Uber o la carrera por Bogotá

Por: Confidencial Colombia | Octubre 15, 2015

La pelea por la legalidad o ilegalidad de la plataforma Uber refleja el antagonismo entre dos de las fuerzas políticas que se disputan la Alcaldía de Bogotá: Cambio Radical y el Polo Democrático Alternativo. En la mitad de esa pelea, Pardo exige transparencia. Ahí está el futuro del transporte por demanda para los colombianos.

La plataforma digital de transporte Uber ha generado enconados debates sobre la competencia de los ministerios para decidir sobre su legalidad e implementación. También se ha debatido ampliamente  sobre su posición frente a los gremio de taxistas tradicionales que existen en el país. Esto ha llevado a que los representantes de los “amarillos”, como muchos de ellos se hacen llamar, hayan emprendido acciones que no solo rechazan la actividad de Uber sino que recurren a las vías de hecho para demostrar su oposición.

 

Esta contradicción entre dos modelos de gestión del transporte público ha escalado hasta verse representada en dos fuerzas políticas que actualmente luchan por la Alcaldía de Bogotá. Desde el Polo Democrático Alternativo, Clara López su candidata a la Alcaldía ha sido cauta y ha dicho que "hay que reglamentar Uber, pero primero tiene que atenerse a la ley, la competencia desleal no se puede tolerar”.

 

Esto a pesar de que uno de los candidatos al Concejo de Bogotá por el Polo y que ha adelantado varias veces las vías de hecho como taxista, ha mostrado su respaldo a la campaña de López. Freddy Contreras es el candidato que en el pasado declaró a Bogotá como “objetivo militar” de cara a un paro de taxistas por la operación de Uber. Contreras, también ha sido uno de los que ha abanderado las últimas acciones con las que los taxistas intentan quitarle espacios a la plataforma digital.

 

Este candidato a concejal apareció en semanas anteriores en un video en el que habla con varios taxistas sobre las estrategias a seguir contra Uber. En él habla de la posibilidad de reunirse con Jorge Enrique Robledo, senador del Polo. Este último ha sido claro en señalar que este tipo de transporte es ilegal.

 

 

 

Por su parte el candidato a la Alcaldía de Bogotá por el Equipo por Bogotá, el Partido Conservador y Cambio Radical, Enrique Peñalosa, ha declarado sobre Uber que "no puede haber una competencia desigual" y agregó que "se deben estructurar mecanismos para que haya equidad".

 

Uno de los mecanismos que podrían estructurarse es el que quedó en manos del vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras. Este no es otro que reglamentar el uso de Uber vía decreto.

 

Esta tarea encomendada a Vargas Lleras, como jefe político de Cambio Radical, generó suspicacias y fue así como Rafael Pardo, candidato a la Alcaldía por el Partido Liberal y el Partido de la U, le manifestó en una carta su preocupación porque esto pudiera servir para apalancar a Enrique Peñalosa en su campaña.

 

La respuesta de Vargas Lleras a la carta derivó en el aplazamiento de su decisión sobre esta reglamentación para después de las elecciones del próximo 25 de octubre. Sin embargo, fuentes cercanas a Confidencial Colombia manifestaron que existe preocupación entre algunos miembros del gremio de taxistas debido a que la decisión sobre la legalidad o ilegalidad de Uber podría usarse como un elemento de chantaje con los conductores de los “amarillos”, garantizándoles una decisión favorable si el resultado de las elecciones favorece al vicepresidente.

 

Así las cosas, además de los problema de movilidad, de seguridad y el del futuro del Metro, las elecciones en Bogotá también están atravesadas por el futuro de Uber como opción de transporte.


Tags

Comentarios