Todos contra la venta de Isagen

Por: Confidencial Colombia | Enero 12, 2016

La venta de Isagen ha generado que gran parte de los sectores políticos colombianos coincidan en la inconveniencia de esa acción. Desde el uribismo hasta las FARC, pasando por el procurador general la posición es unánime rechazando ese negocio.

La subasta de Isagen, que ha impulsado el gobierno nacional y que quedó con un solo oferente ha generado el rechazo de gran parte de las fuerzas políticas del país.

 

El antecedente más notorio es la demanda en contra de la venta, radicada en junio de 2015 por un grupo de senadores, entre los que se destacan Jorge enrique Robledo del Polo Democrático Alternativo, Antonio Navarro Wolff de la Alianza Verde y Viviane Morales del Partido Liberal.  Estos tres radicaran en la tarde de este 12 de enero un memorial de impulso a dicha demanda, en la sede del Consejo de Estado ante quien se radicó el recurso. La razón del memorial es presionar una respuesta del alto tribunal que permita detener la subasta relámpago que se realizará en la bolsa de valores de Bogotá.

 

A los congresistas mencionados se ha sumado e3l procurador general de la Nación, quien sostiene en una carta enviada al presidente de la República, Juan Manuel Santos, que el precio por el que podría ser comprada la tercera generadora de energía del país, implicaría un detrimento patrimonial. Así mismo señala el jefe del ministerio público que los recursos que busca el ejecutivo con esa venta pueden conseguirse a través de otras vías.

 

Esta venta ha permitido que sectores de la vida política nacional, totalmente opuestos coincidan en la inconveniencia de que esta venta se realice. Las principales figuras del uribismo han señalado que este negocio permitiría que el Gobierno Nacional pueda tener recursos para la llamada mermelada, esto es dinero para ganar favores políticos. Cabe mencionar que en 2009 el expresidente Álvaro Uribe y el ministro de hacienda del momento, Óscar Iván Zuluaga habían planteado la misma posibilidad de vender esa empresa con miras a cubrir varios déficits fiscales de la nación.

 

Por su parte la guerrilla de las FARC que se encuentra desde hace tres años en negociaciones con el Gobierno Nacional con miras a terminar con el conflicto armado que ya cumple cinco décadas, afirmaron a través de su jefe negociador Iván Márquez que “ISAGEN será vendida para financiar con créditos blandos a constructoras privadas de vías 4G en detrimento de patrimonio nacional”. Esta afirmación se ampara en el hecho de que lo obtenido con esta venta no irá directamente a obras de infraestructura sino que será destinado a un fondo que capitalizará a las empresas que vayan a construir las carreteras de cuarta generación o 4G.

 

El exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro le respondió al ministro de vivienda, de Cambio Radical, Luis Felipe Henao que no es cierto que estos dineros vayan a financiar la construcción del metro de Bogotá.

 

La red social Twitter ha mostrado la forma en que el espectro de opinión nacional se encuentra dividido entre quienes apoyan el negocio y quienes lo rechazan. La exigencia de que Isagen no sea vendida se ha convertido en tendencia nacional en esa red social.

 

 

El sector, aparte del Gobierno Nacional que ha apoyado esta venta con mayor vehemencia es el partido Cambio Radical, cuyo jefe, el vicepresidente Germán Vargas Lleras, está siendo acusado de usar las obras de infraestructura del actual gobierno para cimentar una virtual campaña presidencial para el periodo 2018-2022. En un comunicado de prensa señalaron que "Los ingresos obtenidos con esta venta, servirán de garantía en la inversión de capital privado en infraestructura vial y de transporte más importante de nuestra historia. Con los cerca de setenta (70) billones de pesos que se invertirán en infraestructura (29 proyectos 4G, 15 APP de iniciativa privada, la modernización de los puertos, la navegabilidad del río Magdalena y la construcción del metro de Bogotá), la economía colombiana seguirá creciendo por encima del promedio latinoamericano, generando prosperidad y empleo para los colombianos". Rodrigo Lara, miembro activo del partido ha sostenido a trinado de la siguiente manera, dejando clara la posición de esa colectividad política.

 

 

Así las cosas, la venta de Isagen pareciera algo irreversible a pesar de que las más variopintas voces nacionales se oponen a que el Gobierno Nacional busque recursos vendiendo esta empresa que, según varios analistas, puede generar más ingresos con su operación que con su subasta. 


Comentarios