Más en ésta sección
En Columna de Godofredo:

¡Libertad para el mártir Andrés Felipe Arias!

Por: Godofredo Cínico Caspa | Marzo 19, 2013

¡A la calle, a las trincheras, a las barricadas, sagrado pueblo godo y uribista!  Que el fuego purificador consuma la  Sala Penal del Tribunal de Bogotá, que en atroz decisión le negó la libertad provisional al señalado por la mano de Dios encarnado en el Ubérrimo, al elegido de la Procuraduría, al proto-delfín conservador, al Ecce Homo, al único que nos podía salvar de la reelección del Santos.


Los batracios comunistas del Tribunal pocilga y en especial un magistrado decidieron que Andrés Felipe Arias, nuestra nunca bien ponderado Uribito, siga en prisión. Y todo porque como Ministro de Agricultura entregó la plata de viuda de los subsidios de Agro Ingreso Seguro a la gente que sabe administrar el campo y someter a la gleba.

 

¿Cómo se les ocurre que este beato pueda ser peligroso para la sociedad? Si la que es peligrosa es la sociedad misma, hoy invadida y manipulada por el cachiporro-leninismo, por la masonería y el esoterismo anarquista.

 

Como van las cosas va a tocar construir una para-justicia, refundar las Cortes e imponer a pata nuestra obdúlica doctrina en todo el ámbito de los tres poderes para, de esta manera, meter al bote a la sociedad entera cómplice del infundio y darle a Arias la Nación por cárcel, para que campee libremente en los campos monolíticos de palma y someta a su masculino coleo a todas las vacas del discípulo amado, del Juan de nuestra era, el vaquerillo valiente Lafaurie.

 

¡Vámonos p´al monte hermanos godos!  Es la hora de retomar nuestras huestes Chulavitas y auto defendernos hasta acabar con la ralea que quiere la paz.

 

Lo quieren dejar preso con el propósito de escarmentar a todo un país que se declara cómplice y amigo de este mártir, que se asocia a las sanas dinámicas del chuzo, la para-economía y demás maravillas conceptuales. A nuestros enemigos los vamos a picar cual caña, llenos de ingenio… Los volveremos aceite, bio combustible.

 

¿Que mi Niño de Praga podría obstruir la justicia?  Hoy obstruir esa aplanadora es lo más loable. Y ni se crean que estemos perdiendo el poder que acumulamos en ocho años de paradisiaca rienda. Nos hacemos fuertes en la adversidad, nos multiplicamos en la mala leche y la mentira, que son en nuestras bocas nobles armas.

 

Puede que con esta atrabiliaria decisión nos hayan dañado parcialmente el caminado hacia la casa de Nari, porque de todos es sabido que Andrés Felipe era nuestro gallo tapado, que era el sucesor de la silla de montar del iluminado jinete paisa.

 

¿Nos creen pendejos? A Andrés Felipe lo sacamos de la cárcel como sea. Para ello no cejará en el intento nuestro Pontífice Alejandro 007 (que la embarra al inhabilitar por 16 años al pequeño adalid) pero, es de justos, echar para atrás Monseñor Ordóñez, a no ser que se haga el pendejo porque decida él ser nuestro imbatible candidato contra la tenaza navarro-santista, digo, por decir algo que suena chévere, como dice mi nieta Encarnación de Uña, casada con el doctor Uña Ramos, indio que toca la quena

 

Lo dice el procurador delegado, doctor Salgado: “es imposible que Arias cometa alguna de las conductas que llevaron a su privación de la libertad”. Análisis: ya todo está consumado y consumido, y ni modo de raspar la olla. ¡Pendejos!

 

Un nuevo mártir, repito, nace desde las entrañas de nuestros cercados, desde los corrales de nuestra conciencia. Tarde que temprano Andrés Felipe será liberado y asumirá su meteórico destino, cual exhalación que cruzará contra viento y marea por nuestra historia contemporánea, como el salvador de la patria Bis, como el continuador de la Gran Obra de meterle orden y espuelas a esta vaina descocada.

 

No hay derecho a que el Chávez bien muerto tenga sucesor en el Maduro son Queso, y que el más vivo de los vivos, el macro avión Álvaro Uribe, no pueda tener descendencia política.

 

¡Concupiscentes! ¡Andrés Felipe, eres el poder y la gloria, eres el vellocino de oro, la panacea ornamental, la flor de Iraca, la ciruela en el bizcocho de nuestro pensamiento, la esmeralda que fulgente es candela y bala en el faro que signa nuestro devenir!

 

Quiéranlo o no, dentro de la inmunda Constitución del 91 o fuera de ella, impondremos la candidatura del opusdeista Arias, para recuperar el poder en el 2014 y sembrar palma y guerra, que históricamente se complementan.

 

Qué falta nos hacen en este momento hombres de la talla histórica de “Los tres Caínes” tan lindamente reflejada su ejemplar vida en la serie de RCN Televisión. Una historia escrita por un filósofo de la apologética de la auto defensa, el gran escriba Gustavo Bolívar, el impoluto justificador de las liberadoras masacres, quien desde ya entra en el santoral del centro Democrático, en el organigrama de nuestras oeneges paralelas, en la nómina de quienes reciben salario divino. Si ellos estuvieran vivos, habrían arrasado con esas cortes y tribunales anti patrióticos. Habrían auto defendido la verdad.

 

Rechazo la decisión de la empresa chilena Falabela de retirar la publicidad de “Los Tres Caínes” ¡Fariseos, allendistas, piedadcordobistas!

 

Andrés Felipe Arias es otra víctima más de la voracidad de la Viviane Morales, la ex fiscal que lo puso a modelar. ¿Es delito repartir la plata entre quienes la ponen a rentar? ¿Es delito defender dichas inversiones en reuniones digamos… sensibilizadoras, con los funcionarios del caso? ¿Es delito tener argumentos y peso en las huevas?

 

La Fiscalía dice que en el juicio aún se están presentando las pruebas y que dejar libre a Arias pondría en riesgo esa etapa probatoria. ¿Acaso no tiene uno derecho a armar lo que se le dé la gana para evitar el picotazo del régimen?

 

Que Andrés Felipe en libertad puede a través de prensa y redes sociales incidir en el curso del proceso. ¡Pues claro! Incidir es un derecho, torcer es un destino.

 

¿Cómo es posible que tengan a esa criaturita inofensiva en el Cantón Norte del Ejército, que si bien es cómodo, fue el mismo lugar en el cual se les dieron pataditas y otras reconvenciones a centenares de guerrilleros, de los de la banda del Petro. Esa sangre anda por ahí fresca y no queremos que Andrés Felipe se unte.

 

Y la vaina va a terminar en la Corte Suprema. ¡Peor, carajo! Si dejamos que lo lleven hasta ese cadalso, termina condenado y perderemos definitivamente al único candidato que le puede ganar a la Unidad Nacional de Santos y la FARRRRRRRR.

 

No vamos a esperar hasta la sentencia en el 2014 cuando Santos e Iván Márquez se den la mano y no contemos con Álvaro Uribe, víctima de profunda depresión. No podemos dejar que esto suceda. Ya no se trata de cambiar articulitos. Suena la hora de la quema (salve Alejandro) de todo texto satánico, de todo código que inculpe al manso doctor Arias. Tan bonito, tan arregladito, tan limpio…

 

Pero preveo otra salida, ahora que está tan de moda. Logremos que el doctor Arias sea extraditado por cualquier motivo a los Estados Unidos, que allá los están sacando de las rejas ligerito. Que confiese que pellizcó a una secretaria, que tomó tinto con Valerie Domínguez, y seguro los benefactores del Norte me lo sueltan en un dos por tres.

 

Que el país, ante estos casos de “justicia” amañada, tome ejemplo de un hombre probo como el Tuso Sierra, quien pronto gozará de libertad de empresa, tras soltar un par de bobadas contra Santoyo y hablar de unas cirugías estéticas legalmente financiadas por sanos inversionistas, Así logró reducir su pena a pasables 4 años de cana en la Yunai.

 

¡Libertad para el casto Arias!

 


Sistema de comentarios por Disqus