Uribe ¿le dice adiós a la política?

Por: El Economista América | Septiembre 29, 2016

 

 

El expresidente y senador colombiano Álvaro Uribe ha contemplado la posibilidad de no presentarse como congresista a las próximas elecciones de 2018 tras asegurar que la edad y los compromisos familiares le ocupan una posición prioritaria en estos momentos.

"Ya hay tema de edad, de compromisos de familia que probablemente hagan que yo no esté en el Congreso. Yo creo una cosa, con mis errores y dificultades, yo les digo a los colombianos que me los perdonen, yo he trabajado por la patria y de buena fe (...) Yo no dejé un paraíso, pero el país iba mejorando. Mi deuda es con mi familia, especialmente con mi señora", admitió Uribe.

 

En cuanto al diálogo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el exmandatario aseguró que no estará presente en el Congreso para debatir con los líderes de la guerrilla, según informa 'Colprensa'.

 

"Yo por ahora tengo el alma preparada para discutir con el senador Robledo, no la tengo preparada para discutir con criminales", dijo tras haber conversado con los miembros de Polo Democrático Alternativo Iván Cepeda y Jorge Enrique Robledo.

 

Esta decisión fue comunicada después de que el Centro Democrático --el partido político del expresidente Uribe-- denunciara este martes el acuerdo de paz firmado por el Gobierno y las FARC ante el Tribunal Penal Internacional (TPI).

 

Centro Democrático acudió a la Fiscalía del TPI --respaldado por un millón de firmas ciudadanas-- "con el propósito de proteger los derechos de los colombianos víctimas de crímenes atroces y de la población en general".

 

Tras la firma del acuerdo de paz de 297 páginas entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC este lunes en Cartagena de Indias, el documento todavía debe pasar el examen de los colombianos en el plebiscito que se celebrará este domingo para que la población decida si ratifica o rechaza el acuerdo de paz que, según las últimas encuestas publicadas, aseguran una victoria del 'sí'.

 

Uribe y el también expresidente colombiano Andrés Pastrana son los principales portavoces de la campaña por el 'no', aunque se declaran partidarios de la paz y defienden que los acuerdos con las FARC pueden negociarse.

 

El 'uribismo' considera que la justicia transicional diseñada por el Gobierno y las FARC "tiene la vocación de impedir o anular que los responsables de crímenes atroces reciban una sanción penal efectiva, adecuada y proporcional con la naturaleza de sus acciones".


Comentarios