Uber se quiere deshacer de los conductores

Por: Confidencial Colombia | Katerine Leal | Agosto 21, 2016

La peor noticia que puede recibir un trabajador se podría convertir en una realidad para los conductores, en especial los de Uber. La aplicación ha firmado un acuerdo con el fabricante sueco Volvo para invertir 300 millones de dólares para desarrollar vehículos que no necesitan a una persona al volante. En septiembre las calles de Pittsburgh, Pensilvania, serán las primeras en las que se realizarán pruebas con estos coches autónomos. Miles de conductores en el mundo se verían afectados. 

Tan solo han pasado unos días desde que Ford, una compañía histórica en el mundo del motor, apostó también por esta tecnología en la que Google fue pionera.

 

De acuerdo con el País de España, en principio, el sistema solo funcionará en una versión adaptada del XC90, un vehículo SUV emblemático en la firma nórdica. Uber será el dueño de los coches que adquirirá del fabricante y añadirá el sistema de control para poder moverse y recoger pasajeros en las ciudades.

 

Según apunta Bloomberg, los usuarios de Uber de Pittsburgh, cuando pidan un vehículo a través de la aplicación, podrán encontrar uno con conductor o sin él. Será aleatorio y parte de las pruebas. Sus reacciones, opiniones y sensaciones serán clave para desarrollar este tipo de servicios, aunque contarán con una persona, en el asiento del conductor que servirá como supervisor.

 

Conductores en peligro

Pero esta medida tiene una implicación que va más allá de ser un avance tecnológico, y es que afectaría directamente a miles de conductores que trabajan para Uber en todo el mundo. Aun que en Colombia el sistema es nuevo, son frecuentes las quejas dentro de este colectivo debido a las condiciones bajo las que son contratados ya que ni son trabajadores de la empresa, ni tienen una unión de facto.

 

Y aunque se logra obtener una buena ganancia, cada vez son más las voces de conductores que piden una mayor cantidad por cada viaje realizado. Aunque los incentivos iniciales son altos, la cantidad que les queda es cada vez menor, alrededor del 65% del coste del trayecto. Por esta razón es alarmante el hecho de que Uber quiera reemplazar un millón de conductores en todo el mundo por software.

 

En declaraciones a la agencia Bloomberg, el polémico Travis Kalanick insiste en que sus planes son realidad: “Vamos a llegar al mundo real, al comercio. Es solo cuestión de ciencia”.

 

Uber no solo se plantea el transporte de pasajeros, sino también de comida, paquetes de compras online e incluso grandes portes, como evidencia la compra, por 680 millones de dólares (600 millones de euros), de Otto, una startup que está fabricando un camión sin conductor que contaba con 91 empleados en el momento de la adquisición.

 

Google, Apple y Tesla, que también investigan el campo de los vehículos autónomos, se ven obligadas a hacer movimientos rápidos tras este anuncio.


Comentarios