¿Marcha de mala fe?

Por: Katerine Leal @KT_Leal | Agosto 10, 2016

Miles de colombianos salieron a las calles para reclamar que se "respete el diseño original de Dios", esto como una expresión de rechazo a un supuesto hostigamiento por parte de la ministra de Educación a rectores y padres de familia con ideas “absurdas”, acerca de la ideología de género.

El movimiento, liderado por el autodenominado "Concejal de la familia" Marco Fidel Ramírez, tomó fuerza en las redes sociales donde hubo apoyo y rechazo. Tanto así que trascendió a los sectores políticos y religiosos, quienes empezaron a convocar marchas de protesta.

 

 

Al punto de aparecer un supuesta cartilla, promovida por el Ministerio de Educación, en cabeza de la ministra Gina Parody, y la ONU, con contenidos pornográficos.

 

 

Esta información fue desmentida directamente por la ministra quien aclaró que estos contenidos habían sido extraídos de revistas pornográficas de Bélgica, Chile y Argentina.

 

Lea también Parody Vs. la Procuradoría, segundo round

 

Aún así, sus detractores insisten en la existencia de un texto llamado “Ambientes escolares libres de discriminación”, que sí había sido trabajado por el Ministerio de Educación y la ONU, y que, según esta organización, los contenidos sobre diversidad sexual estaban dirigidos a los profesores, más no a los alumnos.

 

Para la iglesia la implementación de una ideología de género en los manuales de convivencia destruye los valores que la familia ha sembrado en los niños y jóvenes, además de coartar el derecho de los padres a educar a sus hijos.

 

Lea también Procurador le responde a Parody

 

“Nosotros rechazamos la implementación de la ideología de género en la educación en Colombia, porque es una ideología destructora, destruye al ser humano, le quita el contenido fundamental de la relación complementaria entre varón y mujer”, afirmó el cardenal, Rúben Salazar.


Personalidades de la política como el senador Álvaro Uribe Vélez y la senadora Viviane Morales, expresaron su rechazo a la modificación de los manuales de convivencia, ordenado por la Corte Constitucional, para evitar el acoso escolar e impedir que casos como el de Sergio Urrego se repitan.

 


Comentarios