‘Furia de Titanes’

Por: Katerine Leal @KT_Leal | Marzo 5, 2016

Para nadie es un secreto las diferencias políticas que existen entre el senador Álvaro Uribe y el Presidente Juan Manuel Santos, sin embargo en la última semana los dos bandos han iniciado una batalla campal que está para alquilar balcón. ¿Quién ganará la pelea? ¿Quién tiene la razón? 

Desde que Juan Manuel Santos asumió la presidencia de Colombia en 2010, y evidenció que no continuaría las políticas de su antecesor Álvaro Uribe, no han parado los ‘agarrones’ entre ellos. Actualmente el país vive una división ideológica entre Uribistas y Santistas, que parece remontarse a los años 50 cuando Conservadores y Liberales se imponían como los únicos garantes de la democracia en el país.

 

Sin embargo en la última semana, la pelea dejó de ser por la democracia o el bienestar de los colombianos y pasó a ser un rifirrafe entre quienes defienden a Uribe y los que defienden a Santos. Tal parece que cada bando, desde sus trincheras, tiene listo un arsenal de acusaciones para enfrentar una batalla de dimensiones épicas.

 

Aunque la pelea no es nueva, retomaremos solo lo ocurrido en los últimos días:

 

Round Uno

Con la Captura del ganadero Santiago Uribe Vélez por parte de la Fiscalía en un proceso que lleva más de 20 años, se revivió uno de los fantasmas que más ha perseguido a Álvaro Uribe: La vinculación de él y su familia con paramilitarismo. El hecho despertó la furia del Centro Democrático y desató una serie de ataques contra el Fiscal General y el Gobierno de Santos.

 

Lea también Capturan al hermano de Álvaro Uribe

 

En respuesta el Centro Democrático se declara en Rebeldía manifestando que dicha captura se trata de una estrategia para presionarlos a aceptar los acuerdos que se han logrado con las FARC en Cuba y señala a la Fiscalía como “aliada incondicional” del Gobierno de Juan Manuel Santos.


Round 2

Con el robo de un computar al vice fiscal Jorge Perdomo, se avivaron las llamas. Por un lado están quienes creen que el hecho tiene relación con la captura de Santiago Uribe y un sin número de investigaciones importantes que se adelantan en la Fiscalía. Para otros no es más que una cortina de humo con la que quieren esconder un problema más grave: persecución política.

 

El Senador Uribe le pidió primero al fiscal Eduardo Montealegre a que “diga la verdad” donde dónde tiene al ‘hacker’ Andrés Fernando Sepúlveda. De acuerdo al senador, hay informaciones periodísticas que apuntan a que el hacker está en el extranjero bajo protección de la Fiscalía.

 

Lea también ¿Robo o amenaza?

 

Luego acusó de manera directa al vicefiscal Jorge Fernando Perdomo de estar detrás de la persecución a su familia sin cumplir con una “imparcialidad”.

 

“Señor vicefiscal, deje de ordenar a sus subalternos perseguir a mi familia, cumpla con el deber de imparcialidad, tema que usted no conoce”, señaló el exmandatario.

  

El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, salió en defensa de los señalamientos del Centro Democrático diciendo que "las investigaciones contra Santiago Uribe ya venían desde hace mucho tiempo, además "no se puede usar la política para interferir en procesos judiciales, ni para desprestigiar las instituciones.

 

También afirmó que "el Uribismo vocifera y respira por la herida, especialmente cuando las instituciones no están arrodilladas ante ellos, ¿Qué prueba hay para pretender afirmar que la decisión del fiscal es una decisión influida o presionada por el jefe de Estado? Son solo calumnias".

 

Round 3:  Ministros  Santistas Vs. Senadores Uribistas

La pelea se salió de contexto cuando a través de Twitter empezaron los ataques por parte y parte. Tal parece que la agenda nacional por un momento pasó a un segundo plano para darle protagonismo a los trinos que iban y venían de un lado a otro. Estos son alguno de los mensajes publicados:

 

 

 

 

 

 

 

 

Tras el rifirrafe los integrantes del Pacto Nacional por la Paz se pronunciaron y le hicieron un llamado a esa colectividad. "En el momento en que más cerca que nunca se encuentra la paz para Colombia exhortamos al Centro Democrático y sobre todo a sus dirigentes a moderar los ánimos, a no utilizar lenguajes incendiarios que pueden degenerar en hechos de violencia".

 

A juicio de las diferentes orillas políticas que respaldan el proceso de paz entre el Gobierno Santos y las FARC, un partido democrático no debe y no puede incitar a la rebelión porque uno de sus miembros sea llamado por la justicia.

 

Round 4
El jueves 3 de marzo, el presidente Santos recalcó que no hay ninguna persecución a ningún partido político porque el Gobierno no instiga a la justicia a emprender acciones. Dijo que Colombia tiene un Estado de Derecho operante, una separación de poderes real, y “aquí nadie persigue a nadie desde el Gobierno a través de los despachos judiciales”.


“Quien diga eso, quien señale eso que lo pruebe pero yo sí pediría que no sigan esparciendo cizaña y defendiendo en las calles con consignas facilistas lo que deberían defender en los juzgados”, sostuvo.


En este sentido, Santos hizo un llamado a quienes están dedicados a desprestigiar la justicia a que, por favor, “dejen de minar las instituciones”.


“Si tienen una investigación o un juicio, enfréntenlo y defiéndanse como cualquier ciudadano en cualquier democracia, como lo hacemos todos cuando nos llama la justicia, pero no acudan al expediente fácil y mentiroso de que aquí hay una persecución política”, afirmó.

 

A lo que el viernes 4 de marzo el Senador Álvaro Uribe, en respuesta aseguró que ya tiene lista lo que será la declaración que emitirá rechazando la decisión de la Fiscalía.

 

En el comunicado, anunciado vía Twitter, Uribe se va lanza en ristre contra el presidente Juan Manuel Santos. “Santos coordina e impone la impunidad al narcoterrorismo, para lo cual nada ahorra en aquello de someter a las instituciones y de coaccionar a los disidentes”, se lee en el escrito.

 

También dice que supuestamente, el Mandatario “impuso la terna del Contralor, exige al Consejo de Estado anular la elección del Procurador, somete al Congreso con dinero, reclama ser el dueño de la chequera, exige una ley habilitante y una manera viciada para reformar la Constitución a fin de legalizar la capitulación ante la Farc, condiciona aportes a los alcaldes y gobernadores a que sean jefes de debate del plebiscito, premia periodistas con contratos y con su marrulla hace despedir a aquellos que caen en desgracia”.

 

Así va la pelea
En un giro inesperado los hijos de Álvaro Uribe, saltaron a la arena con una anticipada acusación hacia la Fiscalía por la presunta vinculación que estarían “planeando” con el ‘zar de la chatarra’.

 

Tomás y Jeronimo Uribe, llegaron a la Fiscalía y no precisamente para visitar a su tío Santiago, sino para buscar al Fiscal que adelanta la investigación contra el ‘zar de la chatarra’, James Arias.

 

Acompañados de su abogado, Jaime Lombana, manifestaron que su intención era reunirse con el coordinador de esa investigación, quien manifestó que no los podía atender. Lombana señaló que los Uribe Moreno dejaron constancia de su presentación voluntaria a la Fiscalía y entregaron un poder con el que lo nombran su abogado de confianza ante un eventual proceso penal en su contra.

 

Horas antes el senador Álvaro Uribe Vélez escribió en su cuenta de Twitter: “Quienes me informaron previamente captura de mi hermano me comunican afán de Fiscalía de capturar a mis hijos”.

 

En la carta que leyeron a la entrada de la Fiscalía, los hermanos Uribe señalaron que a través de su empresa dedicada al reciclaje de materiales tuvieron negocios con el ‘zar de la chatarra’ entre los años 2005 y 2015 y que esas operaciones les representaron el 2 por ciento de sus ingresos. Y agregaron que dichas operaciones ya fueron examinadas por la Dian sin que se registrara ninguna observación. 

 

Ni la Fiscalía ni el Gobierno se han pronunciaron sobre esos señalamientos.


Tags

Comentarios