Un debate inconcluso

Por: Katerine Leal @KT_Leal | Agosto 17, 2016

 

Fuertes cuestionamientos contra la ministra de Educación, Gina Parody, se escucharon en el Senado de la República durante el debate al que fue citada por el borrador de las cartillas sobre orientación sexual que se difundió en el país. La ministra explicó que durante la administración del ex presidente Álvaro Uribe Vélez, se definió la Política Nacional de Salud Sexual y Reproductiva. Para los uribistas sus declaraciones han sido calificadas como "una desfachatez" y aseguran que en “este asunto se han dicho muchas verdades a medias y mentiras completas”.

De acuerdo con la Ministra de Educación, Gina Parody, el contenido de las cartillas elaboradas y difundidas durante la administración Uribe, demuestra que las movilizaciones y el debate sobre la llamada "ideología de género" están impulsados por una campaña de manipulación masiva con claros intereses políticos y de homofobia. "El verdadero escándalo es que con mentiras y manipulación, congresistas y políticos cocinaron una manifestación contra una campaña que el país lleva implementando desde hace más de 20 años. Lo hacen por odio, por intolerancia, porque soy gay", aseguró.

 

Advirtió que el debate de fondo "exige la reflexión profunda sobre nuestra democracia y sobre la comprensión de sus valores más destacados. Es un debate sobre los valores que la fundamentan y mantiene en pie: la dignidad humana, la igualdad, el respeto y la libertad". Agregó que "en la democracia se excluye la humillación del ser humano, su maltrato y la crueldad, se amparan las diferencias para que podamos vivir todos y no solo una parte de nosotros. Las minorías deben respetar a las mayorías y las mayorías deben respetar a las minorías. No solo se debe proteger al más débil, previamente debemos respetarnos entre todos".

 

Mineducación cumple sentencia Sergio Urrego

Durante su intervención Parody reiteró que el Ministerio de Educación Nacional cumple con la sentencia T-478 de 2015 de la Corte Constitucional, que en septiembre de ese mismo año se pronunció frente al suicidio del joven Sergio Urrego, ordenando a la Entidad realizar "una revisión extensiva e integral de todos los Manuales de Convivencia en el país para determinar que los mismos sean respetuosos de la orientación sexual y la identidad de género de los estudiantes y para que incorporen nuevas formas y alternativas para incentivar y fortalecer la convivencia escolar y el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos de los estudiantes, que permitan aprender del error, respetar la diversidad y dirimir los conflictos de manera pacífica, así como que contribuyan a dar posibles soluciones a situaciones y conductas internas que atenten contra el ejercicio de sus derechos".

 

"¿Cuántos Sergios Urregos más necesita ver morir Colombia, para que algunos entiendan que hay que acabar para siempre con el odio y el matoneo? Para que entiendan que en Colombia no puede haber ningún tipo de discriminación, por ningún motivo. Ni por orientación sexual, ni por creencias religiosas, ni por preferencias políticas, ni por limitaciones físicas o enfermedad. Por ningún motivo", expresó la Ministra.

 

 

"La dignidad del ser humano que es lo que está en discusión. Significa tener la posibilidad de vivir bien, vivir sin ofensas, vivir sin humillaciones. ¿Es mucho pedir que un niño pueda estudiar tranquilo, que no lo ofendan, que no lo humillen, que no sufra? ¿Es eso mucho pedir en una democracia?", insistió ante el Congreso de la República.

 

 

La funcionaria reiteró que los establecimientos educativos gozan de autonomía para definir sus manuales de convivencia, siempre cumpliendo lo que consagran la Constitución y la Ley. "Son los colegios, específicamente los rectores, y no el Ministerio de Educación, los encargados de armonizar la autonomía y la obligación constitucional de proteger a los niños contra la discriminación y el matoneo", explicó. Asimismo enfatizó que los padres de familia tienen en sus manos la formación en creencias y valores de sus hijos.

 

 

Las acciones del Ministerio de Educación en cumplimiento del fallo de la Corte

En cumplimiento de la sentencia T-478 de 2015, el Ministerio de Educación Nacional firmó un Memorando de Entendimiento con tres agencias de las Naciones Unidas: el Fondo de Poblaciones de Nacionales Unidas UNFPA, UNICEF y el PNUD. El convenio pretende "aunar esfuerzos que aporten al mejoramiento de la calidad de la educación como una herramienta indispensable para la construcción de una sociedad en paz y equitativa".

 

Según el Ministerio en el marco de este convenio se realizó una asistencia técnica por parte de UNFPA, incluyendo la elaboración del documento "Ambientes Escolares Libres de Discriminación", que no fue autorizado ni divulgado por el Ministerio como un documento oficial como lo ha precisado el propio Fondo de Población de las Naciones Unidas. El documento fue construido por el Fondo de Población de las Naciones Unidas con recursos propios entre los meses de octubre y diciembre de 2015 y no correspondía a una obligación del convenio.

 

En cuanto a la participación de Colombia Diversa, la ministra Parody aseguró que obedece a que es una ONG que tiene experiencia y trayectoria específica en la tarea de promover el respeto y la no discriminación de la comunidad LGBTI, aportando al cumplimiento de la sentencia que ordena realizar "una revisión extensiva e integral de todos los Manuales de Convivencia en el país para determinar que los mismos sean respetuosos de la orientación sexual y la identidad de género de los estudiantes y para que incorporen nuevas formas y alternativas para incentivar y fortalecer la convivencia escolar y el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos de los estudiantes, que permitan aprender del error, respetar la diversidad y dirimir los conflictos de manera pacífica, así como que contribuyan a dar posibles soluciones a situaciones y conductas internas que atenten contra el ejercicio de sus derechos".

 

"Este convenio desarrolló las preguntas orientadores que han sido enviadas a los colegios públicos y privados, y a las secretarías de educación, y que constituye el documento oficial del proceso. Las preguntas orientadores son una guía, no un lineamiento ni una imposición para los colegios en el proceso de revisión de los manuales de convivencia", reiteró el Ministerio de Educación y aclaró que los establecimientos educativos gozan de autonomía para definir dichos manuales, en cumplimiento a lo que consagran la Constitución y la Ley. Sin embargo, la labor de inspección y vigilancia sobre los establecimientos educativos es una tarea que corresponde a las Secretarías de Educación más no al Ministerio de Educación.

 

A este cuento le falta un pedazo, según los uribistas

O por lo menos así lo creen quienes aseguran, como la Senadora del Centro Democrático María del Rosario Guerra, que la ministra mintió y que sí hubo cartillas que fueron socializadas con docentes: 

 

“Con todo respeto ministra yo no sé si fue que usted se lavó las manos o que no es competente, porque primero usted salió a decir el 8 de agosto que la tal cartilla no existe, y luego el 10 de agosto, dijo ‘sí existe pero el ministerio de Educación no la autorizó’”, cuestionó la senadora Guerra.

 

 

La ministra Parody se defendió asegurando que fue un debate con intereses homofóbicos: “¿Por el hecho de ser lesbiana es que soy acusada de todo, de lo divino y de lo humano, de lo imaginable y de lo no imaginable? Y por esa característica de mi vida, en un debate que debió haber sido honesto y transparente”.

 

En el portal 'Los Irreverentes', conocido por su afinidad netamente uribistia aseguran que "Parody, que ha mentido sistemáticamente durante este escándalo, tuvo la desfachatez de decir ante el pleno del Senado que en este asunto se han dicho muchas verdades a medias y mentiras completas”

 

Allí señalan a la ministras de tener un "empeño por hacer proselitismo homosexual ante los niños en edad escolar, la doctora Parody ha mentido y cuando ha dicho verdades, éstas han sido parciales".

 

Y frente a las declaraciones de Parody, en las que leyó la cartilla utilizada con el mismo fin durante el gobierno de Álvaro Uribe, aseguraron que en "vez de responder por su innegable responsabilidad en las cartillas que escandalizaron a la sociedad, se dio a la tarea de atacar al gobierno del ex presidente Uribe, leyendo documentos fraccionados y descontextualizados para desviar la atención y evadir la culpa que a ella le cabe como generadora de la crisis que ha despertado todas las alarmas posibles".

 

En la publicación concluyen que "a falta de argumentos para explicar sus equivocaciones, Parody se dedicó a generar lástima en la audiencia, echándose un sentido discurso sobre lo difícil que ha sido su vida por su condición de lesbiana, como si a ella se le estuviera cuestionado su sexualidad, cuando ella fue citada para responder por los errores que ha cometido como funcionaria pública".

 

 

 

 

 


Comentarios