Paro en la ‘tierra del olvido’

Por: Katerine Leal @KT_Leal | Agosto 17, 2016

Las actividades se paralizaronn en todo el departamento del Chocó desde las primeras horas de este miércoles para darle paso a lo que ha sido catalogado por sus habitantes como un justo reclamo al Estado colombiano por el abandono histórico al que ha sido sometida esta región del país, que paradójicamente, le ha dado tantas glorias a Colombia a través de grandes deportistas y exponentes de la música y el arte. 

Esta es al menos la sexta vez que los chocoanos cansados de las promesas incumplidas y la corrupción salen a las calles para decir "no más".  Aseguran que siguen cansados e indignados porque ningún presidente cumple lo que promete.

 

La movilización suspenderá de forma indefinida el grueso las actividades del departamento. “El comercio va a cerrar, no va a haber clases, toda la actividad fluvial va a estar suspendida y el tránsito lo estará en algunas vías”, dice Leonardo Montoya, vocero del paro.

 

 

La jornada inició con el repique de las campanas de todas las iglesias de la capital chocoana, en lo que se ha denominado como “el despertar del Chocó”.

 

Posteriormente se reuneron en el parque Manuel Mosquera Garcés, desde donde salió una marcha por el anillo asfáltico de la ciudad en un recorrido que tiene aproximadamente unos tres kilómetros, para terminar en el parque Centenario al frente de la catedral de Quibdó, sitio que se caracteriza por ser el marco de las otras justas de reclamación de la población chocoana.

 

 

Mientras se realizan arengas por los lideres de la comunidad se espera la llegada de la comisión negociadora del gobierno nacional para dirimir el pliego petitorio que consta de diez puntos básicos en los cuales están reflejados los intereses del departamento.

 

Sobre las cinco de la tarde está programada otra marcha que realizará el mismo recorrido que la de la jornada de la mañana en donde también se espera contar con una nutrida asistencia.

 

Gobernador del Chocó no toma partido frente a la situación 

Según informa la emisora local Qradio, el mandatario de los chocoanos no ha tomado partida directa en en apoyo a las reclamaciones de los habitantes de su departamento, pero si es claro en afirmar que si la protesta se efectúa dentro de un ambiente de paz y tranquilidad, su administración debe garantizar este derecho constitucional.

 

El mandatario aseguró que los funcionarios de su administración estarían laborando de manera normal, mientras que confirmó que el sector educativo suspendió sus actividades para garantizar la vida y salud de los estudiantes durante el paro cívico.

 

Para en mandatario de los chocoanos es importante la reclamación pero también enfatizó en que este gobierno del presidente Santos ha sido amigo con su administración por lo que instó a los lideres de la protesta a sentarse y lograr acuerdos de manera cordial con los designados por el alto gobierno en las negociaciones.

 

Falencias insuperables en el principal hospital de Quibdó

A propósito del paro cívico promovido por las comunidades del departamento del Chocó, donde la Defensoría del Pueblo juega un doble papel como garante del derecho a la protesta pacífica y como facilitador para propiciar una respuesta eficaz del Estado y sus instituciones, el organismo de control volvió a evidenciar que la situación en el Hospital San Francisco de Asís de la ciudad de Quibdó, no presenta una mejora significativa en relación con la visita del Defensor del Pueblo, Alfonso Cajiao, realizada cuatro meses atrás, e incluso tanto los pacientes como el personal asistencial consideran que está empeorando.

 

La situación de deterioro de la infraestructura es palpable en la mayor parte de las instalaciones, con goteras y techos a punto de caerse, en habitaciones y hasta en las zonas cercanas a los quirófanos. El mayor riesgo lo enfrentan las madres y los bebés que se ubican en el área de maternidad, donde se registró la peor situación: paredes con humedad y moho, goteras, camas y equipos médicos deteriorados y oxidados, así como habitaciones sin puertas.

 

Durante la visita nocturna realizada por el equipo interdisciplinario de la Defensoría, los asesores médicos de la Entidad pudieron evidenciar que el servicio de urgencias contaba con una sobreocupación del 150%, donde resultan insuficientes las 42 camas disponibles y se debía acudir a camillas ubicadas en pasillos.

 

Esta situación se complica por el represamiento en los traslados de los pacientes. Al momento de la verificación, los funcionarios del hospital reportaron 30 referencias pendientes y manifestaron que las EPS encargadas (Cafesalud y Comparta) no contestaban, y que cuando lo hacían encontraban dificultades para ubicar a los pacientes, siendo más crítico el panorama para los adultos mayores.

 

Sin lugar a dudas, uno de los hallazgos más importantes está relacionado con la falta de medicamentos disponibles para la atención de los pacientes. El personal médico aseguró no contar con insumos básicos como acetaminofén, antibióticos e inhaladores. Ante esta situación, se veían en la necesidad de solicitar a los usuarios y sus familiares la compra de los mismos. Como si fuera poco, resulta revelador el hecho de que no cuentan con reservas de sangre O+, lo que pone claramente en riego el derecho a la vida de los usuarios de este centro de salud.

 

En medio de la difícil situación, los pacientes también presentaron quejas relacionadas con las condiciones indignas para sus acompañantes, quienes deben dormir en el suelo, como lo pudieron evidenciar los funcionarios de la Defensoría durante su visita de inspección.

 

Por último, y no menos preocupante, resultan las difíciles condiciones laborales que enfrentan los trabajadores del hospital San Francisco de Asís, ya que a los funcionarios de planta les deben dos meses de salarios y las prima de servicios, mientras que a los contratistas se les adeuda hasta cuatro meses.

 

Los hallazgos de la Defensoría serán entregados a la Corte Constitucional en el marco del seguimiento que ha venido haciendo la Defensoría del Pueblo en los últimos años a la crisis de la salud en el departamento del Chocó.

 

La respuesta del Gobierno

El viceministro del Interior, Guillermo Rivera, manifestó que hace varios días funcionarios del Gobierno viene discutiendo con habitantes de la región las garantías de seguridad, recursos y servicios de salud luego de que se procediera con la liquidación del Hospital San Francisco de Asís.

 

“Estamos contándole a la comunidad del Chocó porque se tomó la decisión de liquidar el Hospital San Francisco de Asís y cómo lo más conveniente para la salud de los chocoanos es crear una nueva institución”, dijo.



Agregó que la nueva institución estará libre de deudas para que los chocoanos “no tengan que vivir con el riesgo que en cualquier momento las cuentas del hospital resultan embragadas por los acreedores”.



 


Comentarios