Deportes, Mundial Rusia 2018

Suecia y Suiza buscan aprovechar su gran oportunidad en el Mundial

Las selecciones de Suecia y Suiza se miden este martes en el penultimo partido de los octavos de final del Mundial de Rusia, con la motivación extra de los suecos tras haber dejado superado en su grupo a la campeona del mundo, Alemania, y con un combinado suizo que buscará recuperar su mejor de cara a una cita donde afronta serios contratiempos en defensa.

Pese a que ambos combinados ya se han visto las caras en 28 ocasiones, esta será la primera vez que se midan en una fase final de un Mundial. El objetivo de los dos es claro: aprovechar la gran oportunidad que se les presenta en un lado del cuadro sin grandes nombres, pero sin margen para la relajación.

El ganador de este duelo se metería entre los ocho primeros y un cuarto de final ‘asequible’ ante Inglaterra o Colombia. Si lo logran los de Janne Anderson, se colocarían a la altura de su gran generación de los 90, la de los Brolin, Ravelli, Dahlin, Kennet Andersson o Henrik Larsson, que fue semifinalista primero en ‘su’ Eurocopa de 1992 y luego tercera en el Mundial de Estados Unidos de dos años después.

Si lo hacen los de Vladimir Petkovic, que bajo su férrea rocosidad y competitividad llevan invictos en los últimos nueve encuentros, buscan dar un salto aún más grande para volver a estar entre los ocho mejores, lo que no consigue el combinado suizo desde que fuese anfitrión mundialista en 1954. Entonces, cayó con Austria por 7-5 en lo que es el partido con más goles de una Copa del Mundo.

Suecia quiere aparcar el teórico favoritismo que le pueda dar su fama de ‘matagigantes’, con la cual ha ido superando fases por encima de selecciones históricas como Holanda, Italia y Alemania, y todo ello sin que era su gran estrella, Zlatan Ibrahimovic. Andersson ha configurado un bloque muy competitivo que ya ha demostrado que sabe manejar perfectamente sus virtudes.

El seleccionador no realizará más variaciones que las obligadas por la sanción del mediocentro Sebastian Larsson, donde la duda está entre Svensson o Hiljemark, o en caso de que el punta Marcus Berg no llegue a tiempo tras caer lesionado frente a México.

Por su parte, Suiza se ha plantado en estos octavos de final como la segunda de un grupo que se presentaba en principio muy competido entre ella, Serbia y Costa Rica para acompañar a la favorita Brasil, frente a la que logró sacar un valioso punto. La ajustada remontada ante los serbios y un empate ante los eliminados ‘ticos’ la dejaron en una segunda plaza vista con mejores ojos tras el adiós alemán.

El combinado helvético deberá afrontar este físico choque con dos bajas especialmente sensibles en defensa, la del veterano lateral Lichsteiner, y la del central Schär, ambos sancionados y que parece que dejarán sus respectivos lugares a Michael Lang y Johan Djourou. Drmic podría ser el atacante elegido en detrimento de Seferovic.

Articulo anteriorArticulo siguiente