidense 'New York Times' publicó este viernes un editorial en castellano en el que acusa al expresidente de Colombia, Álvaro Uribe, de ser el culpable del bloqueo de la paz en el país, escenario de nuevas manifestaciones en las que los ciudadanos están exigiendo que se alcance un acuerdo que ponga fin de forma definitiva a más de medio siglo de conflicto.

El domingo 2 de octubre, el 50,2 por ciento de los colombianos optaron por no ratificar el acuerdo de paz sellado entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC. Uribe y su partido, el Centro Democrático, fueron los principales impulsores de la campaña por el 'No'.

 

En el texto, el periódico pide al expresidente que empiece "a comportarse como un hombre de Estado y no como un aguafiestas" y señala que las decisiones que tome a lo largo de las próximas semanas determinarán si se perderá o no otra oportunidad de poner fin al conflicto con la guerrilla.

 

"El fracaso del acuerdo sería una tragedia y, muy probablemente, arruinaría el legado de Uribe, en especial porque no ha ofrecido una alternativa viable", señala el diario.

 

El diario acusa a Uribe de haber llevado a cabo una "campaña excesiva y engañosa" para impulsar el voto contrario al acuerdo, recordando que el gestor de su campaña, Juan Carlos Vélez, había reconocido en una entrevista que había habido ciertas tergiversaciones en su campaña.

 

En un contexto de búsqueda de paz con las FARC y en el que el Gobierno ha anunciado que próximamente instalará la mesa de negociación para hacer lo propio con la segunda guerrilla del país, el Ejército de Liberación Nacional ELN, el 'New York Times' ha pedido a Uribe que sea "constructivo" y que en lugar de rechazar las medidas incluidas en el acuerdo, envíe "una delegación a La Habana" para presentar "si tiene una mejor idea".

 

Así, recuerda que si las negociaciones por alcanzar un acuerdo se extienden más allá de este año --el alto el fuego estará vigente, por el momento, hasta el 31 de diciembre--, podrían empezar a "esfumarse" las ayudas internacionales y se reducirán las posibilidades de llegar a un acuerdo final.

 

"Mientras que el Gobierno de Santos y las FARC han dicho que están comprometidos con mantener el cese el fuego que ha durado casi un año, hay más posibilidades de que mientras más dure el 'impasse' pueda haber más nuevos sucesos de violencia", ha señalado el diario.

 

"Volver al combate --lo cual no puede descartarse-- podría ser catastrófico. Si eso pasara, Uribe sería a quien tendríamos que culpar", ha concluido el texto.


Comentarios