Descubren cementerio indígena en el Huila

Por: Agencia de Noticias UN | Septiembre 4, 2016

Un total de 500 tumbas y otros hallazgos del Laboratorio de Antropología de la Universidad Nacional de Colombia en la zona donde opera el proyecto hidroeléctrico de El Quimbo, en Huila, reposarán en un museo arqueológico que se construirá en el municipio de El Agrado.

Las tumbas halladas por los expertos de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), tras cinco años de excavaciones, van desde el periodo precéramico hasta la época del mestizaje del siglo XIX.

 

De acuerdo con el profesor José Vicente Rodríguez, director del laboratorio, esta es la primera vez que se encuentra un cementerio indígena en zonas cálidas de este departamento. “Antes habíamos encontrado piezas en San Agustín, que es un área más templada, pero esto nos permite hacer contrastes entre los encontrado allí y lo que se puede ver en las riberas del río Magdalena”, aseguró el docente.

 

Las tumbas apenas cuentan con un montículo de piedra pequeño en su superficie y tienen cámaras de hasta ocho metros de profundidad en donde se depositaban los cuerpos acompañados de su ajuar, compuesto por vasijas de cerámica, algunos animales y conchas marinas. “Las piezas de orfebrería eran escasas, en comparación con otro tipo de santuarios funerarios, solo encontramos 22 en 500 tumbas”, agregó el profesor.

 

Además de los huesos, también hallaron vasijas y narigueras que hacían parte de los rituales de entierro de los indígenas de esta zona del país.

 

Dentro de las curiosidades que pudieron descubrir, encontraron el cadáver de una niña de aproximadamente nueve años, con un feto de cinco meses, quien habría muerto por anemia. “La menor es enterrada como toda una mujer, ya que ya iba a ser madre y por tanto la sociedad ya la reconocía como señora, lo que permite deducir que la menstruación llegaba más pronto de lo común”, aseguró el director.

 

Documentos históricos


Además de los hallazgos arqueológicos, el grupo de antropología trabaja en la transcripción de unos archivos de finales de 1628 sobre la reducción de los indígenas en el Huila y su extinción. “En estos documentos se da cuenta del maltrato al que eran sometidos, la expropiación de sus tierras y el caso de las encomenderas españolas que atacaban a las indígenas de la región con torturas crueles, como introducirles bananos con ají en sus partes íntimas, porque supuestamente estarían seduciendo a sus esposos españoles”.

 

Las enfermedades también fueron documentadas en estos textos. “Se encontraron registros de sarampión, viruela y gripes comunes. También, hay evidencias de que los niños fueron esclavizados y llevados a los ríos Suasa y Guarapas, obligados a trabajar para ellos”, aseguró el docente.

 

“Los textos nos permiten descubrir ciertas características de la idiosincrasia huilense del siglo XVII, descrita en muchos apartes como esclavizante y señorial, es decir que los españoles que vivieron allí solo buscaban seducir y conquistar indígenas”, agregó el profesor.

 

Con estos documentos, el Laboratorio de Antropología, apoyado por la Facultad de Ciencias Humanas, publicará en noviembre un libro basado en los documentos transcritos y que narra los vejámenes a los que fueron expuestos los indígenas en esta zona del país.

 

Finalmente, todas las piezas encontradas en las excavaciones de El Quimbo serán expuestas en el museo arqueológico del área de influencia del proyecto hidroeléctrico, que abrirá sus puertas en el municipio de El Agrado. Luego de varias conversaciones con las mesas de concertación y la alcaldesa de este pueblo, se adaptará una casa de dos pisos para exponer las piezas encontradas. Además, habrá un espacio para artesanías y comidas típicas de la región.


Comentarios