Salud en Colombia con pronóstico reservado

Por: Katerine Leal @KT_Leal | Agosto 18, 2016

Al cumplir dos años de creación la “Alianza Somos 14 más 1” señala el riesgo de una inminente crisis social y hace un enfático llamado al Gobierno Nacional frente al permanente deterioro de la cartera del sector salud, que pone en riesgo la atención de los pacientes en todo el país. Actualmente se radican cerca de 50 mil quejas mensuales por usuarios de Cafesalud que cuestionan el deficiente servicio de EPS. El sector alcanza una deuda de 5,8 billones de pesos en Colombia y está llevando al país a una inminente crisis social. La gran pregunta que se hacen los usuarios es: ¿cuánto más podremos esperar?

De acuerdo con cifras de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas, ACHC, en 2014 las deudas de las EPS del régimen contributivo y subsidiado, los entes territoriales, el Fosyga y otras entidades del Estado, llegaban a 5 billones de pesos con los hospitales y las clínicas por la prestación de servicios de salud y hoy, dos años después, ya suman 5,8 billones de pesos. De esta deuda total, el porcentaje que tienen las EPS del régimen contributivo y el régimen subsidiado ha crecido en más de dos puntos porcentuales durante estos dos años.

 

El total de las deudas acumuladas (EPS y el Gobierno Nacional) por las instituciones que conforman la Alianza “Somos 14 más 1” asciende a 1.7 billones de pesos y tiene una rotación de 235 días de cartera. Es decir que, si hoy los hospitales y clínicas de Antioquia atienden a un paciente, ese servicio prestado será pagado en un plazo promedio de 8 meses.

 

Además, las liquidaciones de EPS como SaludCoop y Caprecom, han puesto a los hospitales y clínicas frente a un desbalance preocupante, porque los servicios de salud se continúan prestando de forma inmediata, actuando de manera responsable y con sentido humano y ético.

 

Por ejemplo, tras la liquidación de Caprecom en diciembre de 2015, más de dos millones de afiliados fueron trasladados por el Ministerio de Salud a diferentes EPS del país, 15 en total; una medida que empeoró la situación. Actualmente la deuda de esta entidad hacia los prestadores asciende a 365.372 millones de pesos, de los cuales 91.437 millones de pesos le corresponden a las instituciones de “Somos 14 más 1”. Lo que contrasta con el mensaje del Ministerio de Salud cuando afirma que por ser una EPS pública, el Gobierno Nacional tendrá que responder por esas acreencias, pero hasta el momento la situación ha sido de completo desconocimiento.

 

Ante el difícil panorama, en estos dos años la Alianza ha agotado todos los caminos para sortear la crisis: acercamientos con el Gobierno Departamental de Antioquia, el Gobierno Municipal de Medellín, el Ministerio de Salud, el Ministerio de Hacienda, la Superintendencia de Salud, la Procuraduría General de la Nación, Defensoría del Pueblo, Congreso de la República y entidades prestadoras de salud; pero la indiferencia y la incertidumbre siguen siendo la constante.

 

¿Qué pasará con los usuarios?

Según el más reciente informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, a pesar de estos significativos avances durante los últimos años, el sistema de salud en Colombia aún se enfrenta con importantes desafíos y se debe enfocar en mejorar la calidad, la eficiencia y la sostenibilidad del sistema sanitario.

 

La Alianza presentó una serie de propuestas con el propósito de encontrar una salida a una crisis social que cada día se hace más insostenible:

 

• Que el Gobierno Nacional no cierre ni liquide más EPS sin recursos.

 

• Solicitar de manera categórica un compromiso de pago oportuno y puntual por parte de las EPS y entidades del Gobierno con los hospitales y clínicas.

 

• Que la Superintendencia de Salud ejerza su función y garantice el cumplimiento de las normas existentes.

 

• Solicitar el apoyo de la comunidad para que se sume y atienda el llamado de la Alianza para hacer uso racional de los servicios de urgencias y apoyar las diferentes iniciativas para generar conciencia sobre esta problemática social.



Comentarios