Alerta ambiental en semana santa

Por: Confidencial Colombia | Abril 1, 2015

La semana santa es una de las épocas en que además de tradiciones religiosas la atención se centra en varias especies de la flora y la fauna nacional debido a que son usadas como elementos rituales o gastronómicos durante ese periodo de tiempo.

El Ministerio de Medio Ambiente anunció unas medidas especiales de protección durante la semana santa para evitar que ciertas especies animales y vegetales corran peligro debido a los usos rituales y gastronómicos de los que son víctimas.

 

Por ejemplo, según el ministro Gabriel Vallejo, titular de esta cartera son 10 los departamentos en los que hay afectación sobre las poblaciones de tortugas hicoteas. Estas son usadas como plato de semana santa al igual que sus huevos.

 

Sobre esta especie en particular hay una alerta sostenida debido a que anualmente se caza, solo en Sucre, un millón de ejemplares. Estas cifras se acentúan en la llamada semana mayor.

 

Además de la hicoteas, la palma de cera del Quindío es otra de las grandes perseguidas por estos días. Esta planta, declarada como árbol nacional de Colombia, es utilizada profusamente en las procesiones de semana santa.

 

La amenaza sobre su hábitat y el uso de sus cogollos para estos rituales religiosos, así como el uso de su cera en fósforos y velas la han llevado al borde de la extinción. Esta especie es, además, lugar de anidamiento de varias especies de aves del bosque altoandino.

 

Para ambas especies existen mecanismos de protección especial como leyes de la república o planeas de manejo ambiental, así como especial cuidado de las autoridades policiales sobre el uso y tráfico de estas especies.

 

Por otro lado, el Ministerio hace la invitación para que el consumo del pez león se expanda por el país. Este pez tropical que ha sido considerado una plaga en los mares colombianos enfrenta una ofensiva que incluye su recompensas por su cacería y el incentivo de su consumo con recetas en varios restaurantes del país.

 

 

Según el Ministerio uno de estos peces se puede comer hasta 30 animales en 30 minutos con lo cual estaría asolando los arrecifes en donde habite.


De momento las autoridades continúan los operativos en las regiones en donde estas especies están siendo amenazadas mientras de se desarrollan fuertes campañas de concientización a la población. 


Tags

Comentarios