La educación del mal vivir

Por: Gustavo Salazar Pineda | Noviembre 27, 2017

Ha llegado noviembre, mes que además de lluvias y presagios de festividades navideñas, es el de los grados educativos que ingenuamente colman de felicidad y dicha a graduados y progenitores. Debería ser una treintena de días en la que dedicáramos al menos uno para dedicarnos a reflexionar sobre la educación infantil y universitaria como soporte de la sociedad del futuro en tiempos en los que la vida de los adultos discurre en un corral inmenso lleno de bestias rodeadas de las más exasperantes dificultades y la de los niños se ha convertido en un infierno que los horroriza y determina la sicología del adulto del mañana.

 

Creen estar actualizados aquellos que como el rector de un colegio atlanticense de Colombia, han creído revolucionar la educación de los párvulos concediéndoles el privilegio de no madrugar y extender el inicio de la jornada escolar a horas menos inhumanas de las que nos tienen acostumbrados las escuelas, colegios y universidades en detrimento de la psicología del aprendiz y de la calidad de la educación así impartida. En el mes de octubre se abrió el debate, nada nuevo por cierto, sobre el tipo de educación que se ha diseñado en el mundo y preferiblemente en América Latina. Apareció en el periódico El Tiempo, edición dominical, un artículo que califica de criminal la educación que se viene impartiendo en nuestro continente, en el que en síntesis se muestra cómo las escuelas y colegios se han convertido en insípidos, aburridos y escalofriantes claustros donde el estudiante se siente agobiado, encarcelado y desmotivado por el aprendizaje, centros tristes y deprimidos en los que se les confina desde horas en que el alba no ha aparecido sobre el firmamento. Lo indicado en el informe en el que se cuestiona el actual modelo educativo es apenas un sombrío, pero no panorama negativo, del sistema educacional moderno. Los males y achaques que el autor hace a la forma como se vienen mal educando niños, adolescentes y jóvenes, son los mismos que hace más de un siglo no logran convencernos que son los únicos y más importantes del esquema de enseñanza mundial. Quizá machacona y redundantemente ha venido este columnista sentando bases ideológicas y tejiendo alguna argumentación hilvanada del arte del buen vivir y su contrario, el mal vivir, que desafortunadamente viene imponiéndose sobre el primero en este siglo XXI.

 

Respecto de los adultos puede pregonarse el supuesto aprendizaje que aquí proponemos sobre el buen vivir a pesar de existir el añejo adagio según el cual loro viejo no aprende a hablar. En relación con los niños y jóvenes, si no se les enseña desde los primeros años y no se les prepara en el bello pero difícil arte de la buena vida, negros nubarrones aparecerán en sus vidas futuras cuando se conviertan en las mujeres y hombres del mañana. Nada nos ganamos con pregonar tesis alusivas a la vida bienaventurada para personas maduras sino empezamos a construir un mundo mejor para las nuevas generaciones tan desorientadas que andan en sus incipientes existencias. Se hace imperioso repensar un nuevo modelo educativo a todo nivel. La vida del estudiante precoz y estamos en mora de darle un vuelco que comprometa las estructuras de un modelo vetusto e inadecuado.

 

No soy original en el planteamiento que aquí propugna por cambiar el modelo educativo en todos sus niveles. Más de un siglo hace que Giovanni Papini, desde sus sabias y sesudas reflexiones, clamaba por abolir la escuela. En 1909 sugería con gran acierto, que la reforma a la enseñanza media debe ir a la par con la escolar y la superior. Se declaraba el ilustre hombre florentino, escéptico de las reformas porque deducía, muy razonablemente, que tenía poquísima fe en los programas y muchísima en los hombres. Con la educación acontece lo mismo que con la aplicación de las leyes: no es la abundancia lo que mejora la convivencia y la paz sociales, sino la existencia de hombres rectos, dignos y sabios. Apuntaba también Papini que para cambiar la educación no basta con remodelar los programas, porque si así se actúa se cae en el mismo error del médico, que para combatir las enfermedades, se esfuerza en suprimir los síntomas. Cinco años después, pidió cerrar las escuelas, las llamó siniestros almacenes llenos de esclavos condenados a la oscuridad del hambre y del suicidio.

 

Qué pensaría hoy Papini si supiera que en 2017 la tercera parte de los niños en Colombia van a la escuela a pasar hambre y cada día el presupuesto de la comida escolar es robado por politiqueros corruptos y desalmados.

 

Censuró el humanista italiano el encierro al que son sometidos los niños y jóvenes durante tantas horas al día entre paredes blancas, aulas que llamó prisiones en las que se flagelan sus cuerpos y se corromper sus cerebros. Concluye Papini, lo que avalamos quienes hemos profundizado en esta problemática, que las escuelas entristecen a los espíritus en lugar de elevarlos y que las investigaciones científicas surgen de la investigación solitaria y no de los centros de enseñanza.

 

Se atreve el egregio pensador a agregar que el modelo educativo que acerbamente critica es aceptado por los padres porque estos se benefician al sacar a sus hijos de sus casas, ya que estos los fastidian. Dirán algunos que esto es una herejía, pero parece tener razón al varias veces citado ensayista si caemos en cuenta que madres hay en este siglo XXI que prefieren dedicarle más tiempo a sus teléfonos celulares que a sus desvalidos infantes. Según el intelectual, la vida del niño y del infante no puede ser más infernal e insoportable: los primeros años el infante es prisionero de sus padres, niñeras, e institutrices; de los 6 a los 24 años, de padres y profesores; luego es rehén de sus jefes y superiores. Y agrego yo, de esposa e hijos, en muchos casos.

 


Tags

Comentarios