El poder del Aceite de Cannabis

Por: Catalina Erazo - @erazokta | Noviembre 3, 2014

Chile se acaba de convertir en el primer país suramericano que permite el cultivo de marihuana para fines medicinales. El anuncio fue hecho la semana pasada y Paulina Bobadilla es una de las tantas madres que está feliz con este primer paso.

En medio de debate por la despenalización, Chile dio luz verde al cultivo de semillas de marihuana para uso medicinal, pero exclusivamente autorizado. La plantación se llevó a cabo en un terreno del municipio de La Florida en el sur de Santiago y el lugar está fuertemente resguardado.

 

Con esta medida, Chile se convierte en pionero en América Latina y genera gran atención de la comunidad nacional e internacional. Para mediados de abril se espera que esté lista la cosecha, la cual será recogida y transformada en aceite que funcionará como analgésico destinado a pacientes con cáncer.

 

Paulina es una de las mujeres chilenas felices con la decisión. Es estilista y madre de Javiera. Vive en Quilicura en un sector residencial junto a su marido e hija. Hace 6 años su vida cambió para siempre, su hija Javiera – quien actualmente tiene siete años – fue diagnosticada con una terrible enfermedad base que derivó, entre otras complicaciones, en una epilepsia de tipo refractaria.

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la epilepsia afecta aproximadamente a 50 millones de personas en todo el mundo y casi un tercio no responde adecuadamente a los fármacos antiepilépticos. La epilepsia refractaria es aquella en la que las crisis persisten a pesar del tratamiento médico adecuado con varios fármacos.

 

Paulina asegura  que el comienzo de la enfermedad de su pequeña fue doloroso y difícil, la medicina tradicional era ineficaz y carísima, llegando a gastar $500.000 pesos chilenos, casi dos millones de pesos colombianos, mensuales en medicamentos y atención médica. Sin embargo, su valentía y las ganas inagotables por dar a su hija una mejor calidad de vida le permitieron seguir luchando.

 

Hace más de un año, Paulina tomó una decisión que salía de toda lógica científico/médica, pero cuyos resultados cambiaron por completo la vida de Javiera: comenzó a tratar la enfermedad de su hija con Aceite de Cannabis. De hecho, Paulina es una de las fundadoras del blog Mamá Cultiva en el cual reúnen testimonios de madres que tratan a sus niños con Aceite de Cannabis.

 

Cuenta en entrevista con el sitio Cannabis Chile que fue en la peluquería de una amiga, luego de verla ella y su esposo tan desesperada con la enfermedad de Javiera, que le comentaron de algunos casos de pacientes crónicos (con otro tipo de enfermedades) que estaban logrando muy buenos resultados con un tratamiento basado en cannabis. “Me pareció una locura. Luego, dentro de esa misma semana, una amiga me envió un vídeo de Charlotte Figi… pensé de inmediato: esto es una señal”.

 

Asegura que la primera reacción de su esposo fue de espanto, pero luego de revisar la numerosa y sorprendente información existente en otros países, incluidos algunos tan conservadores como Israel, y viendo la triste situación de nuestra hija, pensamos que era el camino que debíamos recorrer.

 

“Hablamos de esto con nuestra neuróloga. La verdad es que no estaba abierta a esta alternativa.  Su opción era probar un nuevo medicamento (además de los 5 anti convulsionantes que estaba tomando en paralelo). Su costo era de $400.000 pesos mensuales aproximadamente, y con el riesgo de que bajaran las defensas de Javiera.  Si esto no daba resultado, lo que seguía era una posible operación”.

 

Paulina cuenta que su hija tenía que tomar muchos medicamentos al tiempo que tenías desafortunado efectos secundarios. Esos medicamentos eran: Atemperator, Keppra, Lamictal, Topictal, Trileptal, Sabril. Dice que algunos le provocaban mucha irritabilidad, angustia, concentración alterada, apatía, temblores, somnolencia. El Sabril recuerda que le dañó la vista. Otro le provocó pérdida del cabello. “En fin, creo que los daños colaterales eran peores que los beneficios entregados”.

 

La manera de obtener el aceite no es un misterio, obteniendo cannabis en el mercado negro y siguiendo los pasos explicados por Rick Simpson en sus videos en YouTube.

 

Describe los primeros días de tratamiento en los que su esposo y ella fueron los conejillos de indias. “Sentimos mucho relajo y ningún efecto colateral. Comenzamos el tratamiento con Javiera y a la semana ya vimos efectos notorios”.

 

En el año y dos meses que lleva Javiera en tratamiento su mamá asegura que ha sido muy efectivo, sólo vuelven algunas crisis cuando toma otros medicamentos (como antibióticos cuando se complica una gripe) o cuando no obtienen una cepa de cannabis adecuada. “Tanto es así, que a estas alturas ya no toma ningún anti convulsionante tradicional”.

 

Paulina cree que deberían existir todas las alternativas posibles para poder conseguir este aceite en Chile: entrega gratuita en consultorios, auto cultivo pero fabricación “asistida” y venta en farmacias, a bajo costo

 

Al respecto, aconseja a otras madres que puedan tener hijos con enfermedades similares primero, que se informen. “Que vean que existe esta maravillosa terapia. Que se unan a Mamá Cultiva, su blog en la web y que cultiven desde ya”.

 

Y finalmente le envía un mensaje a la Presidenta Michelle Bachelet:

 

“Presidenta, confío en usted. Como mujer sabe que el amor de madre está incluso sobre la ley si ésta es injusta, pero necesitamos estar tranquilas para poder concentrarnos en mejorar la calidad de vida de nuestros hijos”.


Tags

Comentarios